Aterrizando. Consejos para combatir el Estrés Postvacacional.

Volver a nuestro trabajo tras las vacaciones supone toda una odisea. Nuestra cabeza está todavía en aquel lugar pardisíaco que hemos dejado atrás en el descanso. Tenemos que volver a la dura realidad de nuestro entorno laboral y sin quererlo aflora ese viejo amigo llamado “estrés postvacacional“, trastorno psicológico que ,según dicen, afecta a un 57%, o lo que es lo mismo, a 1 de cada 3 trabajadores.

Según diversos psiquiatras, los síntomas suelen ser: apatía, cansancio, bajo estado de ánimo, hostilidad e irritabilidad, melancolía y nostalgia por el tiempo vacacional. Esta disforia suele durar unos 15 días, pero si la situación sigue persistiendo pasado un mes, el problema puede llegar a ser serio y derivar en un cuadro sintomático de Síndrome de Burnout.

El estrés postvacacional no sólo influye al trabajador de manera negativa, también lo hace con la estructura de la organización. Afecta al clima organizacional generando ambientes irritantes. Además es mucho más nocivo en las PYMES: en primer lugar, por la evidente diferencia de recursos y, en segundo lugar, por el posible efecto “contagio” entre la plantilla de trabajadores. ¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

  • Consejos para la empresa:

– No es recomendable empezar exigiendo a los trabajadores el 100% de su rendimiento.

– Es recomendable seguir alargando la jornada continua hasta la primera quincena de septiembre, para facilitar la adaptación de los trabajadores.

– En las primeras semanas es recomendable aprovechar el tiempo en la planificación y planteamientos de los objetivos para el resto del año por parte de la dirección.

  • Consejos para el trabajador:

– Es imprescindible afrontar la vuelta con optimismo y no dramatizar. Es cuestión de afrontar la realidad, no de ir al médico.

– Extraer lo positivo del trabajo “dignificando nuestra nueva situación”. Hay que reinterpretar nuestro trabajo como el medio que nos garantiza poder permitirnos el viajar en nuestras vacaciones.

– Considerar nuestro primer dia como un día de trabajo más quitando toda percepción de fastidio.

– Alejarse todo lo posible de los “mártires”, “cenizos ” y demás pesimistas laborales.

– Es muy importante reincorporarse al trabajo de forma escalonada, dejándonos días libres de disfrutar para poder hacerlo durante nuestro mes de reincorporación en septiembre.

– Intenta no volver a tu puesto laboral un lunes, ya que el tener la primera semana en la que te reincorporas a tu puesto laboral por entero hace que tengas una percepción cognitiva de “cuesta arriba”. Procura incorporarte a mediados de semana.

The following two tabs change content below.
Avatar

Yojana Pavón

Psicóloga y Diplomada en estudios avanzados de doctorado en Psicología Diferencial y del Trabajo por la Universidad Complutense de Madrid.Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales (Instituto Madrileño de Formación)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *