Inicio » Recursos Humanos » Beneficios de aplicar metodologías Agile en Recursos Humanos

Beneficios de aplicar metodologías Agile en Recursos Humanos

Hablar de metodologías agile y de Recursos Humanos es actualmente algo más habitual. Y es algo que muchas organizaciones están implantando, debido al impacto positivo y a la mejora de productividad en los equipos que gestionan personas.

Mindset agile

Esta filosofía pretende potenciar la sinergia del equipo y generar mejora continua constante, de manera que es mucho más ágil y rápido entregar valor. Es una alternativa completamente diferente a la establecida en una organización tradicional porque pretende revolucionar la metodología, no contabilizar el trabajo de cada una de las personas sino valorar la productividad.

En la metodología agile, se tiene en cuenta a la persona y su aportación. Una de las mejoras es la gestión del equipo, su organización y cómo mejora la cohesión y el trabajo conjunto, de manera que nos podemos centrar en la persona.

La base de la metodología agile es la mejora continua, el poder adaptarnos de manera ágil e innovar en la aportación de valor, partiendo de la practicidad y un entorno colaborativo. Esto permite a la organización tener más agilidad a la hora de afrontar nuevos retos y dificultades. La idea es que, en entornos complejos, como el que estamos viviendo actualmente, se hace necesario una forma de trabajo que más que nunca, nos ayude a ser agile.

Agile en RRHH

Inicialmente la metodología agile nace en el entorno de los desarrolladores, pero se ha ido extendiendo a lo largo de las diversas áreas de la empresa. Ha tardado más de lo que debiera, en llegar a Recursos Humanos, pero ahora este sistema ya está instalado y ha demostrado su eficacia.

Dentro del área de personas se han mejorado los procesos, la organización interna y se han eliminado jerarquías. Se valora mucho más el resultado del trabajo conjunto y las decisiones se toman en común. Todo esto, en definitiva, permite que exista una alta aportación de valor, porque la motivación e implicación de los miembros es superior. Se gestionan mucho mejor los conflictos porque mejora la comunicación y la visión de los objetivos (OKR) a conseguir.

Es imprescindible que Recursos Humanos se acerque al negocio, lo entienda y pueda responder con el equipo mucho más fácilmente.

Entornos diversos y colaborativos

Un equipo agile es mucho más abierto con la diversidad, esto significa que hay una mirada más amplia, más receptiva al talento, venga de la persona que venga. De esta manera el foco está definido, está puesto en común y la experiencia que vive cada uno de los miembros de equipo es tenida en cuenta.

Es muy importante la comunicación, el feedback y la cohesión para que realmente sea agile y todo fluya. Es interesante ver como desde Recursos Humanos la colaboración se abre hacia otras áreas y todo se transforma en algo mucho más transversal.

Uno de los beneficios de los equipos agile, es el empoderamiento de cada persona, la comunicación y la resolución de cualquier incidente.

El error, parte del proceso

Una de las mejores cosas que tiene la metodología agile, es que el error forma parte del proceso. Éste ayuda al desarrollo y crecimiento, nos enseña y nos muestra de qué manera vamos evolucionando. No es algo que se rechace, como habitualmente, en sistemas más tradicionales, se ha hecho.

En agile el error es un factor determinante de aprendizaje, y es visto como una gran oportunidad. De ahí que no esté asociado al fracaso. De hecho, sin errores, sería inviable el posible avance. Es en el propio error donde aprendemos, por tanto, no puede ser visto como algo negativo. Y es algo que hay que tratar de trabajar y aceptar ya que, en nuestra cultura, parece estar instalado como un estigma que nos bloquea erróneamente.

Esta simple idea genera una disminución del estrés en el equipo, porque se presume que habrá errores y que no se penalizará por ello.

¿Cómo podemos arrancar agile en RRHH?

La clave vendría a ser: más Humanos, menos Recursos. Hay que entender y conocer bien cómo es la filosofía agile y toda su metodología para poder implantarla e integrarla. No es cuestión de trabajar con parches, ya que ha de ser algo interiorizado en la cultura general de la empresa.

Personas e interacciones delante de los procesos. Así sí que realmente entenderemos la metodología agile y haremos honor a eso de “personas en el centro”. Mejorar de forma habitual por delante de la burocracia habitual. Agilidad en las respuestas por delante del plan establecido inicialmente, es decir que aquí rompemos con el “esto siempre se ha hecho así”. Y una de las claves: trabajar mano a mano y de forma colaborativa con el cliente interno.

RRHH agile debe conectar con el talento, debe entenderlo, debe empatizar y de esa manera eliminar esos procesos que alejan al área de personas, con el resto del equipo. Escuchar a las personas, darles voz y dejar que aporten teniendo equipos multidisciplinares.

Procesos de selección eficaces

Si nos enfocamos a la practicidad, agile nos ayuda a centrarnos. Los procesos de selección son eficaces porque se optimiza todo el proceso, porque se eliminan partes que bloquean y porque vamos de la mano del cliente que requiere y solicita cubrir una vacante. Nos ponemos a trabajar el Employer Branding, porque nos enfocamos a atraer el talento que realmente necesita la organización.

Retrospectiva

Se trata de aquellas reuniones en las que el equipo hace autocrítica. Se hacen para valorar la forma de trabajar interna, de ver posibles mejoras tratando planes concretos de acción. De esta manera se trabaja para generar esa mejora continua en el propio equipo. Esto permite no enquistar cualquier incidencia y aportar una solución de manera mucho más rápida.

Sprints

Cualquier proceso está dividido en partes, y cada una de ellas es un sprint. En agile es la base del propio avance del proyecto. En la selección de personal evitamos que haya una única reunión inicial donde se demandan las necesidades, se exponen los requisitos y poco más y una última donde se presentan los candidatos finales. En los sprints existe una comunicación constante, de forma que cualquier desvío de lo que realmente se necesita, puede resolverse rápidamente. De la otra forma, el error no se evidencia hasta el final, haciendo que se pierda mucho más tiempo y recursos.

Una organización que apuesta por la metodología agile en su área de Recursos Humanos va a ser capaz de ser mucho más ágil, competitiva y centrarse en sus objetivos de la mano de sus personas, porque sabrá donde poner el foco para aportar valor. Es, además, el área de personas quien debe liderar esta transformación cultural.

Si quieres formarte en este área, IMF dispone del Máster en RRHH: Digitalización y People Analytics, en el que una de las áreas que podrás profundizar es en cómo aplicar las metodologías agile (Scrum, Kanban, Lean y Design Thinking) a Recursos Humanos.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.
Maribel García

Últimos posts de Maribel García (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Beneficios de aplicar metodologías Agile en Recursos Humanos