Inicio » cadena de suministro » Seguridad en la nube: Los ataques cibernéticos a la cadena de suministro

Seguridad en la nube: Los ataques cibernéticos a la cadena de suministro

La digitalización de la economía ha traído grandes alegrías a diferentes industrias. Los costes de ciertos apartados se han rebajado y el consumidor tiene más poder que nunca. Además, las cadenas de suministros pueden llegar a ser muy eficientes, minimizando así el riesgo ambiental. Sin embargo, hay una cuestión que preocupa a todos: la seguridad en la nube y la ciberseguridad en general.

La realidad es que, actualmente, muchas empresas reciben ataques de forma periódica, con diferentes fines. Al margen de los objetivos de los delincuentes digitales, el problema es que esto afecta a la cadena de suministros. Si un departamento de una empresa recibe un intento de hack, muchas de las operaciones en curso deben paralizarse temporalmente. De lo contrario, la sustracción de datos o recursos puede empeorar. No obstante, estos cambios en el ritmo pueden afectar a muchos consumidores.

La problemática de los ataques cibernéticos actualmente

Hoy en día, muchos procesos han pasado a la esfera digital, por lo que la información que los hace posible está almacenada en algún lugar de la nube. En un mundo en el que los recursos informáticos son cada vez más accesibles, muchas empresas reciben ataques como método de desestabilización, protesta o, incluso, como chantaje. En todo caso, se trata de delitos que debe investigar la autoridad en seguridad competente.

Como empresa, es posible facilitar información y protocolos a dichos cuerpos, para resolver este tipo de casos de ciberataques. Sin embargo, la clave está en la prevención, es decir, en evitar que se materialicen este tipo de asaltos digitales. Esto se consigue igual que en la vida real, trabajando los “muros” y los cerrojos de protección, en este caso digitales.

Los conocimientos necesarios para resolver este tipo de cuestiones están en auge y cada vez más personas se interesan por formarse en estos ámbitos. Esto es debido a que han pasado ya varios años en los que la ciberseguridad aparece en la parte alta del ranking de los empleos más demandados. Además, se trata de una serie de conocimientos que se pueden adquirir de forma digital. Al mismo tiempo, también es posible trabajar en ciberseguridad de forma remota, es decir, a distancia.

La cadena de suministro, un punto clave de la seguridad en la nube

A la hora de construir empresas y marcas rentables, es esencial contar con una buena red de distribución que sea capaz de llevar el producto o servicio de forma eficiente a cada rincón. Es importante hacer hincapié en la eficiencia, ya que hoy en día es el motor detrás de la digitalización de procesos. Se trata de una búsqueda de optimización que permita a las empresas ahorrar tiempo, dinero y reducir su huella ambiental.

Una vez que sabemos por qué la cadena de suministro es esencial, es el momento de preguntarse cómo puede ser más fiable. A la hora de contar con partners y colaboradores, muchas empresas optan por la fiabilidad y la experiencia. A estos rasgos se le suman los beneficios extra que ofrecen ciertas empresas de logística, almacenaje y/o transporte.

No obstante, una vez que las empresas y los procesos están seleccionados siguiendo procesos de eficiencia, es importante apostar por la ciberseguridad. De lo contrario, información sensible sobre estos aspectos podría acabar diseminada por la web. En algunos casos esto se traduce en pérdidas repentinas de reputación, pero puede haber consecuencias peores. A veces, este tipo de fallos informáticos y de seguridad hacen perder a las empresas millones. Estas pérdidas pueden llegar a impactar en la vida de las empresas a medio plazo, forzando a hacer cambios drásticos.

Lo peor, en este tipo de situaciones, es que todo sucedió por un fallo que podría haberse evitado con una mayor apuesta por la defensa ante los ciberdelincuentes. Sin embargo, el año 2022 será un periodo donde estas cuestiones estarán de actualidad y cada vez más empresas innovarán en estos aspectos.

En 2022, es una prioridad responder a estos ciberataques

En 2022, algunas preocupaciones del 2021 siguen presentes, junto a la incertidumbre y los deseos de cambio. Una de las cuestiones que parece que seguirá de actualidad es el desabastecimiento. Desde los primeros momentos de la erupción del Covid hasta ahora, diferentes productos han padecido el golpe de las cadenas de suministro y de fabricación. Esto ha provocado que, en muchos países, haya imposibilidad de comprar algunos productos.

Al principio se pensaba que se trataría solo de productos de baja implicación, aunque hemos visto cómo muchos aparatos electrónicos han corrido la misma suerte. La realidad es que en esta situación, muchas empresas que padecen el desabastecimiento no pueden permitirse ninguna pérdida de tiempo. Además, los procesos de integración deben hacerse de forma rápida, con autoidentificaciones sencillas que eviten la burocracia.

Conseguir inmediatez y dinamismo, sin arriesgar ni perder el control, es el reto, en 2022, de las empresas que trabajan en la cadena de suministro. Ahora que muchas utilizan ya sistemas de seguridad en la nube, es necesario blindar estos sistemas.

¿Qué tendencias de seguridad en la nube podrían contribuir a encontrar una solución?

La pandemia y sus factores han servido, junto al desabastecimiento que hemos mencionado, para que las empresas den un paso adelante en la innovación. En este sentido, 2022 nos ofrece algunas de las claves que se necesitan en la industria en la próxima década.

  • Invertir en la defensa de la seguridad en la nube: Es importante trabajar de forma proactiva, identificando en tiempo real las identidades de posibles asaltantes. 
  • Minimizar los daños: Se refiere a almacenar la información, de forma que un posible ataque no suponga un riesgo para toda la data de una empresa. De este modo, un ataque se puede neutralizar, mientras se sigue trabajando con los elementos que han resultado intactos.
  • Zero Trust: Este concepto lleva ya un tiempo en la industria, pero en 2022 busca afianzarse por completo, en todo tipo de empresas. Consiste en la vigilancia en tiempo real, que parte de la base de desconfiar de cualquier usuario. Para entrar en las zonas deseadas, la verificación es la única clave.

En definitiva, se trata de un año esencial para que la seguridad en la nube y otras tendencias se asienten y maduren en muchas empresas de la cadena de suministro global.

¿Te gustaría trabajar en este sector? Especialízate en logística o en ciberseguridad en nuestra escuela

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Smart Education pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Seguridad en la nube: los ataques cibernéticos a la cadena de suministro.

Es evidente que existe una preocupación en cuanto a la ciberseguridad; al rebajarse el coste, el consumidor obtiene más poder que nunca.