Inicio » Apps » 10 trucos de Tinder que puedes aplicar en Linkedin

10 trucos de Tinder que puedes aplicar en Linkedin

De primeras, Linkedin y Tinder tienen poco que ver más allá de que ambas aplicaciones entran dentro del espectro amplio que conocemos como redes sociales, esas que están transformando los usos y costumbres de la sociedad desde el boom del desarrollo tecnológico. Su comparación sería como hacerlo entre Instagram y Twitter por ejemplo, dos comunidades que ni siquiera gustan a los mismos usuarios. Pero si uno se pone a reflexionar un poco más en profundidad sobre Tinder y Linkedin se da cuenta que, de alguna, forma, el objetivo en ellas es “el mismo”: ligar. En uno se hace a nivel personal, y en otro el sentido es profesional, pero como usuario el objetivo es encandilar a alguien que esté al otro lado del ordenador. Por eso, hemos confeccionado esta lista de 10 cosas de Tinder que puedes extrapolar y copiar en tu perfil de Linkedin.

Elección de una buena foto

Linkedin no deja de ser un currículo virtual, y la imagen, aunque muchas empresas estén intentando incentivar la selección de perfiles sin tener en cuenta el aspecto físico -el CV ahora hay que tenerlo también sin foto-, es muy importante. Se trata de un arma muy potente a primera vista, por lo que tiene un impacto sobresaliente sobre la primera impresión, algo que en Tinder y Linkedin es fundamental.

Una buena descripción

Hay que ser conquistador con las palabras. En pleno siglo XXI también somos lo que decimos y, sobre todo, cómo lo decimos, de ahí que sea importante demostrar carisma y personalidad también a la hora de autodescribirnos, algo en lo que coinciden tanto Linkedin como Tinder.

Prioriza la información que ofreces

No se trata de ponerlo todo en tu perfil porque en el entorno digital la gente, como norma general, no tiene el hábito de leer textos largos y es posible que generes desinterés. El mejor truco es priorizar la información personal y escoger aquella que sea diferencial.

Ser honesto

Tan difícil es vestir bien la verdad como necesario contarla. Tanto en la descripción general como en el posterior contacto personal. Dicho de otro modo, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Es importante no ocultar la verdad en las redes ni tampoco fantasear sobre una realidad que no es la tuya. Los datos han de ser verídicos desde el primer momento, primero porque te ahorrará disgustos y segundo porque te llevarán a generar contactos mucho más honestos.

Saber discernir la “calidad” de los contactos

En este tipo de redes sociales pasan por nuestros ojos cientos de perfiles diarios si nos lo proponemos, de ahí que sea importante más que escoger bien qué perfiles pueden ser más afines a nosotros, para lo que se suele necesitar tiempo, saber descartar los que seguro no lo son.

No abusar de los mensajes privados

Generar contacto es una fase fundamental y crítica de Linkedin y Tinder. La primera impresión física e intelectual a través de la foto y de la descripción respectivamente, puede quedar en nada si las cosas no se hacen bien en el primer contacto directo con tu interlocutor. Hay que saber escoger las palabras, medirlas bien y sobre todo no abusar de los mensajes privados en exceso, porque pueden dar muy mala impresión al otro lado.

Estar actualizado y permanecer activo

En las redes sociales hay un factor que es común a todas ellas independientemente de su naturaleza: si no estás al día de lo que ocurre en ellas el resto de usuarios lo notan rápidamente. Por eso no basta con tener Linkedin, sino que debemos cuidar nuestro perfil prácticamente a diario. Y qué decir de Tinder al respecto, donde ocurre más de lo mismo. La actividad es decisiva para alcanzar el éxito en este tipo de herramientas.
Cuidado con las trampas: las hay en Linkedin, por supuesto, y también en Tinder, como probablemente ya sabrás porque todos hemos sido novatos alguna vez en las redes sociales. ¿Quién no se ha comido algún fake en Twitter al que ha dado bombo creyendo que era cierto? Si dudas, mejor pasar de largo.

Guárdate alguna cosa para el final

Es cierto que ambos casos quieres vender tu perfil, pero no está de más que te guardes un as en la manga para cuando llegue el momento de dar el salto del entorno digital al real, ya sea en una entrevista de trabajo, prueba o cualquier otra cosa surgida de Linkedin, o la primera cita si estamos hablando de Tinder. Imagínate que llega ese momento, te bloqueas y encima no tienes nada nuevo que contar. SI te guardas algo, ese recurso puede ser tu salvación para tirar para adelante y seguir generando interés al mismo tiempo.

Enlaces de interés

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


❿ trucos de Tinder que puedes aplicar en Linkedin

Tinder y Linkedin son apps que pueden ayudarnos en un mismo objetivo, el de encontrar nuestra media naranja en el amor y el trabajo respectivamente.