Amazon
InicioActualidad laboralTeoría de la Psicología Industrial según Argyris

Teoría de la Psicología Industrial según Argyris

Fotolia_27069967_Subscription_L-300x200 Teoría de la Psicología Industrial según Argyris

A los defensores de la teoría del individuo, les interesan los factores psicológicos que en el lugar de trabajo influyen sobre el rendimiento laboral y sobre la calidad del trabajo de la persona. Los problemas que estos teóricos plantean para su discusión, son de naturaleza muy práctica y se resumen concisamente en el postulado de “la persona idónea en el puesto idóneo“. Consideran que la naturaleza de la persona trabajadora está formada por:

– Motivos: Los motivos humanos consisten en necesidades dispuestas en forma jerárquico-piramidal. En la medida que están satisfechas las necesidades que se encuentran en el lugar más bajo de esta jerarquía (fisiológicas, de seguridad, sociales), se motivan, se actualizan y tienden a su satisfacción las necesidades situadas en el nivel inmediatamente superior (necesidades del “yo”, necesidades de autorrealización).

– Objetivos: La persona aspira a que se la considere como un individuo maduro en el proceso laboral y a perfeccionarse en el puesto de trabajo. Para garantizar esto, es necesario concederle suficiente autonomía e independencia, darle oportunidades para el desarrollo de perspectivas a largo plazo, ofrecerle posibilidades para desarrollar capacidades y aptitudes especiales con arreglo a sus talentos.

– Control intrínseco: La persona está en lo esencial controlada y motivada intrínsecamente. Los sistemas de recompensa y de retribución y los mecanismos de control externos, es decir, establecidos e impuestos por la organización tienden a coartar la personalidad individual y su desarrollo.

-Ninguna contradicción: Entre el deseo individual de autorrealización y el propósito de lograr el rendimiento más eficaz de la organización, no existe ningún conflicto necesario o contradicción.

Postulados

  • En las organizaciones existe una incongruencia entre las necesidades y expectativas del individuo y las exigencias de la organización formal. Las consecuencias de esta incongruencia son las frustraciones, los fracasos y los conflictos.

 

  • Los principios formales de una organización conllevan el hecho de que el individuo se sienta arrastrado dentro de cada uno de los planos de la organización a luchas de competencia y de rivalidad con colegas, superiores y subordinados, que perjudican las relaciones interhumanas y crean hostilidades entre los trabajadores.

 

  • Los trabajadores reaccionan frente a las exigencias, métodos y objetivos de la organización adoptando una conducta “informal” y realizando acciones informales que se rigen por las circunstancias y por las posibilidades de que dispone el individuo.

 

  • La conducta de adaptación del trabajador tiene un efecto acumulativo. El efecto acumulativo de la conducta de adaptación aumenta el grado de dependencia y de sometimiento del individuo en la organización formal y se traduce en apatía y en una mayor tasa de rotación de la plantilla.

Según las ideas de los teóricos del individuo, la organización debería procurar, primeramente, que los trabajos y los procesos laborales ofrecieran a los individuos verdaderas exigencias técnicas que se adaptaran a las facultades, aptitudes y capacidades de rendimiento, de forma que el trabajador pueda ver un sentido en estos procesos laborales y los perciba como un reto a sus aptitudes mentales y físicas.

Los individuos deben estar motivados, ante todo, por la ejecución del trabajo mismo, es decir, intrínsecamente deben progresar mediante el desempeño eficaz de su función y se les debe confiar suficiente responsabilidad para que puedan realizar de forma autónoma sus tareas, sin motivaciones ni controles extrínsecos.

Las objeciones que se han planteado a esta teoría son que no se reconocen diferencias entre los individuos. Existe la personalidad individual, pero sólo dentro de una pauta uniforme de motivación y de necesidad.

Las diferencias individuales sólo se admiten si se acepta la hipótesis de la persona como constante, de tal forma que todos los individuos dentro de una organización tienen que abrigar las mismas expectativas, deben manifestar las mismas necesidades y adoptar los mismos sistemas de valores.

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
e716cbb0c55a5b97c31deef8850a35e3?s=80&d=mm&r=g Teoría de la Psicología Industrial según Argyris
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Teoría de la Psicología Industrial según Argyris

A los defensores de la teoría del individuo, les interesan los factores psicológicos que en el lugar de trabajo influyen sobre el rendimiento laboral y sobre la calidad del trabajo de la persona. Los problemas que estos teóricos plantean para su discusión, son de naturaleza