¿Qué es un youtuber y cómo funciona?

Los más jóvenes los consideran sus líderes de opinión y muchos de ellos tienen mejores sueldos que la mayoría de españoles, pero la realidad es que todos aquellos que no estamos dentro de su universo desconocemos todo lo que implica ser un youtuber más allá de saber que son personas que se ganan la vida compartiendo vídeos en la plataforma a tal efecto más famosa del mundo. Por eso, para todas esas personas que lo desconocen, intentaremos desgranar qué es realmente un youtuber y cómo funciona el negocio.

Youtube como oficio

De entrada, hay que poner en contexto a Youtube para conocer su dimensión real. Basta con un dato: estamos hablando de la página más visitada después de Google. Esto explica que la aventura youtuber haya sido probada por tanta gente que ha visto una oportunidad laboral en la plataforma. Eso sí, también hay que decir que los que realmente ganan dinero con este negocio son una minoría en comparación con todos los que lo intentan, osea que no es oro todo lo que reluce. En cualquier caso, es obvio que el negocio existe y es rentable para todos aquellos que son capaces de monetizar sus vídeos.

A grandes rasgos, podemos afirmar que ser un youtuber es ser un usuario de Youtube para compartir contenido en formato audiovisual, pero esta definición está en realidad incompleta porque no necesariamente se busca el fin económico cuando se sube un vídeo, aunque cualquier persona puede inscribirse en los sistemas de pago para beneficiarse de la publicidad que se genere a partir de sus contenidos compartidos.

Qué hacer para que tu canal funcione

Aunque no existe un ‘abc’ para tener éxito como youtuber, hay una serie de cualidades que ayudan a ello. Por ejemplo, es importante crear una marca propia, de manera que todos los vídeos sean reconocibles. Para ello, hay que tener en cuenta detalles como el estilo, la temática, el ritmo o la edición, y conviene incluirlos todos juntos dentro de un canal propio y exclusivo en el que fidelizar a los usuarios a los que suscites interés.

Dentro de estas características, quizá la temática es una de las más importantes, porque está claro que en Youtube funcionan más unas cosas que otras. Los consejos sobre aspectos cotidianos, las parodias o la educación son buenas elecciones pero ninguna como los videojuegos, temática estrella de Youtube sin discusión. Más allá de esto, intenta desarrollar tu marca propia sobre pilares como la creatividad y el dinamismo, que en la mayoría de los casos son siempre fortalezas de los youtubers estrellas, que además cuidan mucho también la duración de sus vídeos, que generalmente no suelen pasar del cuarto de hora.

Cómo monetizar los vídeos

Antes de entrar en detalles de lo que necesitas para empezar a compartir contenidos con un mínimo de calidad, algo fundamental para hacerte un hueco en la red con la enorme competencia que existe, es interesante saber cómo funciona el negocio a nivel económico. Youtube endureció las condiciones de pago no hace demasiado tiempo, lo que generó polémica entre los youtubers, ya que la medida afectó tanto a los veteranos y exitosos como a los nuevos creadores de contenido que se estaban abriendo hueco poco a poco. En este link puedes encontrar todos los detalles de cómo funciona la política, pero entre otras cosas se exige que un canal tenga como mínimo 10.000 suscriptores para empezar a beneficiarse de los cobros.

Si uno echa cuentas con las condiciones -aproximadamente, dependiendo de algunas variables, se pueden cobrar uno o dos euros por cada 1.000 visitas– en mano se da cuenta de que es necesario tener un enorme volumen de visitas para poder vivir de Youtube, de ahí que el porcentaje, en España, de youtubers profesionales a tiempo completo sea bajo. No es tan sencillo porque además la sartén por el mango la tiene siempre Youtube, que es el gigante en este caso que permite ser el vehículo del éxito para todos los youtubers.

Contenidos de calidad

Una vez aclarado el aspecto económico, conviene explicar también que no vale con grabarse en el móvil y subirse a la plataforma para tener éxito. La calidad de los contenidos es importante, por lo que es necesario hacer las cosas bien. Por eso los youtubers invierten en un buen material, sobre todo a medida que ven que sus contenidos empiezan a tener notoriedad. Una cámara de calidad es importante, pero no lo es menos el trípode o pie de cámara para tener imagen fija en caso de no grabarte delante del ordenador; es básico incluso aunque quieras usar a veces otro tipo de recursos donde la inestabilidad se aprecie.

El sonido y la iluminación son también aspectos fundamentales que se deben cuidar. El primero se mejora con micrófonos externos o grabadoras externas que eviten tener que grabar con el micro interno de las cámaras, mientras que la segunda es importante tener algunos conocimientos audiovisuales para saber cómo tratarla y sacar el máximo partido. Hay herramientas, de pago obviamente, que ayudan al youtuber a crear un miniestudio en el que grabarse con mucha mejor iluminación.

Por último, es importante saber manejar los programas de edición, si bien en este caso puedes empezar a usar alguna versión gratuita. Dependiendo de tus necesidades y presupuestos tendrás que invertir también en las versiones premium, de pago, que siempre ofrecen muchas más opciones para mejorar el producto final.

A partir de aquí, si manejas bien la parte audiovisual ya solo necesitarías crearte una cuenta en la plataforma de Google, a la que pertenece Youtube, y en tu canal empezar a colgar los contenidos. La periodicidad de los mismos, crear una buena red de colaboraciones con otros youtubers o escoger bien las etiquetas y el título de los contenidos son otros aspectos que pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso además de todos los consejos que ya expusimos en la primera parte del texto.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *