Inicio » Ciberseguridad » Big Data, una herramienta que debe estar presente desde los colegios hasta las universidades

Big Data, una herramienta que debe estar presente desde los colegios hasta las universidades

En occidente, casi todos los profesores utilizan alguna forma de herramienta digital para guiar la instrucción y analizar los datos de sus alumnos. Pero muchos de ellos afirman que no están completamente satisfechos con la efectividad de las herramientas para trabajar con big data a las que tienen acceso. Sin embargo, resulta cada vez más importante tanto el contexto de los colegios como el de las universidades.

A pesar de esta proliferación en el uso de sistemas de datos, sabemos que existen barreras adicionales que impiden la implementación completa de los sistemas de datos en las escuelas. Debido a estas barreras, los maestros dicen que los datos a menudo están «aislados» y es difícil trabajar con ellos, son inflexibles y no pueden rastrear el progreso de los estudiantes a lo largo del tiempo. Por eso, los científicos de datos trabajan en mejores procesos de tratamiento y análisis de datos.

Por otro lado, si hablamos de empleo, muchas empresas requieren expertos capaces de optimizar sus bases de datos para el procesamiento de grandes conjuntos de macrodatos. En cualquier caso, el objetivo es contar con una analítica más adaptada a los grandes volúmenes de datos.

Principales aplicaciones de big data en educación

Dada la importancia de los datos ahora y en el futuro, es muy recomendable que los niños vayan familiarizándose con esta tecnología y que aprendan sobre sus posibilidades, algo que les permitirá ser profesionales más cualificados el día de mañana. Por ejemplo, a nivel analítico, aplicando nuevos métodos de tratamiento de datos para estimar la viabilidad de sus proyectos. O aplicando sus propios modelos a grandes conjuntos de datos, como los que se generan en mercados como los financieros, energéticos, etcétera. En definitiva, se trata de una tecnología que puede ayudarles a ver el mundo con otros ojos.

A continuación, te contamos algunas de las aplicaciones del big data más interesantes en el plano escolar; algunas de ellas ya se están implementado.

Mejora de los resultados de los estudiantes

Los métodos más comunes para analizar el desempeño de un estudiante son las calificaciones obtenidas en exámenes, proyectos y asignaciones. Todas estas calificaciones se pueden acumular para observar un rastro de datos único dejado por el estudiante a lo largo de su vida.

El análisis de estos rastros de datos ayudará a los educadores a comprender el comportamiento y el desempeño de sus alumnos. Con big data, es posible monitorizar otras de sus acciones, tales como:

  • Tiempo de respuesta a las preguntas del examen.

  • Fuentes que eligen para educarse.

  • Preguntas que se saltan.

  • Preguntas que han respondido con éxito.

El análisis en tiempo real ayudará a proporcionar a los estudiantes una retroalimentación mucho más ágil sobre su desempeño. La retroalimentación puede incrementar significativamente los resultados.

Mejora del sistema de calificación

Big data ayuda a los educadores a realizar un seguimiento del rendimiento de los estudiantes. El análisis ayuda a comprender el desempeño a nivel individual y colectivo. El análisis estadístico de las calificaciones individuales ayudará a los educadores a comprender las áreas de interés de los estudiantes.

Este sistema también permitirá a los maestros brindar comentarios valiosos a los estudiantes y ayudarlos a elegir la trayectoria profesional correcta. Se tratará de aplicaciones que les ayuden a observar el desempeño y el comportamiento de los estudiantes en tiempo real para mejorar el desempeño de sus estudiantes y brindarles mejores soluciones de aprendizaje.

Captar la atención

Una de las aplicaciones de big data más interesantes y útiles en la educación es el proceso de captar la atención de un estudiante. No importa lo interesante que sea la clase, siempre habrá algunos estudiantes distraídos que estén ocupados mirando sus teléfonos o mirando a otros.

Los expertos en big data han planeado utilizar datos biométricos de los estudiantes, como la frecuencia cardíaca, las expresiones faciales y los objetos que tocan durante la exposición del educador. Esta información se puede capturar a través de una cámara en el techo o un dispositivo parecido a un reloj inteligente. Se trata de datos que pueden utilizarse para analizar cómo de atento está cada estudiante.

Después de devolver los datos al profesor, él o ella pueden tomar las medidas necesarias para recuperar la atención de los alumnos.

Formación personalizada

Los educadores pueden crear programas personalizados para los estudiantes en función de sus calificaciones y después de comprender su capacidad de atención. Además, a los estudiantes se les puede ofrecer un aprendizaje combinado que incluya oportunidades para el aprendizaje en línea y fuera de línea. A través de programas personalizados, los estudiantes pueden acceder al material de estudio en línea junto con las conferencias y pueden estudiar a su propio ritmo.

Estos programas modernos también permitirán a los estudiantes buscar orientación de sus profesores a través de un modo de aprendizaje mixto que se ofrece en todo el mundo para lograr que más estudiantes identifiquen los conceptos y encuentren útil el material de estudio.

Reducir el número de abandonos

Las aplicaciones de big data en la educación también incluyen frenar el número de estudiantes que abandonan las escuelas y universidades. Los macrodatos se pueden utilizar para realizar análisis predictivos para comprender cómo podrían desempeñarse los estudiantes en un futuro cercano. Este análisis observará el desempeño de los estudiantes a lo largo del año y predecirá si podrían abandonar la escuela.

Dicho análisis también ayudará a las autoridades del instituto a ejecutar un análisis de escenarios en un curso en particular antes de su introducción. Esto ayudará enormemente a los profesores a orientar a sus estudiantes hacia la configuración que mejor se adapte a ellos. Big data es tan poderoso que se utiliza para analizar cómo se desempeñarán los estudiantes después de la universidad, cuando estén empleados en una empresa. 

En suma, las aplicaciones de big data en educación han revolucionado el sector. Los centros educativos están utilizando herramientas para poder anticiparse a las necesidades, preferencias y potencial de desarrollo de cada estudiante. La meta es tratar a cada alumnos en función de su historial particular y según una estrategia totalmente personalizada diseñada a su medida.

Con big data nos referimos a un ámbito profesional clave que impulsa una reforma del sistema educativo a nivel mundial. Así, te recomendamos nuestro Máster en Big Data de IMF Business School, en caso de que quieras capacitarte en este sector de primer orden.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

IMF Business School

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Big Data, una herramienta que debe estar presente desde los colegios

El Big Data cada vez más importante en el contexto de los colegios y el de las universidades.