Inicio » Actualidad laboral » Lesiones y trastornos musculoesqueléticos de los miembros superiores

Lesiones y trastornos musculoesqueléticos de los miembros superiores

Este tipo de lesiones y trastornos, muy referenciadas en el master prevención, afectan a un gran número de trabajadores, sobre todo en la Agricultura, la Industria, la Construcción y los Servicios, tanto en trabajos pesados, como de oficinas. Incluyen multitud de alteraciones de músculos, tendones, nervios o articulaciones, pudiendo darse en cualquier zona del cuerpo; las más comunes: cuello, espalda y extremidades superiores. Sus síntomas suelen ser fáciles de identificar, el más típico es el dolor localizado.

Aunque pueden tener un origen extra-laboral, incluso personal, son las condiciones de trabajo las que originan un gran número de ellos, principalmente las posturas de trabajo, los esfuerzos, la manipulación manual de cargas y ciertos movimientos.

Estas posturas, esfuerzos o movimientos casi nunca son decididos voluntariamente por el trabajador sino que están condicionados por el diseño del puesto, por los tipos de tareas que deben hacerse y su organización.

Por ello, podemos prevenirlos diseñando correctamente el espacio y el puesto de trabajo, mejorando la iluminación, empleando buenas herramientas y organizando el trabajo adecuadamente. Esta dolencia suele traer aparejada una serie de trastornos:

 Los trastornos de cuello

Síntomas: sentir con frecuencia dolor, rigidez, entumecimiento, hormigueo o sensación de calor localizado en la nuca, durante o al final de la jornada de trabajo.

Causas principales:

– Posturas forzadas de la cabeza: cabeza girada, inclinada hacia atrás o a un lado, o muy inclinada hacia delante.

– Mantener la cabeza en la misma posición durante muchos minutos.

– Movimientos repetitivos de la cabeza y los brazos.

– Aplicar fuerzas con los brazos o con las manos.

 Los trastornos de espalda 

Síntomas: dolor localizado en la parte baja de la espalda o irradiado hacia las piernas.

Causas principales:

– Levantar, depositar, sostener, empujar o tirar de cargas pesadas.

– Posturas forzadas del tronco: giros e inclinaciones hacia atrás, hacia los lados o hacia delante.

– El trabajo físico muy intenso.

– Las vibraciones transmitidas al cuerpo a través de los pies o las nalgas.

Algunas medidas preventivas:

– Todo lo que se mire con frecuencia debe estar frente a nosotros y por debajo de los ojos.

– Iluminar adecuadamente la zona de trabajo, evitando reflejos y sombras molestas.

– Procurar no manipular manualmente cargas pesadas, mecanizando o automatizando las operaciones, o empleando ayudas mecánicas.

– Disminuir el peso de los objetos manipulados, evitando levantarlos por encima de los hombros o bajarlos por debajo de las rodillas.

– Evitar inclinar mucho el tronco hacia delante y, en especial, girarlo o echarlo hacia atrás sin apoyarlo en un respaldo.

– Reducir la intensidad del trabajo físico pesado, introduciendo pausas muy frecuentes, o alternándolo con actividades más ligeras que no fuercen la espalda.

– Evitar la transmisión de vibraciones al cuerpo procedentes de plataformas sobre las que se esté de pie, o de los asientos de determinados vehículos como tractores, carretillas, camiones, etc.

– Realizar pequeñas interrupciones del trabajo (de uno o dos minutos) cada pocos tiempo.

– largar los ciclos de trabajo muy cortos, por ejemplo, ampliando el número de tareas a realizar.

– Evitar el trabajo repetitivo, alternando tareas diferentes durante la jornada.

 Los trastornos de hombros 

Síntomas: sentir a diario dolor o rigidez en los hombros, a veces de noche. 

Causas principales:

– Posturas forzadas de los brazos: brazos muy levantados por delante o a los lados del cuerpo; brazos llevados hacia atrás del tronco.

– Movimientos muy repetitivos de los brazos.

– Mantener los brazos en una misma posición durante muchos minutos.

– Aplicar fuerzas con los brazos o con las manos.

 Los trastornos de codos

 Síntomas: dolor diario en el codo, aun sin moverlo, puede ser un síntoma de un trastorno musculoesquelético (p. ej., la epicondilitis).

Causas principales:

– Trabajo repetitivo de los brazos que al mismo tiempo exige realizar fuerza con la mano.

 

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Avatar
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Lesiones y trastornos musculoesqueléticos de los miembros superiores