Por qué el formato podcast no deja de crecer

Si no estás muy puesto en la actualidad del sector de la comunicación y las nuevas tecnologías, es posible que hayas alucinado cuando de repente has escuchado a José Coronado leerte la obra completa de ‘Sherlock Holmes’, Leonor Watling la de ‘Harry Potter’ o Michelle Jenner poniendo voz a ‘Alicia en el país de las maravillas’. No lo has soñado. Ellos y muchos más forman parte de Audible, el nuevo servicio de audiolibros y podcast que Amazon lanzó al mundo el 1 de octubre de este atípico 2020. 

Nueva forma de escuchar la radio

Se trata de un formato en el que lo importante es la voz, el audio, y cuya irrupción nos ha hecho caer en el verdadero impacto mundial del podcast, la nueva forma de escuchar la radio. Audible solo es la llave que ha abierto una puerta hacia una nueva dimensión de la comunicación y del consumo de ocio, apoyada por supuesto en el crecimiento tecnológico. El podcast no es un formato nuevo, hay que retroceder casi tres décadas para rebuscar en sus orígenes, pero no ha sido hasta el último lustro cuando ha penetrado en nuestras vidas hasta el punto de ser una alternativa fundamental en los planes de negocio de las empresas más importantes del mundo con intereses en internet, el ocio y la comunicación. 

Prueba de ello es que Spotify compró a las productoras Gimlet Media y Anchor, y Parcast, una aplicación para crear podcasts, en el año 2019. También que The New York Times es uno de los productores de audio a nivel mundial. Y por el mismo camino van gigantes como la BBC e iHeart Media, que se suman a las plataformas de audio especializadas como la mencionada Audible, que compite ya con iVoox o Sybel, además de con todas las pequeñas plataformas independientes que proliferan en todos los países, incluido España. 

Causas del auge

Entender el ascenso meteórico del podcasting no es sencillo porque depende de factores muy distintos. Uno de ellos, sin duda alguna, es la entrada en el sector de capital proveniente de compañía como las mencionadas. Además, se trata de un negocio global, con cuatro grandes mercados -Europa, Norteamérica, Asia y los países de habla hispana- y con un infinito marco de acción porque puede abarcar todas las temáticas que el creador del contenido desee abordar. Y encima afecta directamente a los hábitos de consumo no ya del presente, sino del futuro, de ahí que las grandes empresas hayan visto en el audio a la carta una manera de reinventarse y conectar con las nuevas generaciones, grandes consumidoras de contenidos ya no solo en casa, sino también en el transporte público, de viaje, y hasta en el trabajo si se lo permiten sus funciones. 

Los detalles más técnicos del ascenso global del formato podcast los detalla y explica María Jesús Espinosa de los Monteros en un artículo publicado recientemente en El País. La periodista cita algunas tendencias contemporáneas -tecnológica, económica y cultural- como otras de las razones clave para entender el boom del podcasting: “la irrupción de la voz como gran herramienta de las llamadas tecnologías sin contacto, el capitalismo de plataformas que rige la economía mundial y el florecimiento de narrativas digitales que están conformando un nuevo canon cultural”. 

En el artículo también se hace un breve repaso por la historia del podcast, asociando lo que hoy conocemos como tal al lanzamiento del iPod en 2001 por Apple con toda la razón. Aquello fue la gran apuesta por el audio digital, y de hecho, en 2004, el periodista Ben Hammersley, ya acuñó por primera vez el término podcasting en el diario The Guardian (unión de iPod y broadcasting, radiodifusión). Poco más de 15 años después, este es uno de los sectores clave a los que la comunicación, un gigante tradicional, se agarra para reformular su futuro. 

Ojalá este peso sobresaliente que el podcast está cogiendo en el sector no acabe con una de sus grandes virtudes: la libertad creativa que ofrece, su verdadera esencia.

Enlaces de interés

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *