Amazon
InicioEspecial PRLEPIS para el riesgo biológico en el sector sanitario
equipos-de-proteccion-individual-sector-sanitario EPIS para el riesgo biológico en el sector sanitario

EPIS para el riesgo biológico en el sector sanitario

Al hablar de riesgo biológico me refiero a la exposición a agentes vivos o sus derivados capaces de originar cualquier tipo de infección, alergia o toxicidad en el hombre. Este término cobra importancia como riesgo laboral en el sector sanitario.

A diferencia de los agentes químicos o físicos, los agentes biológicos son agentes vivos que al penetrar en el organismo humano ocasionan enfermedades de tipo infeccioso o parasitario, que denominamos enfermedades transmisibles.

Qué son las enfermedades transmisibles

Una enfermedad transmisible es cualquier enfermedad causada por transmisión de un agente infeccioso específico o sus productos tóxicos, desde una persona o animal infectado (o de un reservorio) a un huésped susceptible, directa o indirectamente por medio de un huésped intermediario, de naturaleza vegetal o animal, de un vector o del medio ambiente inanimado.

Como ejemplo de enfermedades transmisibles por agentes biológicos mencionamos la fiebre de malta, tétanos, hepatitis B o la fiebre tifoidea.

Agentes biológicos y su clasificación

El Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, define a los agentes biológicos como los “microorganismos, con inclusión de los genéticamente modificados, cultivos celulares y endoparásitos humanos, así como sus derivados, susceptibles de originar cualquier tipo de infección, alergia o toxicidad”.

Recordamos que la clasificación de agentes biológicos según el RD 664/1997 es la siguiente:

  • Grupo 1: Agente biológico que resulta poco probable que cause enfermedad en el hombre.
  • Grupo 2: Agente patógeno que puede causar una enfermedad en el hombre y que puede suponer un peligro para los trabajadores; es poco probable que se propague a la colectividad; existen generalmente profilaxis o tratamientos eficaces. Por ejemplo: virus de la gripe.
  • Grupo 3: Agente patógeno que puede causar una enfermedad grave en el hombre y presenta un serio peligro para los trabajadores; existe el riesgo de que se propague a la colectividad, pero existen generalmente profilaxis o tratamientos eficaces. Por ejemplo: mycobacterium tuberculosis o el virus de la hepatitis B.
  • Grupo 4: Agente patógeno que causa enfermedad grave en el hombre y supone un grave peligro para los trabajadores; existen muchas probabilidades de que se propague a la colectividad; no existen generalmente profilaxis o tratamientos eficaces. Por ejemplo: el virus de Ébola.

Esta clasificación en cuatro grupos de organismos responde a cuatro niveles distintos de peligrosidad.

Trabajadores expuestos a riesgos biológicos en sanidad

Algunos de los trabajadores que más alta exposición sufren a agentes biológicos son los trabajadores y trabajadoras del sector sanitario.

Dentro de este sector podemos hacer una clasificación en 2 grupos:

Trabajadores de Laboratorio de investigación y clínico

La exposición a agentes biológicos en este caso puede darse por el manejo de microorganismos patógenos, por el contacto con animales de experimentación o con fluidos humanos.

La forma de transmisión puede ser a través de la piel o mucosas, por utilizar ropas sucias, por proyección en los ojos o sobre la piel de bioaerosoles producidos en la manipulación de los microorganismos, o por contacto con la piel de animales.

Otra forma es a través de heridas que pueden estar producidas por jeringas contaminadas, vidrios rotos, biopsias, necropsias, o mordeduras o arañazos de animales.

Por vía digestiva, es posible el contagio por consumo de comidas, bebidas o tabaco durante el trabajo, pero básicamente ocurre por falta de precauciones durante el pipeteo o insuficiente desinfección antes de las comidas.

En la práctica de técnicas bacteriológicas o biológicas, como homogeneizado de tejido, transvasado y centrifugado, se pueden producir bioaerosoles contaminados que son recibidos por vía respiratoria.

El personal expuesto comprende investigadores, técnicos de laboratorio, personal encargado de la cría de animales de laboratorio y desinfección de material y cristalería, y personal que realiza la limpieza tanto de la ropa como de los locales.

Afecciones más comunes en este sector: hepatitis vírica, zoonosis (tularemia, toxoplasmosis, ántrax), dermatosis y dermatomicosis.

Trabajadores de hospitales y centros de salud

El trabajador está potencialmente expuesto a enfermedades infecciosas por contacto directo con enfermos infecciosos, o bien con fluidos procedentes de los mismos.

Las afecciones que más ocurren en este caso son las producidas por virus y bacterias. Entre las afecciones de naturaleza vírica destacan: hepatitis, SIDA, herpes. Entre las bacterianas: la tuberculosis, infecciones estafilocócicas y estreptocócicas.

Estas afecciones afectan al personal sanitario, pero al personal de servicios adscritos al hospital como serían servicios de mantenimiento, limpieza, etc.

Equipos de protección individual en el sector sanitario

La elección del equipo protección en este sector viene dado por:

  • El resultado de la evaluación de riesgos donde se recogerá la necesidad del uso de equipos de protección.
  • La elección del equipo de protección adecuado para este sector debemos tener en cuenta las siguientes características técnicas:
  1. El grado de protección que debe ser adecuado al contaminante, el tiempo y la frecuencia de exposición.
  2. La disponibilidad de estos equipos en el mercado (proveedores, ficha técnica, folletos informativos, etc.)
  3. La adecuación de los mismos a las características anatómicas y fisiológicas de cada trabajador, así como a su estado de salud.
  4. Deben cumplir con la legislación aplicable en cada caso (RD, norma, etc).

Categorías de EPIS

El Real Decreto 773/1997 en su artículo 7 clasifica los EPIs en tres categorías y establece los requisitos y características del marcado CE para los mismos:

Categoría I. Los modelos de EPI de diseño sencillo podrán fabricarse sin someterlos a examen de tipo CE.

Categoría II. Los modelos de EPI que, no reuniendo las condiciones de la categoría anterior, no estén diseñados de la forma y para la magnitud de riesgo que se indica en el apartado 3, antes de ser fabricados deberán superar el examen CE de tipo. En las Categorías I y II: El marcado estará constituido por el logotipo de las siglas «CE».

Categoría III. Los modelos de EPI de diseño complejo, destinados a proteger al usuario de todo peligro mortal o que puede dañar gravemente y de forma irreversible la salud, sin que se pueda descubrir a tiempo su efecto inmediato, están obligados a superar el examen CE de tipo más el número distintivo de cuatro dígitos del organismo de control para el control de la fase de producción, el fabricante deberá, además, asegurar la homogeneidad del producto recurriendo a uno de los dos procedimientos de garantía de calidad de los EPI fabricados

En el sector sanitario los equipos de protección, además, pueden tener la consideración de producto sanitario (PS) denominándose en tal caso productos de uso dual.

Estos PS deben cumplir también con las disposiciones específicas relativas a la comercialización de Productos Sanitarios que son la Directiva 93/42/EEC modificada por la Directiva 2007/47/EC, y Real Decreto 1591/2009, por el que se regulan los productos sanitarios.

Dentro de los productos sanitarios se incluyen muchos y muy variados tipos de dispositivos, materiales y aparatos: mascarillas, protecciones oculares, guantes…..

La definición completa puedes verla en el Real Decreto 1591/2009:

Todos ellos deben reunir los requisitos:

  • Cumplir con los Requisitos Esenciales recogidos en el Anexo I de dicho real decreto.
  • Haberse sometido al Procedimiento de Evaluación de la conformidad apropiado (marcado CE y declaración de conformidad).

Los productos sanitarios se agrupan en cuatro clases:  I, IIa, IIb y III.

Las características de cada clase vienen recogidas en el anexo IX del Real Decreto.

Estas son los requisitos generales de los equipos de protección sanitarios, aisladamente cada uno de ellos deben cumplir sus propios requisitos que suelen venir recogidos en diferentes Normas.

Son tantos los equipos y tantos los requisitos que esta entrada resultaría demasiado extensa, no obstante, espero que la información que aporto os sirva de ayuda si en algún momento lo necesitáis.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
e716cbb0c55a5b97c31deef8850a35e3?s=80&d=mm&r=g EPIS para el riesgo biológico en el sector sanitario
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

EPIS para el riesgo biológico en el sector sanitario

Conoce qué equipos de protección individual (EPIS) son necesarios para controlar el riesgo biológico en el sector sanitario.