Inicio » educacion » ¿Nuestros hijos realizan demasiados deberes?

¿Nuestros hijos realizan demasiados deberes?

realizan demasiados deberes nuestros hijos

El debate sobre si “deberes sí o deberes no” no es nuevo, pero este otoño se ha presentado con inusual virulencia con la huelga organizada el pasado mes de noviembre por la COCAPA y llamamiento a la insumisión de las familias. El asunto ha adquirido tal relevancia social que empresas como IKEA han utilizado la polémica en sus campañas publicitarias.

anuncio ikea deberes niños

IKEA piensa que nuestros hijos dedican demasiado tiempo a hacer los deberes. La publicidad de IKEA recoge un tema del debate social que lleva tiempo cuestionándose. El modelo educativo español está en quiebra y se mira al modelo finlandés como paradigma de la postmodernidad.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado – CEAPA – ha llamado recientemente a las familias a negarse a hacer las tareas escolares durante los fines de semana de noviembre.

Investigaciones realizadas a partir de las pruebas de PISA[i], evidencian que los niños españoles dedican más de 6 horas a la semana a hacer deberes frente a las menos de 3 horas que emplean los niños finlandeses. Este esfuerzo extra no se traduce en un incremento de su rendimiento, ya que los niños finlandeses obtienen mejores resultados en estas pruebas. ¿Cómo puede ser esto posible?.

Desarrollar la capacidad de atención

Como en muchos otros aspectos de la vida, cantidad y calidad no significan los mismo. El aprendizaje depende en gran medida de la capacidad de atención que presta el alumno a la tarea; y ésta es inversamente proporcional al tiempo que se emplea.

Concentrarnos y enfocar nuestra atención requiere un esfuerzo que se va debilitando como consecuencia del cansancio. Hay un punto a partir del cual la la productividad de nuestra atención disminuye, y es cuando debemos dejar la tarea para otro momento. Algunas investigaciones en el ámbito de la neurociencia estiman que a la hora (60-70 min.) nuestra inversión en tiempo y esfuerzo deja de ser eficiente. Cómo utilicemos esa hora de máxima eficiencia de nuestra atención puede marcar diferencias en cuanto al rendimiento.

En mi opinión, estas evidencias empíricas deberían contribuir en gran medida a orientar el debate. Pero tampoco deberíamos zanjar esta cuestión tan pronto, tapando el dedo con la luna; y hurtar el debate de fondo que subyace, y que presenta diversas vertientes políticas, económicas, sociales y culturales.

¿No deberíamos preguntarnos, por qué deben los niños hacer deberes?

La educación de nuestros hijos se forja fundamentalmente en dos contextos la ESCUELA y la FAMILA. Los deberes escolares suponen una traslación de las tareas de un contexto al otro.

Desde el ámbito académico se considera que los deberes escolares:

  • Contribuyen a la creación de un hábito de estudio.
  • Conectan ambos contextos educativos y facilitan la participación de las familias en la dinámica escolar de sus hijos.
  • Ayudan a homogenizar el ritmo de aprendizaje. Los alumnos realizan la tareas que no han conseguido finalizar al ritmo del grupo.

La mayoría de las familias asumen los deberes de sus hijos con sentimientos encontrados:

  • Aún cuando comprenden que contribuyen positivamente al rendimiento escolar, critican que se les expropie del tiempo disponible con sus hijos para facilitarles la formación complementara que ellos estimen oportuna.
  • Algunas familias consideran que se les traslada una responsabilidad que corresponde a la escuela, y que en muchos casos no cuentan con los conocimientos necesarios para poderlas hacer frente.

Beneficios de las tareas escolares

El objetivo principal de la asignación de tareas escolares es adquirir un hábito de estudio y reforzar el aprendizaje. Algunos investigaciones académicas han encontrado una correlación positiva entre la realización de deberes y el rendimiento académico. Y tanto más positiva si se explica cómo hacer la tarea y se inicia ésta en la escuela.

Según otros autores no existe justificación para que los niños dediquen tantas horas de trabajo en casa después de la jornada escolar. En muchas ocasiones las tareas se realizan mecánicamente y no aportan nada. La OMS advierte sobre el estrés que padecen algunos alumnos que en ocasiones llega a provocarles cuadros de ansiedad y depresión.

La mayoría de investigadores considera que el problema está en la cantidad de deberes que se les demanda, en la falta de coordinación entre los docentes y su asignación arbitraria – al no atender a las características y necesidades específicas de cada alumno. En general suele adoptarse la regla de los 10 minutos, que consiste en ir incrementando 10 minutos el tiempo de deberes cada curso académico – hasta un máximo de 2 horas en secundaria.

Los centros escolares

¿Cuentan con los recursos necesarios para el desempeño de sus tareas con la eficiencia y eficacia que se les demanda?

Parece evidente que los recursos son escasos y que la crisis ha hecho mella en este sector. Estos últimos años de la crisis el número de alumnos por clase ha aumentado y el número de profesores ha disminuido. Se demandan nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje, que ayuden al desarrollo de competencias, pero luego sometemos a los alumnos a evaluaciones basadas en la adquisición de conocimientos; lo que obliga a los docentes y discentes a jugar el mismo partido en dos campos.

Apoyo y asistencia familiar

¿Disponen de las condiciones de conciliación laboral para poder asistir a sus hijos en la elaboración y seguimiento de sus tareas escolares?

La jornada laboral en España no ayuda mucho a ello. La crisis económica a cortocircuitado el proceso de sensibilización social necesario para la conversión de la ley en cultura. La jornada partida en la gran mayoría de puestos de trabajo dificulta en gran medida las posibilidades de muchos padres en asistir a sus hijos en la realización de los deberes.

Por otra parte, las familias consideran que el tiempo extraescolar es el momento que ellas disponen para complementar la educación curricular de sus hijos con otro tipo de aprendizajes, de acuerdo a sus principios y sensibilidades. Si bien es verdad que en muchos casos, se satura a los niños con actividades extra-escolares que les absorben su tiempo de ocio y el tiempo necesario para realizar los deberes.

La situación parece exigir un poco de racionalidad por parte de todos. Los docentes deberíamos auto-exigirnos más coordinación y creatividad en el diseño de las tareas escolares. Actividades que resulten motivantes a los estudiantes y adaptadas al contexto extra-escolar.

[i] Estudio titulado “Los deberes perpetúan las desigualdades en la educación” basado en los informes PISA de 2012.

 

julio_esteban_martin

 

Julio Esteban MartínDirector del Master de Tecnología e Innovación Educativa de IMF Business School.

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
El Blog de IMF Business School
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


¿Nuestros hijos realizan demasiados deberes? ¡Descúbrelo!

El debate sobre si "deberes sí o deberes no" no es nuevo, pero este otoño se ha presentado con inusual virulencia con la huelga organizada por la COCAPA.