Amazon
InicioActualidad laboralRiesgos ergonómicos en trabajadores con ordenador
foto_medios Riesgos ergonómicos en trabajadores con ordenador

Riesgos ergonómicos en trabajadores con ordenador

computer-workstations-415138_640-300x199 Riesgos ergonómicos en trabajadores con ordenador

Los ordenadores o equipos de pantallas de visualización de datos (PVD) son una de las herramientas más utilizadas en el momento actual. Su implantación, casi masiva en numerosas actividades, ha supuesto la introducción de importantes modificaciones en los métodos y la organización del trabajo, demandando nuevas competencias y exigencias físicas y mentales a los trabajadores, afectando también a las relaciones sociales y cambiando los riesgos en los trabajos en las oficinas desde que se usan los ordenadores.

Alteraciones de la salud

Las alteraciones sufridas por los operadores de pantallas de visualización se pueden agrupar en:

  • Fatiga visual: modificación funcional, de carácter reversible, debida a un esfuerzo excesivo del aparato visual. Los síntomas se sitúan en tres niveles:

– Molestias oculares: sensación de tensión y pesadez de párpados y de ojos, picores, quemazón, necesidad de frotarse los ojos, somnolencia, escozor ocular y aumento del parpadeo.

– Trastornos visuales: borrosidad de los caracteres que se tienen que percibir en las pantallas.

– Síntomas extraoculares: cefaleas, vértigos y sensaciones de desasosiego y ansiedad, molestias en la nuca y en la columna vertebral.

ESTRES Riesgos ergonómicos en trabajadores con ordenador

Esta fatiga visual es debida a que el nivel de iluminación es insuficiente o excesivo, esto obligará al trabajador a forzar la vista durante el enfoque alternativo de los documentos y de la pantalla. Por otro lado, las luminarias sin apantallar y las ventanas sin cortinas, situadas delante o detrás del usuario, son fuente de deslumbramientos o reflejos sobre la pantalla, pudiendo provocar disconfort visual y posturas forzadas al intentar evitarlos.

Cuando el usuario se sitúa cerca de la pantalla, su visualización puede causar fatiga visual. Asimismo, las imágenes parpadeantes o un deficiente contraste entre las letras y el fondo de la pantalla aumentan la dificultad de enfoque del usuario.

  • Fatiga física: la fatiga se debe a una tensión muscular estática, dinámica o repetitiva; a una tensión excesiva del conjunto del organismo o a un esfuerzo excesivo del sistema psicomotor. Estos esfuerzos excesivos pueden estar causados por:

– Una incorrecta organización del trabajo.

– Factores dependientes del mismo individuo: defectos visuales, lesiones esqueléticas preexistentes…

– Condiciones ergonómicas y ambiente de trabajo inadecuados.

Los síntomas de la fatiga física suelen ser algias cervicales, tirantez de la nuca, dorsalgias, lumbalgias…

Cuando las demandas físicas exceden las capacidades de los individuos, se produce una primera reacción corporal de cansancio o fatiga física, la cual, si no se resuelve, puede convertirse en crónica, produciendo lesiones musculoesqueléticas.

Las lesiones de este tipo se producen, principalmente, en las diferentes zonas de la espalda (cervical, dorsal y lumbar), en las extremidades superiores (muñecas, codos y hombros) y, en menor medida, en las extremidades inferiores.

El trabajo ante pantallas de visualización puede producir una serie de problemas físicos para la salud de los usuarios. En muchos casos, estos síntomas desaparecen después de finalizar la jornada laboral, aunque la combinación de varios factores de riesgo durante largos períodos de tiempo puede conllevar la aparición de lesiones musculoesqueléticas. La mayor parte de las molestias o lesiones producidas durante el trabajo con pantallas de visualización son fruto de la adopción de una postura de trabajo incorrecta o la realización de una tarea repetitiva, por ejemplo, durante la introducción frecuente de datos mediante el teclado o el ratón.

La mayor parte de dichos problemas se pueden evitar con un diseño correcto del puesto de trabajo (mobiliario y equipos informáticos) y, por otra, mediante un uso adecuado de los elementos de trabajo por parte de los usuarios.

Así, por ejemplo, aparecen dolores cervicales debido a una  altura inadecuada de la pantalla, ya que obligará a mantener una inclinación forzada de cuello. Asimismo, si la pantalla no se encuentra frente al usuario, comportará giros frecuentes de cuello y espalda.

Cuando las características del respaldo no cumplen los principios ergonómicos, o éste no se regula convenientemente, no se permite un correcto apoyo de la espalda. Por otro lado, los hábitos incorrectos al sentarse, así como las posturas mantenidas, también pueden acarrear problemas de espalda.

Si la regulación de la silla no permite trabajar a la altura adecuada, o los brazos no se apoyan en la mesa, se producirá una sobrecarga en las extremidades superiores. Las inclinaciones forzadas de muñeca o el uso intensivo del teclado o ratón pueden ocasionar alteraciones en brazos y manos.

Cuando el espacio es insuficiente bajo la mesa de trabajo y la regulación de la altura de la silla no es la correcta, puede limitarse la movilidad de las piernas y dificultar la circulación sanguínea.

Este problema afecta, sobre todo, a los usuarios más bajos, al no poder apoyar cómodamente los pies en el suelo, por lo que sería conveniente la utilización de un reposapiés.

A modo de resumen, se puede concluir que, entre los trabajadores con pantallas de datos, los factores de riesgo asociados con el desarrollo de microtraumatismos (MTR) son, principalmente:

  • Mantener posturas incómodas o estáticas por largos períodos de tiempo: el tiempo insuficiente de recuperación es uno de los factores que contribuyen a la fatiga muscular.
  • Esfuerzos por contacto: la presión continua de una superficie dura o una esquina contra los tejidos blandos de alguna extremidad provoca el decremento del flujo de sangre y compresión de nervios.
  • Esfuerzos excesivos: el usuario puede utilizar más fuerza de la requerida para actividades como teclear.
  • Estrés psicosocial: el papel del estrés psicosocial ha sido reconocido cada vez más como un factor significativo en el desarrollo de MTR; factores organizacionales e interpersonales pueden resultar en el estrés percibido o real del usuario.
  • Repetición: la realización de un trabajo repetitivo por períodos de tiempo prolongados sin una adecuada alternancia de actividades para permitir la recuperación desde el punto de vista fisiológico.
  • Fatiga mental o psicológica: debida a un esfuerzo intelectual o mental excesivo. Este tipo de fatiga es el que tiene una mayor incidencia entre los trabajadores con pantallas de visualización. Los síntomas de la fatiga mental y psicológica pueden ser:

– Trastornos neurovegetativos y alteraciones psicosomáticas: constipados, cefaleas, diarrea, palpitaciones, etc.

– Perturbaciones psíquicas: ansiedad, irritabilidad, estados depresivos, etc.

– Trastornos del sueño: pesadillas, insomnio, sueño agitado, etc.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
e716cbb0c55a5b97c31deef8850a35e3?s=80&d=mm&r=g Riesgos ergonómicos en trabajadores con ordenador
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Riesgos ergonómicos en trabajadores con ordenador

Los ordenadores o equipos de pantallas de visualización de datos (PVD) son un activo muy importante hoy día. Su implantación implica riesgos ergonómicos que , casi masiva en numerosas actividades, ha supuesto la introducción de importantes modificaciones en los métodos y la organización del trabajo, demandando nuevas competencias y exigencias físicas y mentales a los trabajadores, afectando también a las relaciones sociales y cambiando los riesgos en los trabajos en las oficinas desde que se usan los ordenadores.