Inicio » Especial PRL » Teletrabajo: diseño ergonómico de un puesto de trabajo en casa

Teletrabajo: diseño ergonómico de un puesto de trabajo en casa

En estos días la mayoría estamos trabajando desde casa, esta situación marcará un antes y un después para el teletrabajo. Son muchas las empresas que desde hace tiempo vienen proporcionado esta opción laboral a sus empleados, en ocasiones no se trata de todos los días, pero si uno o dos días a la semana.

Esta forma de trabajo consiste, básicamente, en el desarrollo de una actividad laboral «online» mediante el uso de herramientas telemáticas, en cualquier momento y lugar, fuera del emplazamiento usual del trabajo.

Es una forma flexible de organización del trabajo, algunos estaréis obligados a seguir vuestro horario habitual y otros podréis seguir un horario acorde a vuestra nueva situación. De lo que no se puede dudar es que ha sido una salida para muchas empresas que se han visto obligadas a cerrar sus centros de trabajo.

El Gobierno anunció su plan de desescalada para salir del confinamiento, pero recomienda que todos los trabajadores que puedan sigan teletrabajando, estos serán los últimos en incorporarse a la situación de normalidad laboral que se espera conseguir tras la cuarta fase de desconfinamiento previsto para finales de junio, si el Covid-19 lo permite.

Ante esta situación es necesario que tengáis en cuenta el diseño de vuestro puesto para que al finalizar el confinamiento nuestra salud no se vea afectada como consecuencias de sobreesfuerzos y posturas incorrectas a la hora de trabajar.

Os dejo unos consejos de ergonomía básica para el diseño de un puesto con ordenador o pantalla de visualización de datos, recomendaciones recogidas por el RD 488/1997 sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas al trabajo con equipos que incluyen pantallas de visualización.

Problemas de salud relacionados con un incorrecto diseño de un puesto de trabajo con PVD

Estos trastornos de salud se agrupan en tres categorías:

Trastornos musculoesqueléticos

Son habituales en el cuello, espalda, brazos y manos, y las causas varían, principalmente por posturas estáticas prolongadas, posturas incorrectas a causa de diseños incorrectos del puesto, etc.

Por ejemplo, al teclear y girar la cabeza para leer documentos y la pantalla suele haber muchos movimientos repetitivos que pueden derivar en diversos problemas.

Problemas visuales y oculares

Son muy comunes en los trabajadores y usuarios de PVD, manifestándose en irritaciones oculares, ojos enrojecidos o visión borrosa a causa de los movimientos repetitivos de los ojos, acomodación durante la lectura de documentos y pantalla, etc.

Si los elementos con los que trabajamos son correctos, minimizaremos los esfuerzos.

La luz es otro de los factores que más influye en relación con la vista y sus problemas, ya que dependiendo de la tarea nos podemos encontrar con diversos desequilibrios luminosos, en relación, por ejemplo, pantallas oscuras y documentos blancos.

Si estos desequilibrios son importantes supondrán un mayor esfuerzo de adaptación, generando fatiga visual. Igualmente influye la luz del entorno del puesto de trabajo, ya que si es muy diferente a la de la pantalla obligará a forzar nuevamente la vista, provocando otra vez problemas.

Fatiga mental

Tiene mucho que ver con organizaciones del trabajo ineficientes, volúmenes de trabajo excesivos o actividades repetitivas y monótonas.

Requerimientos de un puesto con pantallas de visualización de datos

El asiento para el teletrabajo ¿tenemos el adecuado?

Un buen diseño de la silla es aquel que permite un reparto adecuado de las presiones debidas al peso del usuario sobre el asiento, respaldo, reposapiés y reposabrazos. Es imprescindible que la silla permita adoptar posturas adecuadas y realizar cambios de postura. No es lo mismo una silla para usar el ordenador ocasionalmente que la silla que necesitamos para trabajar 40 horas semanales, para ese fin deberemos contar con una silla de trabajo con la mejor ergonomía posible:

  • El asiento debe proporcionar un apoyo suficiente para la columna vertebral y en especial para la zona lumbar. El diseño del respaldo suele contar con una suave prominencia para dar apoyo a la zona lumbar. Ese soporte lumbar debe ser firme y es esencial para prevenir el encorvamiento y minimizar la carga en la espalda. Además, el respaldo de una silla ergonómica ideal debe tener entre 30 cm y 50 cm de ancho. El respaldo tiene que cubrir, al menos, para la parte inferior de la espalda. Eventualmente si tenemos algún problema con las cervicales también puede ser recomendable que incorpore reposacabezas.
  • La altura del asiento y del respaldo serán ajustables por separado.
    • Rango de altura del asiento: comprueba si la altura del asiento se puede ajustar a la altura recomendada para tí, la normativa indica que debe permitir como mínimo una regulación de entre 40 y 51 cm. Puede ser necesario seleccionar sillas alternativas o con un mayor rango en caso de que tengas una altura especialmente elevada o reducida. En este sentido la normativa europea contempla rangos de dimensiones en el diseño para personas de entre 1,51 m y 1,92 m de altura y con un peso de entre 44 y 110 kg.
    • Verifica que el respaldo sea ajustable verticalmente. Si necesitamos libertad de movimiento en los hombros, la altura del respaldo debe permanecer por debajo de la altura inferior del omóplato.
  • La profundidad del asiento recomendada para el asiento debe estar comprendida entre 40 y 42 cm (según la norma UNE-EN 1335-1:200). Es preferible que también sea regulable. La anchura mínima recomendada por esta misma norma es de 400 mm, pero hay un porcentaje importante de población que puede requerir algo más (en el caso de España, la anchura de caderas es de 417mm en el p95 y de 445 en p99).
  • El asiento debe inclinarse ligeramente hacia abajo en el borde delantero. Esta terminación «en cascada» evita que el asiento nos atrape o presione detrás de las rodillas.
  • El ángulo del asiento debe ser ajustable, de modo que permita que se apoyen correctamente los pies en el piso o el reposapiés, ligeramente separados y sin que recaiga un peso excesivo sobre ellos.
  • Los mecanismos de ajuste deben ser fácilmente manejables en posición sentado y construidos a prueba de cambios no intencionados.
  • El asiento debe estar tapizado con material transpirable y ser antideslizante. Tendrá la suficiente fricción para evitar que el usuario se deslice fuera de la silla o coloque demasiado peso sobre sus pie.
  • Son preferibles las sillas que cuentan con respaldos con espuma y fundas transpirables e impermeables, o con tejidos de malla, frente a la tela o la piel natural. La creciente necesidad de entornos de trabajo higienizables hace que sea conveniente el uso de materiales de fácil limpieza.
  • Debe existir espacio suficiente para las piernas debajo de la mesa de trabajo y poder cambiarlas de posición con facilidad.
  • Al trabajar en la cercanía de cables y equipamiento electrónico se recomienda el uso de sillas con tapizado y estructura antiestática.
  • Los pies deben estar planos sobre el suelo o sobre un reposapiés.
  • Lo ideal sería que el asiento tuviese cinco apoyos, para una mayor estabilidad. Si la mesa de trabajo es amplia debe incluir ruedas, para permitir el desplazamiento sin forzar la postura. Las ruedas deben ser adecuadas al tipo de suelo existente, con el fin de evitar desplazamientos involuntarios en suelos lisos y con actividades de tecleo intensivo. La Guía Técnica del INSS recomienda, en general, que tengan ruedas, preferiblemente conductivas para permitir descargar la electricidad estática y con autofreno para evitar movimientos excesivos o no deseados.
  • Los apoyabrazos del asiento deben brindar apoyo y sostener los brazos de manera uniforme. Los reposabrazos permiten el reposo del sistema muscular del cuello y de los hombros. Además, estos elementos son útiles para levantarse y sentarse. Los apoyos deben ser regulables tanto en altura como en anchura (distancia desde el asiento), aunque los más avanzados también permiten la regulación de la profundidad y el ángulo (4GL). Asimismo se podrán remover y en ningún caso impedirán que el trabajador se acerque a la mesa de trabajo.
  • El asiento debe permitir al trabajador inclinarse hacia delante o hacia atrás con facilidad. Es conveniente que también pueda regularse la tensión de basculación de acuerdo al peso de cada usuario.
  • La silla elegida debe estar homologada por el fabricante para al menos 8 horas de uso diario. En cualquier caso no debemos estar sentados más tiempo seguido del recomendable; conviene que cada dos horas nos levantemos para evitar la sobrecarga de los músculos y el entumecimiento de las piernas por una falta de circulación sanguínea. Si el tipo de trabajo que hacemos y el espacio del que disponemos con la pantalla nos fuerza a una movilidad muy reducida es conveniente que en algún momento realicemos estiramientos (espalda, cuello, piernas y brazos).

La pantalla

La pantalla deberá ser orientable e inclinable a voluntad, con facilidad para adaptarse a las necesidades del usuario. Podrá utilizarse un pedestal independiente o una mesa regulable para la pantalla.

La pantalla no deberá tener reflejos ni reverberaciones que puedan molestar al usuario. Existen dos formas de controlar estos reflejos:

  • Mediante la intervención en la propia pantalla, mediante la elección de modelos con tratamiento antirreflejo y capacidad de proporcionar buenos niveles de contraste, o bien mediante la incorporación de filtros antirreflejo apropiados.
  • Mediante el acondicionamiento del entorno de la pantalla, evitando la presencia de fuentes de luz susceptibles de reflejarse en ella (se puede complementar con los dispositivos de inclinación y giro de la pantalla).

En lo que concierne a la colocación de la pantalla, se recomienda situarla a una distancia superior a 400 mm respecto a los ojos del usuario y a una altura que pueda ser visualizada dentro del espacio comprendido entre la línea de visión horizontal y la trazada a 60 º bajo la horizontal.

El teclado

 El teclado deberá ser inclinable e independiente de la pantalla para permitir que el trabajador adopte una postura cómoda que no provoque cansancio en los brazos o las manos.

Tendrá que haber espacio suficiente delante del teclado para que el usuario pueda apoyar los brazos y las manos. Si el diseño incluye un soporte para las manos, su profundidad debe ser al menos de 10 cm. Si no existe dicho soporte, se debe habilitar un espacio similar en la mesa delante del teclado.

Este reposa manos es muy importante para reducir la tensión estática en los brazos y la espalda del usuario. La superficie del teclado deberá ser mate para evitar los reflejos.

El espacio

El puesto de trabajo deberá tener una dimensión suficiente y estar acondicionado de tal manera que exista el espacio necesario para permitir los cambios de postura y movimientos de trabajo.

Para el trabajo en posición sentado, debe habilitarse el suficiente espacio para alojar los miembros inferiores y para permitir los cambios de postura en el transcurso de la actividad.

La mesa

Deberá ser poco reflectante, con el fin de minimizar los reflejos y su color no debería ser demasiado claro u oscuro. De dimensiones suficientes para colocar los elementos de trabajo. Con hueco debajo de la mesa para mover extremidades sin dificultad.

La iluminación

Preferiblemente debe ser natural, y deberá complementarse con una iluminación artificial cuando la primera, por sí sola, no garantice las condiciones de visibilidad adecuadas.

Evitar reflejos y deslumbramientos: Ubicar los puestos de trabajo de forma tal que los ojos del trabajador/a no queden situados frente a una ventana o frente a un punto de luz artificial que le pueda producir reflejos y deslumbramientos.

Los puestos de trabajo deberán instalarse de tal forma que las fuentes de luz, como ventanas y otras aberturas, los tabiques transparentes o translúcidos y los equipos o tabiques de color claro no provoquen deslumbramiento directo ni produzcan reflejos molestos en la pantalla.

Las ventanas deberán ir equipadas con un dispositivo de cobertura adecuado y regulable para atenuar la luz del día que ilumine el puesto de trabajo.

El ruido

Es importante conseguir que el nivel de ruido sea lo más bajo posible, logrando un confort acústico y una comunicación verbal satisfactoria. Para tareas difíciles y complejas que requieren concentración, el nivel sonoro continuo equivalente (LAeq) que soporte el usuario no debería exceder los 55 dB(A).

La temperatura

Si no son las adecuadas, se crean situaciones de incomodidad que se traducen en estados de somnolencia, palpitaciones, sequedad en los ojos y mucosas y afecciones del aparato respiratorio.

Los equipos instalados en el puesto de trabajo no deberán producir un calor adicional que pueda ocasionar molestias a los trabajadores. Se recomienda (normas ISO 7730 y EN-27730):

  • Invierno 20ºC a 24º C
  • Verano 23º C a 26ºC
  • NUNCA SERÁ SUPERIOR A 26º C

Sé y soy consciente de que en algunos casos es complicado adaptar el puesto de trabajo en casa a las recomendaciones del RD, pero debemos intentar hacerlas lo más parecidas posible, además de mantener una postura correcta al sentarnos y trabajar:

  • Los muslos han de estar en posición horizontal y las piernas verticales
  • Los brazos en posición vertical y antebrazos horizontales, formando un ángulo de 90 grados desde el codo
  • Las manos han de estar relajadas, sin forzar ni desviarse.
  • La columna vertebral ha de situarse recta, al igual que la planta del pie con respecto a la pierna.
  • La línea de visión se posicionará paralela al plano horizontal
  • La línea de hombros será paralela al plano frontal
  • El ángulo de la línea de visión recomendado se establecerá en 60 grados bajo la horizontal.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Avatar
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

One Response

  • Me parece que es totalmente cierto, cuidar un espacio y tener en casa un espacio en el que trabajar adaptado a las necesidades de tus tareas y responsabilidades es clave para que el teletrabajo se implante con éxito. Además veo que otro de los pilares para que esta modalidad de trabajo funcione es la integración de un software o gestor de teletrabajo. En mi empresa usan este y estoy bastante satisfecha, permite que mi equipo trabaje desde case, fichan y desfichan, gestionan sus tareas y pueden ver en todo momento quién está dentro de la oficina y quién no o quién está haciendo un descanso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Teletrabajo en casa: diseño ergonómico del puesto de trabajo

Os dejamos unos consejos de ergonomía básica para el diseño de un puesto con ordenador o pantalla de visualización de datos para el teletrabajo.