Inicio » Actualidad laboral » Consecuencias del trabajo a turnos sobre la salud

Consecuencias del trabajo a turnos sobre la salud

200022643-001

Las repercusiones que el trabajo a turnos o nocturno tiene para la salud del trabajador, pueden llegar a producirle alteraciones tanto físicas, como del sueño, de la nutrición, fatiga y perturbaciones nerviosas.

Alteraciones físicas: Vienen determinadas por los ritmos biológicos. Las diferentes funciones del organismo humano están sujetas a ciertos ritmos biológicos, determinados por el entorno físico o social, que tienden a mantenerse a pesar de las variaciones de los horarios de trabajo de un sujeto. Algunos de estos ritmos corresponden, aproximadamente, a períodos de veinticuatro horas, son los denominados ritmos circadianos, los cuales pueden dar lugar a una serie de variaciones circadianas, entre las que se encuentran:

  • La temperatura corporal central, más alta hacia las 15 horas y más baja hacia las 3, con variaciones de aproximadamente un grado.
  • Las funciones cardiocirculares y respiratorias descienden durante la noche.
  • Las funciones endocrinas.
  • La alternancia vigilia-sueño. 

 

En el caso de no coincidir los ritmos naturales inducidos por el entorno y los de tiempo de trabajo y de reposo, el organismo se ve obligado a buscar un ajuste permanente que es más o menos difícil según los sujetos y cuya dificultad aumenta con la edad.

Sueño: El sueño consta de distintas fases o estados, que se suceden de una manera relativamente fija, unas permiten la recuperación de la fatiga física y otras, que se dan en las últimas horas del sueño, permiten la recuperación de la fatiga mental.Se considera necesaria una duración media de sueño de aproximadamente 7,30 horas para recuperarse de la fatiga, aunque con variaciones individuales importantes. Esto hace posible que se den las distintas fases del sueño, de manera que nos podamos recuperar tanto física como mentalmente. Si se duerme de día, no se dan todas las fases del sueño y no se permite al organismo descansar suficientemente, con lo que se va acumulando la fatiga hasta llegar a un momento que se puede hablar de “fatiga crónica”, que repercute negativamente sobre el sistema nervioso (dolor de cabeza, irritabilidad, depresión, etc.), sobre el aparato digestivo (náuseas, falta de apetito, gastritis, etc.) y sobre el aparato circulatorio. Además, las perturbaciones del sueño y la insuficiencia de éste, influyen de forma negativa sobre la tarea profesional, el rol familiar, la capacidad de adaptación y aumentan el riesgo de sufrir accidentes.En las personas que trabajan por turnos se constata, en la práctica, una reducción de la duración del sueño, especialmente cuando se trata de puestos de noche.Los principales problemas, pues, son los relacionados con las dificultades de conseguir un sueño profundo, en parte provocadas por los horarios y sus cambios, y en parte por las condiciones de las viviendas (ruidos, compatibilidad con otros horarios familiares, etc.).

 

Nutrición: Los trastornos digestivos son especialmente frecuentes en las personas que trabajan en turnos utilizando un sistema discontinuo, con interrupción del trabajo sólo en el fin de semana. Sobre todo, se atribuyen a la irregularidad en las horas de comida, a las condiciones defectuosas de alimentación, a las perturbaciones del sueño y al consumo frecuente de excitantes, como café, tabaco y alcohol en los turnos de noche. Se estima que del orden de una tercera parte sufren pérdidas de apetito, trastornos digestivos (gastritis, úlceras, etc.).

Fatiga: La fatiga está ligada a las dificultades de adaptación y a las insuficiencias del sueño, así como al trabajo de noche, más penoso para el organismo. Es preciso hacer una distinción entre trabajo físico, en cuyo caso la recuperación se obtiene al cesar la actividad y el trabajo mental, en el que la recuperación se dificulta, ya que se produce esencialmente durante el sueño, que en este caso se encuentra alterado.

Perturbaciones nerviosas: Debidas al sueño, a la nutrición, así como al sentimiento de irregularidad y a la intervención de factores sociológicos en relación con las dificultades de la vida familiar y social.

Alteraciones de la vida privada y social: Muchos de los conflictos provocados por los horarios nocturnos están relacionados con las dificultades de buscar compromisos entre las necesidades profesionales, las familiares y las biológicas del organismo. Las actividades de la vida cotidiana están organizadas pensando en las personas que trabajan en lo que se denominan “horarios normales”,que permiten disponer de las noches y fines de semana para la familia, los amigos, el ocio, etc. El trabajo a turnos, sobre todo el turno de noche o de tarde dificulta estas actividades e incluso la relación diaria, al no coincidir con el resto de las personas. Estas dificultades se dan tanto en el plano privado como en el social, en cuanto a la disminución de las posibilidades de participación en actividades extra profesionales. Los cambios de horarios de trabajo plantean problemas de orden material y psicológico, que se sitúan tanto en el plano de la vida privada y familiar, como al nivel de la relación social.

Alteraciones en la vida profesional: Los trabajadores que trabajan a turnos, suelen tener un fuerte sentimiento de pertenencia al equipo en el que trabajan, de forma que, a nivel de grupo, se sienten menos las tensiones habituales de una organización. No obstante, la mayoría estima que no pueden beneficiarse plenamente de las ventajas ofrecidas por la empresa, especialmente en lo que se refiere a los temas de formación, excursiones planeadas, etc. Se producen una serie de repercusiones negativas sobre los siguientes aspectos:

 

  • Seguridad: La fatiga y la baja nocturna de la actividad del sistema nervioso, repercuten en las condiciones seguras de trabajo, principalmente en el período considerado crítico, entre 1 y 3 de la mañana. Es importante transmitir adecuadamente las consignas en los cambios de turno o la existencia de situaciones defectuosas o peligrosas, pues esta falta de comunicación puede ser causa de errores, incidentes o en el peor de los casos, de accidentes.
  • La calidad del trabajo: Se obtiene una menor calidad de trabajo durante el puesto de noche, especialmente entre las 3 y las 6 de la madrugada, al verse reducida la capacidad de atención, así como la rapidez y precisión de movimientos. En cuanto al número de errores, aumenta hacia las 15 horas, posiblemente debido a la digestión y hacia las 3 de la mañana, en cuyo caso quizás guarde relación con la baja actividad nerviosa del organismo a esta hora.
  • Producción: El mejor rendimiento se da en el turno de tarde y el más bajo en el turno de noche, debido a la baja actividad del organismo y a la posibilidad de que los trabajadores nocturnos acumulen fatiga por un sueño deficiente.
  • Semana reducida: En la actualidad, la mayor parte de los países industrializados tienen implantados horarios de trabajo de ocho horas diarias. No obstante, existen tentativas de nuevas formas de organización del trabajo, sin cambiar la duración del mismo. Consistirían en trabajar la misma cantidad de horas en menos de cinco días a la semana, repartiendo las horas de la siguiente forma: cuatro días de nueve o más horas, tres días de doce horas o alternar semanas de cuatro y de cinco días laborales. Es una nueva forma de organizar el tiempo de trabajo, sin cambiar la duración del mismo que, actualmente en la mayor parte de los países industrializados, es de ocho horas diarias durante cinco días a la semana.Este tipo de trabajo puede ser recomendado para trabajos ligeros o en empresas alejadas de los centros urbanos porque reduce los desplazamientos ya de por sí costosos, pero es evidente que al trabajar más horas seguidas, aumenta directamente el nivel de fatiga del trabajador, por lo que no es un sistema recomendable para trabajos peligrosos o que causan fatiga, pues una fatiga excesiva, además de influir en el rendimiento (cantidad y calidad del trabajo), puede aumentar el riesgo de error o accidente al disminuir el nivel de atención.Este modelo no implica necesariamente una mejora de las condiciones de trabajo, ya que si ello supone un aumento del rendimiento, una intensificación del ritmo de trabajo, también puede llevar a un deterioro.
  • Horarios flexibles: Esta modalidad permite organizar su tiempo de trabajo, relativamente, al trabajador y adaptarlo a las necesidades cotidianas. Son aquellos que, exigiendo un total de horas de trabajo semanales o mensuales determinadas, dejan libertad al trabajador para decidir sus horarios de entrada y salida.

En cualquier caso, esta libertad no puede ser absoluta en la mayoría de los trabajos, ya que hay que considerar una serie de limitaciones lógicas y necesarias para el funcionamiento de cualquier organización que variarán según el tipo de organización. Normalmente se establece una franja de horario fijo, durante la cual los trabajadores tienenque estar presentes; mientras que el tiempo de desayuno o comidas o el tiempo de inicio y final de trabajo, puede ser decidido libremente por los trabajadores.

 Lo normal es establecer unas horas de permanencia obligatoria para todos los trabajadores, permitiendo márgenes de libertad, más o menos amplios, según los casos, a la entrada y a la salida.

Según los expertos, esta modalidad proporciona mayor estabilidad a la plantilla, reduce el absentismo y mejora el clima de trabajo. Además, ofrece la posibilidad de adaptación a las necesidades individuales y una mayor coordinación con la vida extra laboral.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

One Response

  • Hola!
    Gracias por el artículo. Yo llevo alos trabajando con horarios rotativos incluyendo nocturnos y noto varias de las dolencias que se describen.
    Me gustaría saber si hay algún sitio donde puedan ayudar o dar ideas sobre posibles horarios para implantar en mi trabajo, ya que el que tengo parece no ser muy conveniente, sin dejar de cubrir las 24 horas el puesto con tres personas, las mañanas podrian ser dos, con una plantilla de 13 personas.
    Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Consecuencias del trabajo a turnos sobre la salud