Inicio » Gestión Talento » Consejos para despedir a un trabajador de forma correcta

Consejos para despedir a un trabajador de forma correcta

Despedir a una persona, es la peor parte de Recursos Humanos. Siempre surgen las preguntas, las dudas cuando hay que tomar esa decisión y cómo hacerlo de la mejor manera. Situaciones que no son fáciles y que conllevan remover emociones, y eso hace que sea complejo. Pero ya que no es plato de buen gusto, tratemos de ver la forma más adecuada de hacerlo.

Estás despedido

Seguramente son las palabras más difíciles de pronunciar por alguien que ha de decirle a otra persona, que no continúa en la organización. Para ninguna de las partes es un paso fácil y significa romper el vínculo. La situación ya de por sí, suele ser traumática, pero si lo hacemos con tacto, haremos que la experiencia se gestione mejor.

De hecho, la forma de liderar se muestra en muchas de las conductas de un líder, y una de ellas es cómo decide despedir a un empleado. Es un impacto para quien lo hace, para quien lo recibe e indirectamente para el resto del equipo. Hay muchas fórmulas, y de hecho hay compañías que utilizan técnicas algo cuestionables, como el caso de Netflix, pero te recomiendo tener en cuenta unos básicos.

¿Cómo despedir?

La comunicación transparente es clave en momentos así. Cuando nos enfrentamos a situaciones en las que pueden surgir suspicacias, dudas y herir sensibilidades, debes tener el máximo cuidado. Despedir requiere tener una clara comunicación. No es buen momento para jugar a los escondites, para hacerlo por la puerta de atrás, de no hablar claro o de jugar con las excusas.

Explica la verdad

A la persona le debes una explicación, la relación se rompe, así que no le vengas con los tópicos “no eres tú, soy yo”, “esto no funciona, debemos hablar”. Para despedir, lo mejor es sentarte con la persona y contarle lo que pasa, cuanta más verdad, más tranquilizas y más lo agradecerá. Se cuidadoso, pero si algo se ha roto, queremos saber para comprender.

Comunica al resto del equipo

Al resto del equipo, también debes contarle qué ha pasado y las decisiones que se han tomado. No debes entrar en detalles, pero la información clara evita rumores y malentendidos, trabaja siempre para la comunicación sea el eje. Para ellos tampoco será fácil, hay que ayudarlos a superar esa pérdida. También puede ser una oportunidad de mejorar y de reforzar el equipo.

Coherencia

Si hemos sido claros cuando esa persona se incorporó al equipo con lo que esperábamos, con sus objetivos y con lo que somos, debemos hacerlo también cuando se va. Se trata de entender las relaciones. Si cuando algo empieza somos responsables, debemos serlo también cuando acaba.

Sin rodeos, pero con cercanía

Cuéntale el motivo de vuestra reunión en cuanto os sentáis, porque andar con rodeos, solo le pondrá más nervioso y tensionará. El hecho de contarle algo que le pueda hacer reír, para después soltarse algo así, no se acepta bien. Explica qué se ha le ha decidido despedir y muéstrate abierto a contestar a todas sus dudas y preguntas.

Solo los implicados

Nunca hay que despedir a una persona en presencia de otras que nada tienen que ver. Se trata de algo muy personal y difícil, con lo que debe ser tratado con respeto y cuidado. Hazlo siempre en privado y teniendo en consideración su respuesta y entendiendo el mal rato que pueda pasar tras recibir la noticia. Estar delante de otras personas, aunque sean sus compañeros, va a ser posiblemente humillante para esa persona.

Sí que puede haber una persona de apoyo que además de ayudarte con el hecho de despedir, aporte más información y resuelva dudas sobre formalidades. Alguien de Recursos Humanos que además aporte la ayuda y soporte que pueda necesitar.

Escucha

Cada persona tiene una historia. Y aunque la relación se ha roto, tampoco a ti te gustaría que te dieran la patada sin permitir hablar. Debes darle la oportunidad a la otra persona de que comparta su situación y circunstancias. Es importante tener empatía siempre, pero este es uno de esos MOT (momentos de la verdad), en los que la persona tiene como importante y recordado. Trata de ponerte en su situación y de entender qué pueda sentir.

Ayudarle a entender los motivos es importante. No evitaremos el trance, pero le facilitarás aquello que acabará entendiendo. Y si lo consideras oportuno, puedes ofrecerte a facilitar una carta de recomendación. Que no hayáis encajado, no significa que no sea buena persona. No siempre los motivos son profesionales. Si lo vemos como una pareja, entenderemos que a veces cortamos con personas a las que queremos, pero que ya no nos hace felices o que nuestros caminos han cambiado.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Consejos para despedir a un trabajador de forma correcta