El veto a Fortnite hará que quieras probar Fall Guys

El mundo del videojuego está de rabiosa actualidad. Suena a tópico, porque en realidad lleva años estándolo, pero en el universo tecnológico también hay alternativa en la primera plana para unos y otros sectores, y el 2020 es el turno de los videojuegos. Al crecimiento brutal de Twitch en la cuarentena, la televisión favorita de adolescentes y jóvenes, hay que añadir el inminente lanzamiento de la nueva generación de videoconsolas de Sony –Play Station 5– y Microsoft -Xbox Series X- y, ahora, de repente, un conflicto de actualidad: la demanda de Epic Games a Google y Apple por retirar de sus respectivas tiendas digitales su videojuego estrella, Fortnite. 

¿Por qué han retirado Fortnite Google y Apple?

La compañía de videojuegos ha declarado literalmente la guerra a los dos gigantes tecnológicos. La historia tiene mucho que ver con la histórica investigación por sus prácticas empresariales -acusados de monopolizar sus respectivos mercados- que ha llevado a tener que declarar ante el congreso de Estados Unidos a los CEO de Google, Apple, Facebook y Amazon el mismo día. 

En concreto, Apple y Google recaudan hasta el 30% de los ingresos y compras que se llevan a cabo a través de Apple Store y Google Play respectivamente. Esto es considerado excesivo por muchos desarrolladores, pero ha sido Epic Games la que ha decidido pasar a la acción. Lo hizo estrenando un mecanismo de compras para los jugadores de Fortnite sin necesidad de recurrir a las dos tiendas mencionadas, ofreciendo incluso descuentos extra con respecto a las tarifas de Apple, que no tardó en reaccionar. 

La decisión tanto del gigante de Cupertino como del de Mountain View ha sido retirar Fortnite de sus tiendas. Bloquear directamente el acceso al producto. Todo un veto a Epic Games, que evidentemente sabría que algo así podría pasar. Por eso, apenas unas horas después del bloqueo anunció a bombo y platillo que iba a denunciar a ambas macroempresas. Y cuando decimos a bombo y platillo, es que lo hizo a lo grande, con hashtag de la campaña incluido, #FreeFortnite, y un vídeo promocional de la misma basado en el primer anuncio de Apple en su historia, cuando allá por 1984 irrumpió con todo para acabar con el monopolio de IBM. 

La demanda de Epic Games

La inspiración en dicha campaña es más que evidente, ya que menciona hasta el lema: “Dont´t be evil” (No seas malo). “Apple se ha convertido en lo que una vez criticó: un gigante que busca controlar los mercados, bloquear la competencia y reprimir la innovación”, afirma Epic Games en la demanda conjunta en la que también apunta a Google por haber relegado su lema “a casi una ocurrencia, y está usando su tamaño para hacer el mal a los competidores, innovadores, clientes y usuarios en una gran cantidad de mercados en los que ha crecido hasta monopolizar”.

La guerra está servida, y de momento los grandes perjudicados son los jugadores de Fortnite, el battle royale más famoso de la industria de los videojuegos, muchos de los cuales, y he aquí la noticia positiva, han encontrado consuelo en los brazos de la gran sorpresa del verano en la industria gamer, Fall Guys, el battle royale más gamberro y sencillo jamás creado, que se ha convertido en toda una sensación. 

Fall Guys, la sorpresa del verano

Más de dos millones de copias vendidas en Steam, servidores saturados de la carga inesperada que han tenido que soportar y miles de partidas retransmitidas por Twitch -al nivel de League of Legends en los últimas semanas- muchas de ellas en canales de los reyes de esta herramienta, como es el caso de Ibai Llanos en España.

Las claves del éxito, la vuelta a los orígenes. Bueno, y también que PlayStation Plus se lo regalara durante un mes a sus suscriptores -sin marketing eficiente es difícil triunfar en esta industria hoy en día-. Ese aire a videojuego retro basado en las fórmulas más esenciales que siempre han funcionado: golpes tontos sin excesiva agresividad -al más puro estilo ‘Humor amarillo’-, colores llamativos y muñecos graciosos y de movimientos antinaturales, manejo sencillo para que los novatos también tengan opciones de triunfar, muchos niveles adaptados a distintas características del jugador -habilidad, velocidad, etc.-, y en definitiva, mucho barullo. Muchísimo. Tanto que solo juegan 60 jugadores a la vez y no 100, la cifra habitual en este tipo de videojuegos.

La verdad, es muy divertido, sin grandes pretensiones, algo ideal para el verano, época de esos juegos en los que lo necesario es que se adapten a muchos jugadores y se pueda pasar el rato entre risas. Y encima las partidas son rápidas. No nos extraña que sea viral y que termine de asentarse no solo como una moda pasajera, sino como una opción de largo plazo. El veto de Fortnite en Android y Apple puede ser un impulso extra inesperado para ello. 

Enlaces de interés

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *