Inicio » Ciberseguridad » La dark web: mitos y verdades

La dark web: mitos y verdades

La Dark Web es un concepto que se suele relacionar de forma directa con el cibercrimen, el narcotráfico o la venta de armas, pero transciende más allá de estos términos.

Para poder comprender la Dark Web y todo lo que esta engloba, resulta útil antes entender las distintas partes de las que se compone la red, desde su sección más accesible hasta la más oculta.

El contenido accesible en Internet, es decir, todo aquello que se puede encontrar a través de buscadores tradicionales como Google, Mozilla o Bing, se denomina la Surface Web o Clearnet.

Esta parte de Internet la utilizamos diariamente como usuarios, y a pesar de que nos pueda parecer inmensurable, se calcula que se corresponde tan solo con un 10 % de todo el contenido en la red. Pero entonces, ¿dónde se encuentra el 90 % del contenido restante?

Ese 90 % restante se corresponde con la Deep Web. Y aunque a veces se relacione la Deep Web con la parte oculta e ilegal de Internet, la mayoría del contenido que esta alberga es legítimo.

Diferencias entre Dark Web y Deep Web

Se podría definir la Deep Web como todo aquello a lo que no se puede acceder públicamente en Internet. Esto es, por ejemplo, todos los archivos que están almacenados en la nube, los correos electrónicos, las cuentas del banco, o simplemente páginas que no están abiertas al público pero que no incumplen ninguna normativa.

No obstante, dentro de la Deep Web, hay un pequeño fragmento oculto, al que solo se puede acceder con un navegador especial como TOR, ZeroNet o Freenet. Se corresponde tan solo con el 0,1 % de la Deep Web y es conocida como la Dark Web.

Como resumen y para entender todo lo que engloba Internet de forma más ilustrativa se podría emplear la siguiente analogía: si Internet fuera un iceberg, la parte visible (que es mucho más pequeña que aquella sumergida bajo el mar), sería la Surface Web. Por el contrario, la Deep Web sería toda la parte oculta del iceberg que se encuentra sumergida y no puede ser visualizada a simple vista.

Dentro de la Deep Web, una pequeña porción del hielo sumergido constituiría la Dark Web. Por tanto, todo lo que se encuentra en la Dark Web forma parte también de la Deep Web, pero no todo lo que contiene la Deep Web se encuentra en la Dark Web.

Qué información hay en la Deep Web y en la Dark Web

Como hemos visto, la Deep Web y la Dark Web son conceptos que están relacionados, pero son distintos. Sin embargo, estas dos ideas se han empleado erróneamente como sinónimos.

A diferencia de lo que mucha gente cree, la mayoría del contenido que se encuentra en la Deep Web no es fraudulento y todos, en algún momento, accedemos a ella: cuando entramos en nuestra bandeja de correo electrónico personal, al acceder a una plataforma con contenido de pago, etc.

En cambio, tan solo unos pocos internautas han accedido alguna vez a la Dark Web. Y a pesar de las leyendas que giran en torno al Internet oscuro, no todo el contenido que podemos encontrar en la Dark Web es ilegal, ya que en ella se encuentran muchos blogs, foros, servicios de mensajería… ¡e incluso librerías online!

Aunque también es cierto que algunas páginas de la Dark Web están dedicadas a actividades fraudulentas, como la venta de armas, de sustancias ilegales, pornografía infantil, etc.

Cómo se puede navegar por la Dark Web

La forma de transferir información en Internet tradicionalmente es directa. Es decir, si queremos acceder a una web desde un ordenador, este se conectará de forma directa a sus servidores. Pero si alguien intercepta el paquete de datos mientras se está enviando, sabría perfectamente su lugar de origen y de destino.

Sin embargo, los navegadores de la Dark Web funcionan de manera distinta. Por ejemplo, TOR, el navegador “oscuro” más empleado, usa una técnica llamada Onion Routing. A través de este método, los datos se envían por un camino no directo por medio de diferentes nodos.

Primero, el mensaje es cifrados por capas, como las de una cebolla, y a continuación se envía el paquete al primer nodo de la ruta, que lo descifra y envía el resto del paquete al siguiente nodo, que realiza la misma acción. Y así sucesivamente. Por esto, la velocidad al navegar en TOR es mucho más lenta que al navegar en la red visible.

Sin duda, lo que aporta este método de navegación es más seguridad y privacidad, ya que sólo el primer y el último nodo saben el origen y el destino del paquete. Sin embargo, no es un método inquebrantable, porque con conocimientos muy técnicos se podría saber el origen y el destino de la información.

Por qué se creó la Dark Web

A diferencia de lo que cuentan muchas leyendas sobre el origen y la finalidad de la Dark Web, esta no se creó como un mercado negro online. La Dark Web fue creada a principios del siglo XXI por el Gobierno de los Estados Unidos para intercambiar información entre las agencias de inteligencia de manera anónima y así proteger documentos de alto secreto.

La idea era cambiar el modo de enrutado tradicional de Internet para garantizar el anonimato y la libertad de expresión.

De hecho, actualmente sigue siendo un medio empleado por los servicios de espionaje de los gobiernos. Pero también es frecuentemente utilizado por activistas políticos con el objetivo de escapar del control y de la censura de sus países. Un caso mundialmente conocido fue el de Edward Snowden, que utilizó TOR para compartir con la prensa internacional documentos clasificados de la CIA.

¿Es ilegal navegar por la Dark Web?

Aunque sí es cierto que en algunos países el uso de este tipo de navegador está prohibido debido a las restricciones de información y a la censura, en el caso particular de España, la legalidad o no del acceso a la red oscura dependerá del uso que se le dé.

 ¿La Dark Web solo tiene fines maliciosos?

La Dark Web no es mala por naturaleza. Se trata de un método para divulgar información de forma anónima y sin censura. Y, de hecho, se podría decir que es un gran ejemplo de un derecho humano fundamental: la libertad de expresión y de información.

Por eso en ella podemos encontrar periódicos y redes sociales que permiten dar voz a ciudadanos de países que sufren censura. Sin embargo, debido a sus características descritas anteriormente, también sirve de escondite para criminales. Es por ello que también los organismos encargados de hacer cumplir la ley están presentes en la Dark Web.

Como se ha mencionado anteriormente, la Dark Web no es mala por naturaleza ni tuvo un origen ilegal, sino todo lo contrario. Pero el uso que le han dado las personas a esta herramienta es lo que ha llegado a convertirla en un lugar con una fama cuestionable y oscura donde se llevan a cabo acciones ilícitas que han ayudado a alimentar el mito y el misterio a su alrededor.

Carlota Huete Salazar, analista de concienciación en ciberseguridad en Deloitte.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School ofrece una exclusiva oferta de postgrados en tecnología en colaboración con empresa como Deloitte, Indra o EY (masters en Big Data, Ciberseguridad, Sistemas, Deep Learning, IoT) y un máster que permite acceder a la certificación PMP/PMI. Para ello IMF cuenta con acuerdos con universidades como Nebrija, la Universidad de Alcalá y la Universidad Católica de Ávila así como con un selecto grupo de universidades de Latinoamérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


La dark web: mitos y verdades

La Dark Web es un concepto que se suele relacionar de forma directa con el crimen, el narcotráfico o la venta de armas, pero transciende más allá.