LOS RIESGOS DE LAS OBRAS CIVILES

Las Obras Civiles tienen unos condicionantes y características que las diferencian de la Edificación, tanto en riesgos como en siniestralidad y por tanto en prevención. Por ello, la aplicación de la LPRL, sus Reglamentos derivados, y en particular, el Real Decreto 1627/1997 sobre Seguridad en Obras de Construcción requiere, en el caso e las Obras Civiles, especial atención a determinados aspectos de la legislación citada, sin olvidar además la legislación sobre productos, equipos e instalaciones derivadas del Ministerio de Industria, dado que los medios que se utilizan en este tipo de obras difieren en muchos casos de los utilizados en Edificación.

Profundizando en lo anterior, una relación no exhaustiva de los tipos de Obra Civil que son habituales puede ser la siguiente:

Carreteras, autopistas y autovías.

Calles.

Caminos.

Ferrocarriles.

Gasoductos.

Oleoductos.

Canalización de aguas.

Túneles

Aeropuertos

Obras marítimas

Presas

Puentes

EDAR Y ETAP

Grandes obras de fábrica

. Colectores

En estos tipos de obras se pueden citar una serie de características específicas como:

Grandes movimientos de tierras, desmontes, terraplenes, vaciados, zanjas, pozos, galerías, vertederos.

Cimentaciones especiales en tierra, ríos, incluso mar.

Puesta en obra de hormigón, en cantidades y volúmenes considerables, lo que implica manejo de grandes encofrados y armaduras.

Encofrados deslizantes y trepantes.

Fabricación, acopios, movimientos y puesta en obra de elementos prefabricados pesados y de grandes dimensiones.

Lanzamiento de vigas de gran longitud y peso, apeos y cintas de grandes dimensiones.

Explotación de canteras, instalación de plantas de machaqueo, clasificación de áridos, aglomerados, etc.

Utilización de maquinaria pesada de movimiento de tierras, dumpers, camiones, grúas de gran potencia, tolvas…

Creación de accesos y caminos provisionales.

Señalización propia de la obra.

Productos y sustancias especiales.

Radiografías de soldaduras y controles con equipos radiactivos.

Todo ello se suele desarrollar en zonas no urbanas o, a veces, en sus proximidades, pero en general en campo abierto con condicionantes como:

Difícil accesibilidad desde vías públicas.

Interferencias con vías públicas.

Interferencias con carreteras, caminos, ganado, ríos, ferrocarriles, líneas eléctricas de media, baja y alta tensión, líneas aéreas, líneas telefónicas aéreas y subterráneas…

Intemperie con sus características específicas en cada caso, lluvia, nieve, viento, frío, calor y demás factores atmosféricos adversos.

 

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Avatar
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


LOS RIESGOS DE LAS OBRAS CIVILES