Amazon
InicioEspecial PRLCarga mental: factores y prevención
carga-mental-factores Carga mental: factores y prevención

Carga mental: factores y prevención

Si nos preguntaran por algo a destacar del siglo XXI, creo que la gran mayoría de la población coincidiríamos en señalar los avances tecnológicos, estos se suceden cada vez más rápido, cuando estamos a punto de adaptarnos al último aparece uno nuevo y más sofisticado, por lo que la adaptación desde el punto de vista tecnológico es un proceso continuo. La aplicación de la tecnología en el mundo laboral está suponiendo una revolución que en la mayoría de los casos supone una reducción paulatina de la actividad física en muchos puestos de trabajo y la creación de nuevos puestos donde predomina la actividad mental.

Estos cambios hacen que la cantidad y tipo de información que debe manejarse en un puesto de trabajo sea elevada y precisa de manera que favorece el desarrollo de carga mental. Desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, se entiende por carga mental la cantidad de esfuerzo deliberado que debemos realizar para conseguir un resultado concreto, en función de la información disponible.

Relación entre trabajo y carga mental

Podemos decir que todo trabajo sigue un proceso definido:

Percepción de la información

En todo trabajo se reciben una serie de señales que pueden ser muy diversas (órdenes de trabajo, documentos, indicadores, etc.) y que se perciben principalmente a través de los sentidos.

Interpretación de la información

La información es transmitida al cerebro donde es interpretada y desde donde se transmite al organismo la necesidad de reaccionar de una manera determinada.

Toma de decisiones

Para ejecutar la acción requerida, la persona elegirá la posibilidad más adecuada con el objeto de obtener el resultado esperado. Al ejecutarse la acción, el ciclo se cierra y vuelve a empezar.

Si este proceso se realiza conscientemente, con una cierta continuidad y de forma que exige un grado de esfuerzo elevado, las capacidades del trabajador se sobrepasan y es cuando aparece la carga mental, esto es debido a durante el proceso anterior se nos ha exigido un estado de elevada atención y concentración.

Tipos de carga mental relacionadas con el trabajo

Desde el punto de vista laboral existen diferentes tipos de carga mental:

Carga cognitiva

Propia de las labores que demandan una estricta organización y rapidez en los resultados y requieren de la interacción de diversas tareas.

Carga psíquica

Referida a aquellos aspectos inherentes al trabajo, como labores de alto riesgo, labores que implican un constante nivel de tensión, conflicto e incertidumbre en la toma de decisiones importantes.

Para la salud del individuo puede ser perjudicial tanto una carga de trabajo excesiva o sobrecarga, como una carencia de actividad o infra carga.

La sobrecarga puede ser debida a:

  • exigencia de trabajo que supera la capacidad de la persona, viéndose desbordada.
  • exceso de trabajo, o ritmo impuesto demasiado elevado que el trabajador no puede controlar.

La infra carga puede estar determinada por:

  • Trabajo con pocas exigencias, como, por ejemplo, aquellos que requieren la presencia física del trabajador, pero, sin embargo, sólo tiene que realizar algún trabajo activo de vez en cuando, pudiendo producirse una disminución de la atención, que puede ser causa de riesgo en caso de tener que responder ante una situación de alerta.
  • Puesto con escaso contenido de trabajo, que no requiere creatividad ni resolución de problemas. Es el caso de tareas informatizadas y automatizadas.

Factores que intervienen en la carga mental

Los factores que contribuyen a la carga de trabajo mental deben identificarse para cada puesto o situación de trabajo concreta y se pueden agrupar según procedan de:

Las exigencias de la tarea

Para la realización de tareas en las que sea necesario el tratamiento de información se requiere un determinado grado de atención, concentración y coordinación. La incongruencia entre las exigencias del trabajo y las posibilidades de respuesta de la persona perjudican a la carga de trabajo mental percibida y sus consecuencias pueden ser negativas.

Las circunstancias de trabajo (físicas, sociales y de organización)

Cuando se requiera la realización de tareas con exigencias de trabajo mental, es imprescindible contar con condiciones físicas (acústicas, térmicas, visuales, etc.), sociales y organizativas adecuadas, ya que facilitan la detección de señales e informaciones necesarias para el desempeño del trabajo. Estos aspectos, debidamente diseñados, pueden configurar un entorno laboral sano, de cooperación y apoyo para la realización del trabajo.

Los factores externos a la organización

Los factores de la sociedad, externos a la organización, hacen referencia:

  • A las exigencias sociales de responsabilidad con relación a la salud y el bienestar.
  • A las normas culturales: condiciones de trabajo, valores y normas aceptables.
  • A la situación económica: mercado de trabajo.

Las características individuales

Las características individuales influyen en la tensión experimentada, como consecuencia de las presiones que ejercen los diversos factores de carga mental de trabajo. Estas características modifican la relación entre las presiones del trabajo y las tensiones de la persona en el sentido de que modulan la relación entre las exigencias de la tarea y el esfuerzo desplegado para satisfacerlas.

El tipo y nivel de aspiraciones personales, la motivación, las actitudes y los estilos de reacción, las capacidades, autoconfianza, cualificación, capacitación, experiencia, los conocimientos, el estado general, la salud, constitución física, edad, nutrición, el estado real y el nivel inicial de activación son factores individuales importantes.

Fatiga mental: qué es

Si la carga mental se mantiene en el tiempo puede desencadenar fatiga mental, es un fenómeno acumulativo, su aparición suele coincidir y ser proporcional a la carga de trabajo, pero, también, puede actuar como causa de la misma, ya que un estado de fatiga disminuye la eficiencia del trabajador, haciendo que las mismas exigencias supongan una carga mayor para él, incluso en situaciones en que la carga de trabajo es pequeña.

La fatiga es un estado en el que se encuentran asociados una sensación dolorosa y una dificultad para seguir actuando, de manera que funciona como un mecanismo de defensa del organismo frente a la carga de trabajo cuando ésta se acerca a un límite no tolerable.

Un estado de fatiga mental mantenido puede llevarnos a una fatiga crónica. Esta fatiga se produce por un nivel de actividad o de atención elevada y se mantiene a pesar de los descansos introducidos. Sus síntomas, que se mantienen permanentes aún después de haber finalizado el trabajo, son:

  • Inestabilidad emocional: ansiedad, irritabilidad, depresión, etc.
  • Alteraciones psicosomáticas: mareos, problemas digestivos, pérdida de apetito, alteraciones cardíacas, etc.
  • Alteraciones del sueño.

Si estás teniendo una época de mucho trabajo con mucha exigencia intelectual y sientes estos síntomas, tal vez sea el momento de que te tomes un respiro e intentes buscar una solución ya que probablemente estés ante un episodio de fatiga mental.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
e716cbb0c55a5b97c31deef8850a35e3?s=80&d=mm&r=g Carga mental: factores y prevención
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Carga mental: factores y prevención

Si nos preguntaran por algo a destacar del siglo XXI, creo que la gran mayoría de la población coincidiríamos en señalar los avances tecnológicos, estos se suceden cada vez más rápido, cuando estamos a punto de adaptarnos al último aparece uno nuevo y más sofisticado,