Amazon

Llámanos
+34 913 645 157

Widget Image
InicioRRHHRecursos humanos: automotivación laboral

Recursos humanos: automotivación laboral

El hombre además de un ser social, movido por impulsos, es un ser creado para tabajar, para mantenerse activo realizando alguna actividad. En la sociedad occidental actual, se introduce la la formación reglada de los individuos desde edades tempranas, alargándose durante toda su vida. Esta formación y re-formación continua tiene como objetivo lograr que se alcance un trabajo acorde a lo estudiado.

Si bien, la formación no termina en el momento en que empezamos a trabajar, en ese momento, comienza precisamente otro camino por andar que es el de aprender a trabajar, a disfrutar de nuestro trabajo, a mantenernos motivados en él e, incluso, llegar a realizarnos profesionalmente.

La motivación en el trabajo es algo en lo que cada vez más empresas están trabajando puesto que, por fin, los departamentos de recursos humanos de la mayoría de las entidades se han dado cuenta de que un empleado feliz en su trabajo es un empleado que múltiplica los beneficios para la organización. En teoría según señala un catedrático de la Universidad de Stanford, debería resultarnos más sencillo llegar a la felicidad en el ámbito laboral que en el personal, entendiendo esta sensación como un “estado de flujo” que se alcanza cuando estamos totalmente concentrados y comprometidos con alguna actividad.

En los tiempos de inestabilidad laboral que corren encontrar un empleado a gusto y cómodo en su desempeño se ha convertido en la búsqueda del Santo Grial. Tal vez porque en muchas ocasiones no sabemos cómo automitivarnos y reorientar todas las frustraciones que nos afloran en el día a día laboral. Hay que emplear diferentes técnicas para mantener un equilibrio que nos permita desarrollar una vida laboral sana.

“Cuanto más alto coloque el hombre su meta, más crecerá”, Schiller

En la línea de este aforismo del filósofo alemán, podemos encontrar un típico ejemplo:

“Tres albañiles estaban desempeñando la misma tarea cuando un hombre que los observaba se acercó a ellos.

El hombre le preguntó al primer albañil:

–¿Qué está usted haciendo?

A lo que el albañil respondió:

–¿No lo ve? ¡Estoy apilando ladrillos!

Y continuó con su trabajo después de hacer un gesto molesto debido a que consideraba que el hombre le había hecho una pregunta de respuesta obvia.

El hombre repitió la misma pregunta al segundo albañil.

–¿No ve. Estoy levantando una pared?

El hombre formuló la pregunta al tercer albañil, el cual respondió con gran orgullo diciendo:

–¡Estoy construyendo el hospital infantil del pueblo!”

¿Cuál de los tres albañiles será más feliz y resistirá mejor las situaciones adversas en su trabajo? La respuesta es evidente y posiblemente, no solo en el trabajo ,sino en la vida en general deberíamos siempre plantearnos qué importancia le damos a lo que hacemos.

Si nos dejarán elegir las características de nuestro jefe ideal es casi seguro que entre lo que nos gustaría sería que premiara cuando trabajamos bien, que nos ayudara a aprender de nuestros errores, que no nos exigiera demasiado, pero sobre todo no demasiado poco, con el que nos sintiéramos cómodos y libres para comentarle nuestras inquietudes. Afortunada y paradójicamente, ese supuesto jefe ideal no existe, no nos llevaría a ninguna parte porque por naturaleza desconfiaríamos de él, incluso sin que nos haya dado motivos. No podríamos confiarle las frustraciones ni tampoco creeríamos en sus elogios. ¿Quién le diría a su jefe lo frustrante que resulta que le considere con aptitudes para ser azafata pero no para desempeñar su puesto de administrativo? Pero precisamente esto, debería servirnos para crecer por nosotros mismos, para valorarnos y también para ser autocríticos y ponernos las metas en el mismo lugar que nos las pondría ese otro jefe, porque nadie nos va a valorar tanto como podemos hacerlo nosotros.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

7 − dos =

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Recursos humanos: automotivación laboral

El hombre además de un ser social, movido por impulsos, es un ser creado para tabajar, para mantenerse activo realizando alguna actividad. En la sociedad occidental actual, se introduce la la formación reglada de los individuos desde edades tempranas, alargándose durante toda su vida. Esta