Amazon
InicioInformaticaEmpresasPor qué triunfa Wallapop
wallapop-1 Por qué triunfa Wallapop

Por qué triunfa Wallapop

wallapop-1 Por qué triunfa Wallapop

Pocas veces se ha visto un crecimiento tan brutal en una startup en España como en el caso de Wallapop. Desde junio de 2013 cuando apareció Fleapster, la primera versión de lo que es hoy, a conquistar en dos años el mercado estadounidense y ser premiada como la mejor startup del 2015. ¿Cuáles son las claves de su éxito absoluto?

Del nacimiento al ascenso meteórico

Wallapop nació de una idea diferenciadora: convertir el clásico mercadillo que tanto gusta en España en una app. En 2013 esto no existía. Sitios web como milanuncios se dedicaban a la compra-venta directa pero todos sus esfuerzos estaban centrados en explotar la página web para ordenadores. Wallapop, en cambio, se lanzó directamente a sacarle todo el partido a los smartphones y se diferenció.

Además lo hizo mediante una novedad brillante: lo que le permitió a Wallapop dar con la tecla fue darle un valor añadido a su app a través de la geolocalización. Si Wallapop ha triunfado por algo tecnológicamente hablando es por ofertar todo lo que vende en primer lugar según la cercanía a la que esté el producto del usuario. Si después éste prefiere utilizar otro criterio de búsqueda más clásico por supuesto puede hacerlo, pero desde el primer día Wallapop le dio prioridad a la variante proximidad utilizando las virtudes de la geolocalización.

Obviamente, antes de todo el desarrollo, está esa idea exitosa inicial de recrear el mercadillo. El qué es tan brillante como el cómo. Y es que si algo gusta en España es la cultura del regateo y de la compra-venta directa sin intermediarios. Wallapop se dio cuenta de que en el mundo digital no existía la réplica y se lanzó a crearla. Por supuesto, el hecho de que sea gratuita es otro de los motivos claros de su éxito por mucho que ahora ofrezca un servicio premium.

La importancia de los ‘Millenials’

Otra de las claves fundamentales de su triunfo es que Wallapop ha sido capaz de entender la evolución de las nuevas generaciones más allá de su permanente dependencia del teléfono móvil e internet. Los millenials y también las generaciones posteriores tienen una mentalidad de consumo que tiende hacia los productos caducos. No buscan como hacen sus padres comprar algo que dure toda la vida. Se cansan rápido. Prefieren algo más barato para poder cambiarlo sin la carga moral del precio. Además, generalmente están más comprometidos con el medio ambiente, por lo que entienden la importancia de la reutilización de las cosas. Y esto, por si fuera poco, se une a que son generaciones que dan más importancia a la experiencia de la compra por delante en muchas ocasiones del producto que compran. Y Wallapop es un punto que borda ofreciendo prácticamente de todo a solo un click, permitiendo el regateo, evitando intermediarios, facilitando productos por proximidad, etc.

Por otro lado, ya sea coincidencia o no, Wallapop tuvo ese punto de suerte que toda idea necesita para triunfar. No nos referimos al éxito brutal de los libros de la japonesa Mari Kondo sobre la necesidad de deshacernos de todo lo que no nos sirve, que también, sino al cuándo se lanza la app al mercado. 2013 es aún un momento delicado económicamente por lo que cala ese mensaje en el usuario de poder obtener un dinero con el que no contaba a partir de bienes a los que ya no saca partido.

Por último, y no menos importante, además del qué, del cómo y del cuándo con factor suerte incluido, Wallapop obtiene su impulso definitivo con una excelente campaña publicitaria poco después de salir al mercado. Muchas ideas brillantes se han ido al traste por no saber venderlas, y esto es todo lo contrario de lo que hizo el portal de compra-venta por internet en abril del 2014, cuando consiguió que toda España reconociera su anuncio en tiempo récord. Se hizo viral y Wallapop pasó en nada de apenas ser conocida a ser reconocida por cualquier persona que viera la televisión habitualmente, ya fuera usuaria potencial de la app o no.

Todas las variables que llevan a un proyecto bueno al éxito o al fracaso se han alineado en el lado positivo para Wallapop a lo largo de sus primeros años de existencia. Y la verdad es que es un ejemplo empresarial porque las ideas primero y las decisiones después de sus responsables han sido en gran medida las verdaderas responsables de que hoy sea el líder absoluto de su sector y un ejemplo a seguir para cualquier startup.

Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Por qué triunfa Wallapop

Pocas veces se ha visto un crecimiento tan brutal en una startup en España como en el caso de Wallapop desde que naciera en el año 2013