Patreon y otras plataformas para monetizar tu éxito en redes sociales

Desde los albores de internet, y sobre todo desde la irrupción de las redes sociales, incluyendo en el pack a Youtube aunque no lo sea exactamente, cómo monetizar la actividad ha sido el gran caballo de batalla para aplicaciones y creadores de contenido. Teniendo en cuenta lo difícil que es conseguir construir un canal rentable económicamente hablando de youtubers basando los ingresos en la publicidad, y también lo poco acostumbrada que está la audiencia en España por pagar por un servicio en la red, todavía hoy sigue siendo complicado dar con la fórmula, aunque hay diversos modelos como Patreon, extraídos la mayoría de Estados Unidos, que empiezan a dar sus frutos. 

El éxito de Patreon

Es bastante probable que si eres activo en redes sociales como Twitter hayas visto a distintos creadores de contenidos -Pedro Torrijos, arquitecto y divulgador cultural superinteresante, es uno de ellos- que complementan su labor divulgativa a través de una herramienta llamada Patreon. En ella, tanto él como muchísimas compañías y creadores de contenido de distintos ámbitos, han encontrado una vía para mantener su autonomía profesional y poder recibir compensación económica por su trabajo. Esta herramienta creada en el 2013 pero cuyo boom es reciente, del último año, tal y como se indica en un excepcional reportaje de El País que profundiza sobre lo que tratamos en estas líneas, es la bandera de la ola de plataforma de crowdfundings en la que se forman comunidades especializadas. 

Patreon, salvando las distancias, es algo parecido a lo que hace Twich, esa mezcla entre televisión y red social a la que los adolescentes están enganchados y que ahora, poco a poco, se está abriendo a nuevos públicos al ser potenciada como una herramienta no solo para entretenimiento gamer, sino también para la creación de contenidos de otras áreas como el arte o la música. En ella, sus ‘streamers’, muchos de ellos dueños de perfiles exitosos en Twitter e incluso Youtube, ofrecen sus contenidos a cambio de una cantidad fija al mes de cinco euros más donaciones. 

Memberful y Substrack, principales rivales

Estas dos fórmulas para monetizar el éxito en redes son ahora mismo las más conocidas. Pero hay más, y no nos referimos ni a los paquetes premium de las distintas aplicaciones de compra por internet o culturales, tipo Spotify, ni a los muros de pago que están proliferando de nuevo en el sector de los medios de comunicación, una apuesta que está por ver si es irreversible en esta ocasión -ya hubo intentos hace muchos años- y si la audiencia está por fin madura para entender que la información de calidad se debe pagar. 

A lo que nos referimos es a otras aplicaciones que proponen vías alternativas a Patreon para monetizar la repercusión online. Hay, por ejemplo, quien prefiere Memberful a Patreon, una alternativa similar que empieza a tener impacto en su nicho. Otra muy interesante, y distinta a las anteriores es Substrack, basada en el envío de newsletters diarias a comunidades que pagan por recibirlas. Y en España, se ha lanzado recientemente Suscribia, un concepto muy similar a este, y una apuesta fuerte por educar a la audiencia española en una forma distinta de consumir contenidos de calidad. Estamos, por decirlo de una forma vulgar, mal acostumbrados al haberlo tenido todo gratis durante demasiados años. 

Otra, casi la pionera de todas las herramientas basadas en cómo monetizar contenidos digitales, es Cameo, que ofrece mensajes personalizados de celebrities a las personas que paguen por ello. Sí, sí, como suena. Si quieres que le felicite a tu hijo su cumpleaños su celebrity favorita, es muy probable que la encuentres en esta app. 

Los podcast como alternativa

Además, otra fórmula de éxito son los podcasts, la gran alternativa a la radio tradicional, un maravilloso recurso para que muchos contenidos independientes de calidad puedan ver la luz. Y es algo que se puede conseguir a través de herramientas como Supercast. Otras en la misma línea son Blubrry y Libsyn

Como ves, cada vez son más las opciones que empresas y, sobre todo, creadores de contenidos independientes tienen para monetizar aquello que realizan con éxito de manera gratuita en las redes sociales tradicionales.

Enlaces de interés:

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *