Claves del neuroliderazgo y la transformación digital

Estamos en medio de una Revolución Tecnológica exponencial a diferencia de la evolución del ser humano que es lineal, ahora éste se ve inmerso en un mundo cada vez más digital.

Ray Kurzweil, Director de Ingeniería de Google predice que los ordenadores superarán la capacidad de procesamiento del cerebro humano en el 2025.

Vivimos entre un mundo online y offline las 24 horas del día, interconectado, digitalizado donde el cliente se mueve, decide y experimenta a golpe de un click.

Estamos en la era de la comunicación, de la sociedad en red, hiperconectaday digital.

Las organizaciones van a basar su competitividad en el uso eficiente de la tecnología y en la capacidad de transformar digitalmente sus organizaciones.

El perfil de los millenials

Llegan las nuevas generaciones, los millenials que actualmente son el 34% de la fuerza laboral pero que en el 2020 llegarán a ser el 50%. Son mucho más  independientes. Están mejor preparados para trabajar en equipo y colaborar. Son mucho más emprendedores. Demandan un estilo de liderazgo mucho más cercano. Quieren un reconocimiento y un feedback inmediato.

Tienen muy claro que tienen que elegir muy bien en qué empresa trabajar. Saben que si no eligen bien, pueden quedarse obsoletos en poco tiempo. Quieren proyectos interesantes, buscan retos. No descartan cambiar de trabajo cada 4 años.

¿Qué hacen las empresas frente a la transformación digital?

Las empresas se plantean abordar 4 aspectos clave para la transformación digital

1.- Generar fans de sus marcas

Ya no nos diferenciamos por los productos y/o servicios sino por la experiencia que generamos con esos productos y servicios. Tenemos que hacer atractivas nuestros productos, nuestra MARCA.

Antes todo giraba en torno al producto. Esto ya no es así. Ahora se trata de aportar una experiencia end to end en el cliente, de generar vínculos emocionales, y eso pasa por cuidar todos y cada uno de los pasos de un proceso de compra.

Las empresas abordan proyectos de experiencia de cliente.

El cliente actual, que podríamos denominar cliente digital, por su uso intensivo de las tecnologías está conectado constantemente, comparte información y recomienda productos y servicios a través de sus redes.

Los nuevos clientes son más exigentes y autónomos, exigen una atención más personalizada y más transparencia en la comunicación.

2.- Tener empleados comprometidos con la organización

La experiencia de cliente empieza con la experiencia del empleado.

Las empresas ponen su esfuerzo en construir culturas fuertes, con una visión y misión compartidas y con unos valores corporativos alineados con los valores de las personas que trabajan allí. Están cambiado la selección por competencias por selección por valores.

Las empresas quieren poner en valor la marca personal de sus empleados y que éstos sean los prescriptores de sus marcas.

3.- Remodelar sus espacios físicos

La tecnología nos permite trabajar desde cualquier lugar y a cualquier hora lo que ha hecho que ya no tenga sentido asociar puesto de trabajo con personas.

Dado que la tecnología nos da movilidad, las empresas han empezado a abordar proyectos de transformación física de sus oficinas proponiendo espacios mucho más abiertos, más inspiradores, con más opciones para distintas formas de trabajar. 

Han remodelado sus oficinas creando espacios más abiertos, más flexibles para potenciar las conversaciones, el intercambio de ideas, la colaboración, el desarrollo de la inteligencia colectiva dentro de sus organizaciones.

4.- Desarrollar la inteligencia Colectiva y su capacidad de aprendizaje

Las empresas han creado nuevas plataformas (Redes Sociales Corporativas) con comunidades donde los empleados intercambian ideas, información y donde el liderazgo es distribuido en función del proyecto. Son nuevos entornos donde todo el mundo puede participar y donde se resuelven problemas, se innova y se  conecta el talento de la organización.

¿Por donde empezar?

1.- Identificando las competencias a desarrollar en el siglo XXI

Las mayor parte de las organizaciones tienen ya en marcha el desarrollo del siguiente mapa de competencias:

  • Competencias en el ámbito digital
  • Competencias analíticas
  • Cultura colaborativa

El siguiente paso será desarrollar el pensamiento crítico dentro de la organización. Es necesario cuestionarse cómo estamos haciendo las cosas, escuchar nuevas perspectivas y tener el coraje de plantear otras formas de hacer.

Para crear culturas colaborativas es necesario desarrollar la inteligencia social como la capacidad para conectar con los demás, de empatizar, de adaptarte a distintos escenarios, de trabajar con equipos virtuales en proyectos internacionales.

2.- Conociendo nuestro cerebro

Cambiar tu cerebro te cambia la vida.

Saber cómo funciona el cerebro nos va a permitir desarrollar competencias que se está demandando en el siglo XXI como la creatividad, la innovación y la agilidad. 

Sabemos que el cerebro cambia físicamente con la experiencia. Es lo que llamamos neuroplasticidad. El cerebro si lo entrenamos es capaz de generar nuevos circuitos neuronales. Todo el mundo puede cambiar.

Nuestro cerebro es profundamente social, necesita interacciones para sobrevivir.

Naomi Eisenberger, de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) comprobó que el rechazo social activa las mismas regiones del cerebro que cuando sentimos dolor físico.

Este descubrimiento pone en duda la pirámide de Maslow, donde las necesidades físicas y de supervivencia están por debajo de las necesidades sociales. A efectos del cerebro las necesidades sociales están al mismo nivel que las necesidades físicas.

Desde la perspectiva del cerebro el mundo social es tan importante como el mundo físico.

¿Cómo funciona nuestro cerebro?

El cerebro funciona en 2 modos: modo reactivo o amenaza y modo recompensa.

El cerebro tiene como objetivo buscar el placer, buscando situaciones que le muevan a obtener recompensas. Eso libera dopamina, frente a las situaciones de amenaza donde el cerebro libera cortisol.  Cuando el cerebro está en modo amenaza provoca la activación de una región del cerebro que es la amígdala. En este modo la productividad se reduce y la calidad de las decisiones se ve disminuida.

Saber qué cosas puede poner a las personas en modo recompensa es muy importante a la hora de gestionar personas.

David Rock, que acuñó el término Neuroliderazgo, diseñó el Modelo SCARF que identifica 5 motivadores sociales  que permiten que, tanto los empleados como los ejecutivos, minimicen la respuesta de amenaza y habiliten la respuesta de recompensa: estatus, certidumbre, autonomía, relación y equidad.

Maximizar el estado de recompensa es la consecuencia de estar comprometido en el entorno de trabajo.

¿Qué es el Neuroliderazgo? 

El Neuroliderazgo es aplicar todo el conocimiento de las neurociencias al mundo del liderazgo y las organizaciones.

El Neurolíder debe potenciar su cerebro para estar en las mejores condiciones para desempeñar cualquier tarea y trabajar nuevos hábitos relacionados con su estado físico, mental y emocional.

El Neuroliderazgo crea culturas saludables, culturas colaborativas donde se fomente el intercambio de ideas. Apuesta por un neurolíder con un cerebro balanceado que haga que las cosas ocurran, que fomenta la colaboración en sus equipos, que da la bienvenida a la diversidad, a las nuevas generaciones, como fuente de enriquecimiento para enfrentarse juntos a este mundo cambiante.

El Modelo i4 de Neuroliderazgo diseñado por Silvia Damiano (About my Brain Institute), pone foco en el cerebro y desarrolla competencias clave para el siglo XXI: performance, colaboración, innovación y agilidad.

Es un modelo de liderazgo personal, con foco en el cerebro que da respuesta a la complejidad de un mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) con 4 de sus 16 pilares (origen del nombre 4i):

  • Integración

Tener un cerebro integrado (mente, cuerpo y cerebro) te permite estar en las mejores condiciones para desempeñar cualquier tarea.

  • Inspiración

La habilidad de gestionar nuestra energía y estimular nuestras mentes. La inspiración tiene mucho que ver con transmitir pasión, visión y confianza. La pasión libera dopamina en el cerebro.

  • Imaginación

Capacidad de mentalmente formar nuevos conceptos, ideas o patrones sin involucrar a los sentidos.

  • Intuición

Esa inteligencia insconsciente que nos va a permitir ser más competitivos a la hora de lanzar nuevos productos y servicios.

Estamos en un momento donde más que nunca se necesitan neurolíderes para inspirar, para integrar, para co-crear, para conectar equipos de distintas culturas y generaciones, para desarrollar la inteligencia colectiva dentro de las organizaciones, para ser más creativos y más intuitivos.

Si te interesa profundizar sobre este tema, no te pierdas esta Masterclass: Neuroliderazgo y transformación digital de IMF Business School.

Gemma González Andrés, CEO Konnectare Values.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School ofrece una exclusiva oferta de postgrados en tecnología en colaboración con empresa como Deloitte, Indra o EY (masters en Big Data, Ciberseguridad, Sistemas, Deep Learning, IoT) y un máster que permite acceder a la certificación PMP/PMI. Para ello IMF cuenta con acuerdos con universidades como Nebrija, la Universidad de Alcalá y la Universidad Católica de Ávila así como con un selecto grupo de universidades de Latinoamérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *