Amazon
InicioTendenciasSpotify cumple 10 años: así ha evolucionado
spotify Spotify cumple 10 años: así ha evolucionado

Spotify cumple 10 años: así ha evolucionado

Hoy los más jóvenes no pueden entender que sus padres o abuelos tuvieran que esperar atentos en la radio para que, de vez en cuando y con mucha suerte, pudieran escuchar sus canciones favoritas. Ni siquiera comprenden cómo funcionaba un walkman o un discman y qué es eso del casete. Y mucha culpa de ello la tiene Spotify, una de las herramientas tecnológicas que ha traspasado los límites con los que fue concebida incluso. Porque no es solamente una aplicación para escuchar música a la carta de forma legal, combatiendo la piratería, sino que es una herramienta que ha cambiado las necesidades de la sociedad y su forma de consumir. Spotify cumple 10 años en el mercado y puede hacerlo orgullosa de estar presente en el día a día de millones de personas que no dudarían en elegirla como uno de sus recursos imprescindibles.

El origen de Spotify

El 7 de octubre de 2008 vio la luz en Europa Spotify. Una década ha pasado. Pertenece a una de las generaciones más exitosas de la era digital porque en su mismo año nacieron Chrome, Google o App Store entre otras aplicaciones y herramientas sin las cuales no se podría explicar la vida digital en los tiempos que corren. Dos años antes, en 2006, se dio forma al proyecto Spotify, que tardó mucho en salir a la luz porque las negociaciones con las compañías discográficas por los derechos de las canciones fue lento y complejo. Visto de la lejanía incluso parecen pocos dos años teniendo en cuenta que éstas no sabrían nada acerca de lo que pretendía ser Spotify en tiempos, para colmo, en los que la piratería en la industria musical estaba a la orden del día.

Los fundadores fueron Martin LorentzonDaniel Ek, este segundo es un empresario de origen sueco apasionado por la informática y la música, considerado un auténtico niño prodigio del marketing digital y de las inversiones, ya que con 16 años era dueño de Advertigo, compañía que vendió a Tradedoubler, una empresa fundada por el primero de los nombrados, quien es el otro gran factor que dio lugar al germen del que nació Spotify.

Ambos fueron desarrollando el proyecto, al que bautizaron con un nombre que no tiene un claro origen, si bien parece que fruto simplemente de una confusión, que estuvo muy vinculado al PC ya que la banda ancha de la época no era suficiente para emitir música en streaming. Por este motivo se unió a la marca Ludvig Strigeus, creador de uTorrent, programa especializado en compartir archivos minimizando los recursos del ordenador utilizados. El resultado fue que de entrada, en octubre de 2008, sus primeros usuarios ya pudieron escuchar millones de canciones sin tener que descargarlas, incluso de grupos menos conocidos, lo que fue también una de sus fortalezas ya que arrastró a un amplio sector de la música que era menos comercial.

La modalidad elegida era freemium, ya que permitía escuchar las canciones gratis con anuncios entre ellas. La elección resultó ser todo un éxito porque el impacto fue sobresaliente en la audiencia de los países donde comenzó a consumirse -Suecia, Finlandia, Noruega, Reino Unido, Francia y España- hasta el punto de generar la necesidad de por vida de escuchar música a la carta y al instante.

Crecimiento ejemplar

Pese al éxito inicial, las dudas eran realistas y fundadas porque era una novedad tan grande para el sector que no se sabía muy bien si le ayudaría o acabaría con él. Esto es lo habitual ante cualquier cambio, ya que siempre aparecen voces conservadoras y otras más abiertas al progreso. En cualquier caso, lo que sí era una incógnita es cómo podría monetizar Spotify sus servicios. De entrada, dio un gran paso en 2009 con el lanzamiento de su app para smartphone, que dio paso a una oferta Premium, muy similar a la actual, conocida por todos, que permite escuchar música ilimitada, exenta de publicidad e incluso sin conexión a internet a cambio de una tarifa mensual fija.

Hoy se puede analizar la cronología de Spotify como un crecimiento ejemplar porque cada paso que dio fue un acierto. El siguiente, dado que todavía en PC la modalidad gratuita no tenía límites, fue precisamente acotar el tiempo máximo que podía utilizarse ésta, vendiéndolo además como una muestra de compromiso y solidaridad para con la industria musical, muy afectada por la piratería. Spotify pasó de este modo a ofrecer 20 horas mensuales de escucha en su versión gratuita, lo que poco a poco aumentó el número de suscriptores de pago que ya no podían vivir sin las comodidades y facilidades que les proporcionaba la herramienta sin límites de ningún tipo.

Sin embargo, el camino para Spotify no había hecho más que empezar. Había encontrado una forma de rentabilizar sus servicios pero quedaban retos por delante, sobre todo conquistar el mercado estadounidense. Esto no ocurrió hasta 2011, fecha en la que las discográficas norteamericanas, todavía con el fenómeno Napster -plataforma de intercambio de música entre usuarios sin coste- muy reciente, se lo permitieron. Además, Apple tampoco veía con buenos a Spotify porque era una competencia amenazadora para iTunes.

La solución que encontró Spotify fue la de abrir su API y convertirse de este modo en plataforma abierta, algo que era ya tendencia en internet por aquel entonces gracias al empuje de Google. Este paso permitía que terceras partes integraran servicios de manera que se añadieran nuevas funcionalidades para el cliente final. Un acuerdo publicitario con Coca-Cola fue el detonante definitivo que abrió las puertas del paraíso americano a Spotify, que además poco después pasó a ser compatible con BlackBerry y Android, esto ya en el verano de 2012.

Objetivo: expansión

Hasta el año 2014 los objetivos de Spotify fueron su expansión por un lado y afianzar por otro lado su imagen de marca donde ya operaba. Pero a partir de este momento, una vez cumplidos ambos objetivos iniciales, se centró en desarrollar su interfaz, que sufrió mejoras sobresalientes que, con apenas algunos retoques puntuales, es la que podemos disfrutar hoy en día.

12 años después de que Ek y Lorentzon se pusiera en marcha y tras 10 años de operaciones efectivas, la marca Spotify tiene su salud más fuerte que nunca, hasta el punto de que salió a bolsa este mismo año. Cuenta con más de 180 millones de usuarios activos alrededor de todo el mundo y casi la mitad de los mismos son Premium; es decir, pagan por los servicios que ofrece.

Este dato es clave porque no hace demasiado tiempo estaba en torno al 25%. Los 100 millones de usuarios de pago serían un impulso magnífico para la compañía, que sigue inmersa en la lucha por ser económicamente rentable y de ello depende en gran medida que sigan aumentando sus clientes premium. Da la sensación, a juzgar por la tendencia de los números, que todas esas bocas, expertas y no tan expertas, que se han atrevido a pronosticar su fracaso a lo largo de estos años tendrán que callarse definitivamente.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Spotify cumple 10 años: así ha evolucionado

Hoy los más jóvenes no pueden entender que sus padres o abuelos tuvieran que esperar atentos en la radio para que, de vez en cuando y con mucha suerte, pudieran escuchar sus canciones favoritas. Ni siquiera comprenden cómo funcionaba un walkman o un discman y