Inicio » EERR » El palo de hockey energético

El palo de hockey energético

imagen hockeyLa evolución del consumo energético en las diferentes etapas históricas de la civilización humana se asemeja a un palo de hockey. La comparación con la forma del palo de hockey indica que, inicialmente, durante un extenso periodo de tiempo, el consumo energético satisfizo exclusivamente las necesidades metabólicas de la población humana: el mango o stick. En los últimos siglos, sin embargo, la voraz explotación de los hidrocarburos ha elevado exponencialmente el consumo energético de la sociedad agro-urbano-industrial: la pala.

En los albores de la civilización, los grupos humanos satisfacían sus necesidades energéticas en una estructura social conocida como sociedad cazadora-recolectora, caracterizada por la movilidad de sus miembros para la búsqueda de alimentos. El consumo energético de estas sociedades era aproximadamente de 2.000 a 2.500 kilocalorías al día, una energía comparable al empleo de una bombilla de entre 100 y 120 vatios durante 24 horas. Se estima que durante 2 o 3 millones de años el hombre primitivo consumió la energía de una bombilla incandescente encendida todo el día. Hace quinientos mil años, el control del fuego por parte de las sociedades cazadoras-recolectoras permitió duplicar su consumo energético gracias al aprovechamiento de la energía exosomática solar concentrada en la biomasa recolectada.

El establecimiento de las sociedades agrícolas y la aparición de las primeras urbes hace unos diez mil años implicaron un nuevo incremento en el consumo energético debido a la fabricación de herramientas metálicas e instrumentos de labranza. La invención de la rueda, el empleo de tracción animal y el aprovechamiento de la energía eólica en la navegación aumentaron el consumo energético por persona hasta 500 vatios.

A mediados del siglo XVIII, se inició en Inglaterra la Revolución Industrial, un periodo caracterizado por la mecanización de diversas actividades económicas como la agricultura, el transporte, la producción industrial de bienes y el empleo a gran escala del carbón y el petróleo. El consumo energético en los países industrializados alcanzó un valor equivalente a los 3.500 vatios; 35 veces el consumo del hombre primitivo.

La aparición de los ordenadores y de Internet, el avance de complejos sistemas de telecomunicación y las innovaciones científico-tecnológicas han condicionado la aparición en las últimas décadas de la denominada sociedad posindustrial. El homo sapiens, evolucionado a homo tecnologicus, consume actualmente una cantidad de energía 120 veces superior a la consumida por el hombre cavernícola.

Satisfacer la insaciable voracidad energética del homo tecnologicus es el desafío más acuciante de la humanidad.

Dr. Alberto Ríos Villacorta
www.albertorios.eu

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
Alberto Ríos
Alberto Ríos es Ingeniero Eléctrico especializado en Sistemas y Redes Eléctricas por el Instituto Politécnico de Bielorrusia, Máster en Energías Renovables por la Universidad Europea de Madrid, Doctor Ingeniero Industrial por la Universidad Carlos III, actualmente trabaja como Profesor Adjunto en la Universidad Europea de Madrid. Alberto Ríos colabora habitualmente con IMF Business School como autor de material didáctico y revisor técnico en las áreas de Energías Renovables y Eficiencia Energética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


El palo de hockey energético: consumo de energía en los últimos años

La evolución del consumo de energía en las diferentes etapas históricas de la civilización humana se asemeja a un palo de hockey energético.