Inicio » Tendencias » 10 consejos para que no te engañen con tus compras online

10 consejos para que no te engañen con tus compras online

Las compras por internet hace tiempo que forman parte de nuestro día a día. Da igual que estemos en plena campaña de Navidad en las que, obviamente, compramos más de lo habitual durante el resto del año, porque esto del comercio digital ya no es cosa de un mes. La irrupción de Amazon lo cambió todo, y pronto las tiendas del sector de la moda lo tuvieron también muy claro: el futuro está en la red. Desarrollaron tiendas digitales en formato app sobresalientes en muchos casos, y a corto plazo ya han convertido el canal de compras online en una pata de su negocio tan importante como el canal retail, el tradicional.

Pero lo curioso es que, pese a que ya es un hábito el de comprar por internet, muy asimilado por buena parte de la población, se siguen sucediendo los casos de fraudes y engaños. Quizá no con la misma asiduidad de hace unos años, pero sí con la recurrencia suficiente para que siga siendo una preocupación del consumidor. Y es que se nos sigue olvidando que internet tiene sus peligros, sobre todo en lo que se refiere a seguridad personal, pero también en la fiabilidad de lo que está al otro lado de la pantalla. Hay que saber discernir entre dónde se puede comprar y dónde no, y también aplicar una serie de filtros, consejos o como quieras llamarlo para que no seas la siguiente víctima de la red. Estos son los que a nosotros nos parecen imprescindibles para hacer compras online:

Busca referencias del comercio

Incluso aunque sea un comercio que conoces relativamente, no está de mal saber qué tal es su servicio de venta online porque, para que nos entiendas rápidamente, no todos son Amazon o Zara, y lo mismo te llevas alguna sorpresa en forma de retrasos que luego te toca perseguir hasta convertir la compra en una pesadilla.

Investiga al vendedor

En caso de que sean tiendas de segunda mano o de minoristas que venden a través de dicho comercio, también es bueno documentarse sobre su histórico y otras opiniones al respecto dentro de lo posible. Es verdad que a veces las opiniones las carga el diablo, pero con un poco de experiencia se puede intuir cuáles son fiables y cuáles no lo son tanto. Ante la duda por alguna sospecha, mejor buscar otra alternativa.

El precio es una pista muy fiable

Los chollos y ofertones hay que ponerlos en cuarentena, bajo investigación exhaustiva antes de comprarlos. Si un artículo tiene un precio medio X en el mercado y lo ves mucho más barato, es normal que te plantees adquirirlo pero pasa bien el filtro por el vendedor, el comercio que lo cobija, etc. A lo mejor forma parte la oferta de una campaña especial tipo Black Friday, pero en cualquier caso tienes que estar muy convencido para comprarlo porque este suele ser un rasgo común de las estafas por internet.

Estudia los documentos gráficos

Son un elemento esencial sobre el que soportar la decisión de adquirir algo por internet, especialmente en el caso de los productos de segunda mano. A su vez son también una herramienta para timar a los compradores, de ahí que sea importante pedir referencias, fotografías que demuestren el estado actual del producto y cualquier otra cosa que te ayude a asegurarte de que la compra es fiable. Siempre es mucho mejor pasarse que quedarse corto y el vendedor lo entenderá.

Tantea al vendedor

Evidentemente no estamos hablando de preguntar al “señor Mango” cuando te vas a comprar un jersey, sino de compras a vendedores anónimos o comercios de los que no tienes referencias y no tienen línea de negocio física, solamente digital. Preguntar, pedir dichas referencias y garantías siempre es una buena idea. No tanto para asegurarte al 100% de su fiabilidad, sino para descartar las compras online en caso de recibir algún tipo de feedback negativo.

Lee la letra pequeña

Da pereza, pero tómatelo como un contrato porque al fin y al cabo es lo que es, un acuerdo de compra. Si aceptas lo estarás haciendo con todo lo que el vendedor haya dejado por escrito, por muy pequeño que esté escrito. Así que lee toda la descripción con atención.

Si puedes, no lo pagues hasta que no te llegue

Esta fórmula solo es válida para los productos de segunda mano que se compran “mano a mano” aunque sea por internet. No siempre lo podrás hacer, pero por intentarlo no pierdes nada. Todo lo que sea soltar el dinero a posteriori de comprobar el estado del producto será una manera perfecta de protegerte ante posibles estafas.

Valora las formas de pago que ofrece

Hay comercios menos conocidos de los que también se puede medir su fiabilidad en base a los métodos de pago que ofrecen. Reniega de ellos si no trabajan con los clásicos o al menos pregunta a qué se debe que no lo hagan.

No pagues por fuera de la plataforma

De los pagos deben quedar siempre el rastro de que se ha llevado a cabo. Olvídate de pagar tus compras online por cualquier app que no esté vinculada de alguna forma con la plataforma del comercio. Siempre, grábatelo a fuego, compra mediante plataformas de pago seguro. Que alguien te insinúe que lo hagas por plataformas externas es suficiente motivo como para descartar la compra.

Vigila el mail

El correo es una autopista para fraudes relacionados con la seguridad personal en la red, pero también puede ser una herramienta que se utilice para algún tipo de fraude relacionado con una compra online. La pista fundamental que tienes que vigilar es el remitente del mail. Revísalo siempre por si acaso.

Enlaces de interés

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


10 consejos para que no te engañen con tus compras online

Las compras online son cada vez más habituales pero, cuidado, hay muchas cosas que debes tener en cuenta para poder hacerlo de una forma segura.