Inicio » Actualidad laboral » La observación II

La observación II

Etapas de la observación planeada

Hoy vamos a seguir con este tema de interés dentro del master oficial en prl  , no sin antes desearos un FELIZ Y PRÓSPERO 2014.

Para aplicar correctamente la técnica de la observación es necesario cubrir una serie de etapas, la primera de las cuales es la de diseño y preparación: habrá que decidir qué tareas, qué personas o puestos de trabajo se han de observar, quiénes han de hacerlo, de qué modo y con qué medios, y cómo habrá que programar las distintas etapas.

Es importante que tanto los observadores como los observados conozcan el sistema de observación y el objetivo de la misma, para que todos puedan entender y asumir sus ventajas, y para que no sea visto como mecanismo punitivo y de fiscalización.

 Selección del fenómeno a observar

La primera consideración para aplicar esta técnica consiste en determinar con exactitud el objeto de la observación.

Se trata de definir con la mayor precisión posible, y sin ambigüedades, qué es lo que se va a observar, proporcionando definiciones operacionales de las variables que se desea medir. En la selección del fenómeno a observar, es fundamental:

 

  • Tener en cuenta que el fenómeno debe ser observado en toda su amplitud, procurando fundamentalmente no omitir datos que puedan ser esenciales para la investigación.
  • Jerarquizar debidamente el fenómeno de acuerdo con la importancia relativa de cada una de sus partes, evitando dar excesiva importancia a los detalles puramente accidentales o marginales, y dando preferencia a los hechos centrales y básicos.

Es imposible recoger todos los detalles de una situación de trabajo, lo que hace necesario seleccionar los aspectos más interesantes de la situación.

Recogida de datos

Una vez decidido qué es lo que se va a observar, se procede a la recogida de datos. En teoría, el momento en el que el observador debe tomar notas debería ser el lugar y el momento en el que ocurren los hechos o situaciones observadas, para así conseguir un mínimo de desviación y de distorsión debido a los posibles errores de memoria.

Sin embargo, existen muchas situaciones en las cuales no es posible realizar las anotaciones in situ, por ejemplo, cuando esas observaciones pueden perturbar la naturalidad de la situación, pueden provocar sospechas en la persona observada, pueden interferir en la calidad de la observación, o porque, si el observador divide su atención entre observar y escribir, podría fácilmente perder aspectos significativos de la situación.

En cualquier caso, en esta segunda fase de la observación, es necesario seguir una serie de pautas, entre las que se destacan las siguientes:

 

  • Concentrarse y prepararse para la observación. La observación de una situación de trabajo no ha de hacerse de forma simultánea con otras actividades, sino que habrá que dedicarle un tiempo en exclusiva. Además, siempre es necesario que el observador prepare previamente la observación.
  • Eliminar distracciones o interrupciones. Mientras se lleva a cabo la observación, la tarea observada no debería ser interrumpida, y debería evitarse todo aquello que pudiera provocar alteraciones en la misma. Además, es recomendable anunciar a la persona afectada que va a ser observada, y no hacerlo nunca a escondidas.
  • Recordar lo visto. La observación requiere del observador un esfuerzo de atención para retener mentalmente lo que ve. Aunque se puede utilizar un guión como ayuda, como ya se ha comentado, hay que tener cuidado, porque éste puede convertirse en una interferencia si se pretende observar la situación y cumplimentar el guión de forma simultánea. Por ello, es recomendable marcar sólo algunas cuestiones del formulario, para cumplimentarlo una vez finalizada la observación.
  • No dejarse condicionar por ideas preconcebidas. Las ideas preconcebidas sobre la persona o la tarea a observar pueden constituir una limitación de la capacidad observadora del investigador, ya que la interpretación objetiva de la realidad requiere una actitud abierta por parte del observador.
  • Estandarizar la información. La recogida de datos ha de hacerse de modo sistemático y controlado, sabiendo en todo momento lo que se observa y por qué se observa, y ordenando los datos a medida que se van recogiendo.

Se recomienda registrar la información obtenida a través de la observación de forma concisa y estandarizada. Esta estandarización es necesaria para que los datos puedan servir en futuros trabajos, y para que sean comparables con otras investigaciones, pero la estructuración del proceso de observación no es indispensable ni absoluta: admite distintos grados, e incluso podría no existir.

 

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Avatar
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


La observación II