Amazon
InicioLiderazgo24 lecciones de gestión empresarial que aprendí en una cancha de baloncesto
lecciones-baloncesto 24 lecciones de gestión empresarial que aprendí en una cancha de baloncesto

24 lecciones de gestión empresarial que aprendí en una cancha de baloncesto

 

Llevo practicando deporte de equipo desde que tengo uso de razón. En su momento lo hice por juego, por disfrutar  con mis compañeros de colegio, por diversión o a veces por prescripción médica. Ahora de adulto, no dejo de agradecer cada lección de vida que aprendí del deporte; forja de carácter y ayuda diaria en el quehacer profesional. Estas son las lecciones de gestión empresarial que aprendí en la cancha de baloncesto.

ad1
  • Aprendí a respetar a mis superiores, cada vez que me ¨mordía la lengua¨ para no contestar a un exigente entrenador.
  • Aprendí a apoyar a mis compañeros, cuando les hice un bloqueo para que ellos metieran la canasta.
  • Aprendí a no rendirme, cuando el cuerpo me decía basta y la cabeza le imponía que debía de seguir en la cancha.
  • Aprendí a asumir riesgos, cuando pese a no tener buena posición lo intente y tire, para no regalar la bola  al contrario.
  • Aprendí humildad, cada vez que perdí un partido, incluso contra rivales a las que no consideraba mejores que yo.
  • Aprendí a comunicar cuando di ese voz  a mis compañeros, para avisarles  que un atacante venia por la espalda.
  • Aprendí a superarme, cada vez que volví a la cancha después de una lesión
  • Aprendí autocontrol emocional, controlando ese codo que deseaba responder a la agresión de un contrario.
  • Aprendí a vencer la timidez, cuando  pese a la vergüenza salía a jugar  estando ese chico que me gustaba y abrumaba.
  • Aprendí a no dejarme influir por la presión, evitando que me influyeran los pitidos al   tirar esa personal  definitiva.
  • Aprendí a pedir perdón, al disculparme frente a mi equipo tras fallar el tiro que nos hubiera dado  la victoria.
  • Aprendí a intentarlo de nuevo en ese mal partido en el que pese a que  no entraba nada, había que continuar y aportar Valor.
  • Aprendí a darlo todo pese a estar ya agotada   tuve que hacer un último sprint para tratar de detener un contraataque.
  • Aprendí coraje cuando mi responsabilidad era parar a ese jugador más fuerte y técnico que yo.
  • Aprendí a compartir; derrotas, victorias, jugadas, estrategias, porque ningún jugador es tan bueno como todos juntos.
  • Aprendí a enterrar mi ego, porque; ni los éxitos ni los fracasos era solo míos,  todo era de todos.
  • Aprendí que no hay rival pequeño, y que todos merecen ser considerados.
  • Aprendí gratitud; a mi coach, por enseñarme, a mis compañeras, por compartir, al árbitro por poner orden, a la vida.
  • Aprendí a jugar limpio, como único camino para relacionarse con los otros y estar en paz con uno mismo.
  • Aprendí que el tiempo es oro, y no se puede desperdiciar ni un segundo, porque el crono nunca retrocede.
  • Aprendí disciplina y que solo con ella, llegaría donde deseaba llegar.
  • Aprendí responsabilidad, tomando consciencia de lo que suponía no defraudar a mi coach y mi equipo que confiaba en mi
  • Aprendí del compromiso , porque solo se podía estar en la cancha dándolo todo.
  • APRENDÍ QUE SOLO AMANDO LO QUE SE HACE, SE PUEDE COSECHAR ÉXITOS Y LO MÁS IMPORTANTE, SER FELIZ.

 

 

ana-cabezas 24 lecciones de gestión empresarial que aprendí en una cancha de baloncesto

Ana Cabezas, Directora del Master en Finanzas de IMF Business School

@AANACABEZAS

 

 

 

¿Conoces el Master en Finanzas de IMF? 

 

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

24 lecciones de gestión que aprendí del baloncesto

No dejo de agradecer cada lección de vida que aprendí del deporte; forja de carácter y ayuda diaria en el quehacer respecto a la gestión empresarial.