Amazon
InicioRedes SocialesTwitter en la era de Trump
Twitter-y-trump Twitter en la era de Trump

Twitter en la era de Trump

Twitter-y-trump Twitter en la era de Trump

En el año 2008 Barack Obama ganó las elecciones a la Presidencia de Estados Unidos gracias, entre otras cosas, a un eslogan magnífico: “Yes we can”. En aquel momento, se habló de una campaña que había cambiado para siempre el panorama político mundial porque estaba diseñada por jóvenes que habían comprendido perfectamente lo que estaba ocurriendo en la sociedad americana en ese momento. Tan solo 8 años después, aunque pareciera un siglo, el opuesto a Obama, Donald Trump, le sustituyó al frente de la Casa Blanca. Nadie podía esperar dos legislaturas antes por muy jóvenes que fueran que, en gran parte, una red social iba a tener la culpa: Twitter.

La influencia de Twitter en la campaña presidencial de Trump

En el año 2008 Twitter estaba arrancando su andadura. Un camino que avanzó a la velocidad de la luz tras su nacimiento. El éxito fue rotundo en sus primeros años, prácticamente en paralelo al éxito de Barack Obama curiosamente, si bien no tenían demasiado en común porque su estrategia política no contaba por aquel entonces con Twitter como herramienta principal de comunicación. Sin embargo, la red social de pajarito se estancó en los años siguientes, quedando como una herramienta con muchos seguidores fieles pero con poca capacidad de enganchar a otros usuarios. Tanto es así, que incluso hoy en día sigue teniendo ese problema de captación y por lo tanto de crecimiento si lo comparamos con otras redes sociales como Instagram.

Uno de esos fieles era ya por aquel entonces Donald J. Trump, magnate de los negocios norteamericano y republicano llevado al extremo que dejaba perla tras perla en su perfil creado en 2009 pero obviamente sin demasiada repercusión informativa. A día de hoy la red social tiene un motivo para la esperanza gracias a este perfil ya que, aunque los números quizá no lo reflejen, el valor de Twitter ha repuntado gracias a la importancia que ha tomado al ser el principal altavoz y medio de comunicación del Presidente de los Estados Unidos de América.

Twitter es una fuente informativa interesante para cualquier profesional de la información. Desde su creación así lo fue. En las redacciones y smartphones de los periodistas prácticamente de todo el mundo una de las pestañas abiertas de sus navegadores era Twitter. Sin embargo, la nueva dimensión que esto ha adquirido gracias a Trump es algo que jamás nadie, seguramente ni dentro de la propia empresa californiana, esperaba.

El altavoz de Trump

El empresario norteamericano siempre ha creído en Twitter como su principal altavoz. De hecho, su relación con la mayoría de medios de comunicación es nefasta y si por él fuera no daría ni una sola rueda de prensa. El perfil de Twitter de Trump es hoy el lugar en el que se hacen declaraciones de Estado exclusivas. Y es que Trump está convencido de que sin sus tuits jamás habría llegado a ganar las elecciones, como le reconoció al Financial Times este mismo año en una entrevista.

Tan grande es el debate en Estados Unidos de si Twitter fue clave en la victoria de Trump que el cofundador de la red social, Evan Williams, pidió disculpas por ello en un discurso en la Universidad de Nebraska. No se sabe muy bien si Williams realmente sentía esas disculpas. Probablemente sí como persona pero quizá no tanto como empresario, porque la realidad es Trump está devolviendo a Twitter todo lo que éste le dio a él.

Ahora mismo, Trump ya ocupa el Despacho Oval, por lo que no necesitaría a Twitter para nada. Sin embargo, el Presidente sigue utilizando su perfil en la red social como su principal forma de comunicación con el mundo, convirtiendo a Twitter en necesidad para los periodistas de política de todo el mundo y lo que es mucho mejor en cuanto a repercusión mundial, para las principales bolsas de valores del planeta. No hay empresa que cotice en bolsa ni broker que no esté pendiente de lo que diga el Presidente de los Estados Unidos, y en estos momento, eso pasa por su perfil de Twitter.

Tuit Twitter en la era de Trump

Tal es la vinculación de Trump con Twitter que basta con poner en el buscador de noticias de Google ambos términos juntos para comprobarlo. En medio segundo desde que haces clic en “intro” para hacer la búsqueda, te aparecerán unas 272 millones de resultados.

Y lo mejor para Twitter es que el “efecto Trump” no se limita a su cuenta. La cualidad caricaturesca de Trump es más que evidente, lo que unido a la abundancia en Twitter de críticos de cualquier cosa y personas con mucho sentido del humor y creatividad, no podía tener nada más que una consecuencia: Donald J. Trump es el trol número 1 de Twitter.

Las cuentan que parodian al Presidente son muchísimas, algunas con más éxito que otras, y los memes, bromas y burlas sobre Trump se cuentan por miles en la red social. Seguro que cualquiera que esté leyendo estas líneas, tenga perfil de Twitter o no, ha visto más de un tuit de la cuenta @TrumpDraws, que tiene medio millón de seguidores.

Trump-Draws Twitter en la era de Trump

En definitiva, es tan cierto que Twitter fue una de las principales catapultas de Trump hacia la presidencia de los Estados Unidos al colocarse como centro de la opinión pública gracias a muchos de sus tuits, como que el juego que da Trump a Twitter en estos días es uno de sus principales valor actualmente, y más aún con ese problema de captación del que hablábamos al principio que lleva sufriendo unos años la compañía con sede en San Francisco.

Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Twitter y Trump, una sorprendente alianza en la Casa Blanca

Nadie podía esperar la alianza de Twitter y Trump en esta nueva etapa en Estados Unidos tras la salida de Barack Obama en la Casa Blanca