Inicio » Actualidad laboral » La organización del tiempo de trabajo

La organización del tiempo de trabajo

imagesCANO4LKG

 

La organización del tiempo de trabajo es un factor fundamental de la organización de la propia empresa, ya que viene condicionada por los objetivos que la empresa debe cubrir, tales como máximo aprovechamiento de equipo, máquinas y herramientas, adaptación a la demanda del mercado, disminución de los tiempos improductivos o simplemente razones de productividad y competitividad.

El tiempo de trabajo es uno de los aspectos de las condiciones de trabajo que tiene una repercusión más directa sobre la vida diaria, ya que la duración del trabajo y su distribución puede afectar a la calidad de vida en el mismo y a la vida extra laboral. Precisamente, en función de este tiempo de trabajo va a estar el tiempo libre para dedicarlo a la vida familiar, el ocio y la vida social, por lo tanto se puede decir que es un elemento que determina el bienestar de los trabajadores.

El tiempo de trabajo ha ido evolucionando en función de las necesidades sociales de cada época. Al llegar la industrialización, se tiende a una organización temporal del trabajo que favorece la productividad pero dificulta las necesidades naturales de la persona. Las largas jornadas laborales de los primeros tiempos de la revolución industrial se han ido reduciendo hasta llegar a la jornada actual de ocho horas. Esta reducción ha sido posible gracias, sobre todo, a la tecnificación que hace posible el aumento de la producción con una reducción del tiempo de trabajo.

 En la actualidad el problema reside no tanto en la cantidad de tiempo trabajado sino en la organización de dicho tiempo y su adecuación a las necesidades sociales, respetando al máximo la libertad de elección. Se trata de armonizar el tiempo dedicado al trabajo con el dedicado al ocio, de forma que exista un equilibrio entre las necesidades de producción y las necesidades individuales.

Son múltiples las posibilidades en cuanto a los regímenes horarios a implantar: jornadas de mañana, de tarde, continuadas, partidas, trabajo a turnos o nocturno, etc.

Para llevar a cabo una detallada organización del tiempo de trabajo, que abarque todo lo relativo a la organización del mismo, vamos a centrarnos en los tres aspectos siguientes:

Duración de la jornada laboral

Es frecuente pensar que la producción depende del número de horas trabajadas, pero esto no es tan cierto si tenemos en cuenta el efecto de la fatiga sobre dicha producción. Existen estadísticas que comparan la producción antes y después de reducir la semana y la jornada laboral, llegando a la conclusión de que con jornadas de trabajo más cortas, se logra una producción mayor y, sobre todo, aumenta la productividad por hora. Según algunos expertos, una jornada de 8 horas constituye un límite por encima del cual, la calidad y cantidad de trabajo disminuyen. Desde el punto de vista ergonómico, sería aceptable la división del día en tres tercios de 8 horas cadauno: 8 horas dedicadas al trabajo, 8 al ocio, alimentación, etc. y otras 8 al sueño.

Generalmente se observa una disminución del trabajo a partir de la octava hora, lo que es un signo de fatiga. Motivos económicos, como pérdida de dinero por no alcanzar el rendimiento exigido, o técnicos, debidos a los ritmos impuestos por máquinas o cadenas, impiden al trabajador disminuir la producción cuando aparece la fatiga. Esto hace que se produzca un mayor incremento de la misma, altos niveles de estrés y un aumento del riesgo de accidentes.

Pausas y descansos

El estudio de los efectos de las pausas y los descansos está íntimamente ligado al estudio de la fatiga física y mental. El criterio duración del trabajo en sí mismo y en términos absolutos, no tiene ningún significado si no se conoce su contenido: tipo de trabajo, ritmo, pausas y carga global. Son aspectos que guardan íntima relación con la duración de la jornada de trabajo, pues en función de las características del trabajo se deberán introducir las pausas y descansos precisas, para reducir la fatiga al mínimo.

Para introducir períodos de descanso nunca se debe esperar a que se produzca algún síntoma evidente de fatiga, como una disminución de trabajo. Hay que recordar, además, que las pausas no deben ser tantas o tan largas que rompan el ritmo de trabajo, ni tan cortas que no permitan descansar.

La introducción de pausas tiene una influencia beneficiosa, sobre todo en tareas de vigilancia, en las que se constata una mejora significativa en el porcentaje de detección

En el RD 1561/1995, de 21 septiembre, sobre Jornadas Especiales de Trabajo (BOE del 26/09/1995) MODIFICADO POR RD 902/2007, se encuentran regulados determinados aspectos relativos a descansos entre jornadas y trabajos a turnos.

Tipo de jornada

Podemos destacar:

Trabajo a turnos y nocturno: Se habla de trabajo a turnos cuando una jornada de trabajo comporta varios puestos desempeñados sucesivamente por trabajadores diferentes, de forma que se abarca un total de 16 a 24 horas de trabajo diarias. Muchos sectores trabajan o tienden a trabajar las 24 horas del día como Sanidad, Transporte, Seguridad, Comunicaciones, Industria, etc.

Según el artículo 36 del RD Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (BOE del 29/03/1995), tiene la consideración de trabajo a turnos: “Toda forma de organización del trabajo en equipo, según la cual los trabajadores ocupan sucesivamente los mismos puestos de trabajo, según un cierto ritmo, continuo o discontinuo, implicando para el trabajador la necesidad de prestar sus servicios en horas diferentes en unperíodo determinado de días o de semanas”. Además, se establecen otras consideraciones generales referidas a este tipo de trabajo, regulando aspectos tales como duración de la jornada, el ritmo de trabajo y el derecho de protección de su salud.

Los turnos pueden ser fijos o rotativos. Serán fijos, cuando cada trabajador sea asignado siempre al mismo turno y rotativos cuando cada trabajador cambie periódicamente de turno.

En la rotación de turnos hay que tener en cuenta los siguientes aspectos: 

– Sentido de la rotación: Las rotaciones más comunes son:

Mañana, tarde, noche (llamada normal o anterógrada) o

Mañana, noche, tarde (llamada retrógada).

– Ciclo de rotación: Si se considera a un trabajador por turnos efectuando una sucesión de rotaciones (de trabajo y de reposo), el ciclo es el período entre dos asignaciones de este trabajador a un puesto o turno idéntico.

– Ritmos de rotación: En el trabajo por ritmos rotativos, cada trabajador ocupa el mismo puesto durante varios días, después es asignado a otro turno. La rotación puede ser de ritmo corto (2 ó 3 días) o largo (una semana o más).

El hecho de trabajar a turnos, sobre todo rotativos o de noche, tiene una serie de repercusiones sobre la salud de los trabajadores que conviene tener en cuenta para intentar que tengan la menor incidencia posible. Desde el punto de vista ergonómico, es importante tener en cuenta estas consecuencias y diseñar los puestos de manera que sean lo menos nocivos posible para la salud de quien los desempeña. Estas consecuencias tienen una serie de efectos sobre: La salud, la vida privada y social, la vida profesional.

Normalmente, la duración de los turnos es siempre la misma, independientemente del número de éstos (3×8 h, 2×12 h, 4×6 h, etc.), pero en algunas empresas se han ensayado e implantado otras posibilidades, donde el turno de noche está reducido a 7 horas y el de mañana ampliado a 9 horas.

 

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


La organización del tiempo de trabajo