El estilo de dirección empresarial

tipos de mando empresarial

 

Tu estilo de mando a juicio: el jefe

El mando en la empresa es el encargado de facilitar la información, dar las ordenes e instrucciones, asignar tareas o funciones, etc., y como tal puede adoptar diferentes estilos. La influencia que ejerce el estilo de mando con que actúa cada superior con sus subordinados, resulta decisiva en el comportamiento y actitudes de éstos hacia su trabajo.

 ¿Cuál es tu estilo de mando como jefe?

La clasificación más común que existe sobre los estilos de mando es la siguiente:

Autoritario: Está basado en el principio de autoridad; el jefe ordena y debe ser obedecido; no informa de los objetivos, sólo da consignas; no es partidario del trabajo en grupo y en caso de serlo, impone las ideas y no permite la iniciativa del grupo; existen tensiones, competitividad y falta de motivación en el grupo. Este sistema puede llegar a generar mucha hostilidad, agresión, descontento, demasiada dependencia, poca individualidad, etc., factores todos ellos que pueden afectar a la salud del trabajador.

Paternalista: Los intereses personales prevalecen sobre las demandas de la organización; los métodos de control son muy generales y suaves; no existen vías de participación; el jefe intenta eliminar los conflictos y el malestar a costa de realizaciones concretas.

– “Laissez-faire” (dejar hacer): Parte de la base de que exigiendo un mínimo esfuerzo se logra una situación adecuada; el grupo posee libertad completa para tomar decisiones, no recibiendo ningún tipo de consigna; la participación del mando es mínima, incluso nula, no asume ningún tipo de autoridad o control para evitar las situaciones conflictivas; suele haber una agresividad latente en el grupo, debido a la falta de directrices. Con este sistema se suele desarrollar una falta de interés en el trabajo, que se manifiesta con una disminución del rendimiento y de la calidad del mismo.

Democrático: Se valora tanto la tarea como el individuo; todas las decisiones son objeto de discusión en grupo, en el que el jefe participa como uno más; la función del jefe se centra en la coordinación; el grupo alcanza sus objetivos en un clima de compañerismo y de crítica constructiva. Este sería el sistema más adecuado para la mejora de la función de mando, que redundaría en una mayor identificación con la tarea y, por consiguiente, en una mayor satisfacción en el trabajo.

Por tanto y si eres jefe, elige un estilo de mando entre los descritos anteriormente, de esta forma harás más fácil la vuelta al trabajo de tus empleados.

Además según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), está demostrado que los niveles de participación favorecen el aumento de la productividad, un mejor rendimiento, una menor inestabilidad de la mano de obra y una disminución de las enfermedades físicas y mentales, así como la mejora de ciertos trastornos de comportamiento derivados del estrés, como el alcoholismo y el tabaquismo.

 

Josefina del Prado, tutora del Máster en Prevención de Riesgos Laborales PRL

 

Josefina del Prado, tutora del Master en PRL de IMF Business School

@PradoCasa

 

 

Te puede interesar… 

La satisfacción laboral

 

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Avatar
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *