Amazon
InicioCapital Humano¿Qué puedo hacer si el empresario incumple el contrato de trabajo?
que-hacer-si-empresario-incumple-contrato-trabajo-1 ¿Qué puedo hacer si el empresario incumple el contrato de trabajo?

¿Qué puedo hacer si el empresario incumple el contrato de trabajo?

Cuando el empresario incumple lo pactado en el contrato, lo más habitual es que el trabajador deje su puesto de trabajo y presente la dimisión, lo que es un error, porque la renuncia a su puesto de trabajo sin alegar causa alguna conlleva una ausencia de indemnización y la imposibilidad de cobrar la prestación por desempleo.

En muchos casos se actúa así por falta información y conocimiento de las posibilidades legales. Existe una forma de resolver o extinguir el contrato de trabajo por propia iniciativa del trabajador y no es una dimisión si no que se basa en una causa justa, y por tanto, se origina el derecho a indemnización y además se posibilita el acceso del trabajador a la prestación por desempleo.  Esta figura se conoce como la extinción del contrato de trabajo por incumplimiento del empresario y se regula en el artículo 50 del Estatuto de los trabajadores. 

¿Cuáles pueden ser los incumplimientos empresariales?

El Estatuto de los Trabajadores en el mencionado artículo 50  señala como causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato:

  • Cuando se producen modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo que se han producido sin respetar las exigencias del propio estatuto, y, por otro lado, deben redunden en menoscabo de la dignidad del trabajador.
  • La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado. La jurisprudencia ha establecido que la deuda salarial debe ser real, no controvertida, vencida y exigible y que los retrasos salariales sean continuados, persistentes en el tiempo y cuantitativamente importantes.
  • Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo supuestos de fuerza mayor. En esta causa más amplia se puede relacionar incumplimientos derivados de vulneración de derechos fundamentales, como el derecho a libertad sindical o los supuestos de acoso moral, incumplimientos derivados de la falta de prevención de riesgos laborales, la falta de ocupación efectiva del trabajador , entre otros.

¿Cómo se debe proceder?

En estos supuestos, el trabajador debe solicitar judicialmente la rescisión del contrato laboral, sin abandonar el puesto de trabajo. Mientras se sustancia el procedimiento judicial y hasta que éste finalice;  la relación laboral debe continuar,  el trabajador debe continuar prestando servicios durante todo el tiempo, hasta que, en su caso, se dicte una sentencia que además debe ser firme. Puede darse una excepción en supuestos en que la continuación de la relación laboral sea insoportable para el trabajador, como por ejemplo en caso de acoso,   en estos caso se  permite al trabajador el cese prematuro en la prestación de servicios. Pero en los demás casos si el trabajador no continúa con la prestación laboral, podrá ser objeto de sanción, o incluso con el despido disciplinario, por abandono.

El procedimiento de extinción también puede finalizar en un acto de conciliación que se da incluso antes de interponer la demanda, o en un acto de conciliación en fase judicial una vez que ya se ha interpuesto la misma.

¿Cómo puede acabar el procedimiento?

Acuerdo entre las partes en fase de conciliación judicial o extrajudicial: 

El acuerdo que se recoge en un acta, tiene el mismo valor que una sentencia, y como tal, puede ejecutarse en el caso de que no se cumpla voluntariamente por la empresa. El acuerdo recogerá la resolución de la relación laboral y la cuantía de la indemnización a percibir por el trabajador. En este caso, el trabajador también tendrá derecho a prestación por desempleo si cumple con los demás requisitos.

Conciliación sin avenencia/ Incomparecencia al acto por parte de la empresa.

El trabajador procederá a presentar una demanda ante el juzgado de lo social y se celebrará el juicio, la sentencia podrá ser:

  • Sentencia absolutoria para la empresa:en caso que no se pueda probar el incumplimiento del empresario o el juez estime que el incumplimiento no es de tal gravedad para justificar la extinción del contrato de trabajo se absolverá a la empresa, manteniéndose por tanto el contrato de trabajo, y por tanto, la obligación del trabajador de continuar prestando servicios.
  • Sentencia condenatoria para la empresa: el juez acuerda la resolución o extinción de la relación laboral y al trabajador le corresponderá percibir una indemnización equivalente a la dispuesta en la ley para un despido improcedente, de 33 días de salario por año de servicio con el máximo de 24 mensualidades.

La dimisión o baja voluntaria del trabajador en muchos casos no es justa y no es la única opción. Si existe causa justa, el trabajador debe pedir la extinción del contrato de trabajo por incumplimiento empresarial, para poder tener derecho a indemnización y para estar en situación legal de desempleo y cobrar la prestación.

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
IMF_tutor_rrhh_mmartinez.png-150x150 ¿Qué puedo hacer si el empresario incumple el contrato de trabajo?
Tutora y docente de postgrado de Recursos Humanos en IMF Business School. Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología en la especialidad en sociolaborales. Actualmente dirige su propia consultoría de gestión y aprendizaje en Recursos Humanos y Laboral.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

¿Qué puedo hacer si el empresario incumple el contrato de trabajo? • Recursos Humanos Hoy

La extinción del contrato de trabajo por incumplimiento del empresario se regula en el artículo 50 del Estatuto de los trabajadores.