Amazon

Llámanos
+34 913 645 157

Widget Image
InicioMedio AmbienteUpcycling: cambiando el sentido de la percepción

Upcycling: cambiando el sentido de la percepción

upcycling-225x300 Upcycling: cambiando el sentido de la percepción

Lámpara propuesta por Breeze Block Gallery

Una sociedad de alto consumo es también una sociedad de alto desperdicio. Se tira, se compra, se cambia, se usa, se vuelve a tirar una serie de objetos que usualmente quedan en buenas condiciones, pero se convierten en basura cuando decidimos desecharlos, aunque siempre hay quien las recoge. Muchas veces estos objetos se reciclan, se vuelven a utilizar en el mismo sentido para el que fueron creados, entonces un sillón sigue siendo un sillón. O se revenden completos o en partes.

El término “Upcycling” fue acuñado originalmente por William McDonough y Michael Braungart en su libro Cradle to Cradle: Remaking the Way We Make Things. Sus autores, el químico alemán Michael Braungart y el diseñador estadounidense William McDonough aseguran que el sistema actual de reciclaje es en realidad un “infra-reciclaje” que sólo consigue ralentizar el ciclo destructivo.

El objetivo del Upcycling es evitar el desgaste de materiales potencialmente útiles, haciendo uso de los ya existentes. Esto reduce el consumo de nuevos materias primas a la hora de crear nuevos productos.

Para entender mejor el significado del Upcycling, deberíamos revisar también otros conceptos relacionados con esta no tan nueva corriente del reciclaje pero que en la actualidad está muy presente en diferentes ámbitos de nuestra economía y sociedad de consumo.

  • “Recycling” es un proceso que consiste en someter de nuevo una materia o un producto ya utilizado a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener una materia prima o un nuevo producto. También se podría definir como la obtención de materias primas a partir de desechos, introduciéndolos de nuevo en el ciclo de vida. Se produce ante la perspectiva del agotamiento de recursos naturales y para eliminar de forma eficaz los desechos.
  • “Upcycling” es el proceso de convertir materiales de desecho o productos inútiles en nuevos materiales o productos de calidad igual o mejor. “Upcycling” es lo opuesto a “Downcycling”, dentro del proceso de reciclado.
  • “Downcycling” es el proceso de convertir materiales y productos de desecho en nuevos materiales de menor calidad.

En los países más pobres el Upcycling es una práctica común desde hace siglos. Por ejemplo, el fabricarse una estantería a base de cajones de fruta. Eso sería Upcycling. Pero si se machacara la madera de esos cajones para hacer serrín eso sería Downcycling.

El upcycling combina dos de las tres primeras “erres del ecologismo”: reduce el consumo de nuevos productos y materias primas y las reutiliza: los objetos logran una segunda vida, diferente e incluso mejor a la original. Se ha convertido en un fenómeno que ha puesto de moda la tendencia “Do-it-yourself” y ahora mismo hasta en las páginas más top de decoración es usado. Por ejemplo, la moda de crear muebles de jardín a base de palés, usar una escalera vieja a modo de estantería, una mesa a base de maletas antiguas apiladas, latas de conservas que se pueden suprareciclar en floreros, cestas, recipientes para lápices y bolígrafos, juguetes (robots, animales, “teléfono” con un cordel, etc.), cajas para envolver regalos, jarrones, tiestos o farolas para fiestas. La lata se puede decorar con pintura o papel de colores y darle un toque original… Todo eso es Upcycling.

Con el “suprarreciclaje”, los objetos logran una segunda vida, diferente e incluso mejor a la original, además no solo los objetos más tradicionales sufren cambios en su uso original, los productos tecnológicos también pueden trasformarse según las reglas del Upcycling. Los CD y DVD, además de los conocidos posavasos y espantapájaros, pueden convertirse en colgantes o collares con un poco de maña. Las cintas de casete antiguas pueden ser la base de curiosos armarios y los teclados viejos pueden ofrecer sus piezas para relojes de pared con un toque “geek”.

La web Instructables propone algunas ideas sorprendentes que se pueden hacer en casa, como transformar las bombillas incandescentes usadas en terrarios y macetas, el tubular interior de una bicicleta en una cartera o los carteles de unas elecciones políticas en sillas. Páginas web como Ready Made, Green Upgrader, CraftStylish o Crafting a Green World pueden ser también una buena fuente de inspiración. En ellas se proponen suprarreciclajes tan originales como palés viejos como base para muebles de jardín, lámparas con materiales de sótano, pulseras de cuero con cinturones viejos, cuadernos con cajas viejas y revistas o tutoriales para convertir antiguas prendas en ropa a la última. La diseñadora Tsia Carson propone en su libro Craftivity proyectos para convertir la basura en un tesoro.

TerraCycle es la primera compañía que ha apostado por llevar a gran escala esta idea. Creada en 2001 en Estados Unidos, sus productos, como mochilas a partir de bolsas de bebida o estuches y cometas con envoltorios de galletas, son cada vez más solicitados. Sus responsables los venden en grandes supermercados o en otros países como Brasil, Méjico y Reino Unido.

Otros sectores, como el de la joyería o el de la moda, tampoco se han resistido a los encantos del “suprarreciclaje”. La compañía británica Elvis & Kresse utiliza desechos industriales para fabricar productos de lujo: las mangueras de incendio son la base de carteras, cinturones y gemelos. La tienda de diseño Gabarage, con sede en Viena, propone a sus clientes que traigan de la basura residuos como cubiertas de plástico, chips de computadoras o placas de rayos X y las escogen para crear nuevos diseños.

El mobiliario también se puede decorar con productos Upcycling. El diseñador británico Stuart Haygarth ha ideado un candelabro con mil pares de gafas, el estudio canadiense OddFellows elabora lámparas a partir de fluorescentes y bombillas quemadas, los diseñadores Shawn Moore y Julie Nicholson crean bancos con cajas de supermercados, botellas de gaseosa o cajas de leche, la empresa de decoración Pottery Barn propone el diseño de un candelabro con botellas de vino, el estudio de diseño español Bel & Bel ha creado una silla de oficina a partir de las piezas de una moto Vespa, la web Etsy propone cestas con bolsas de café o camas de gato con maletas, etc.

El concepto de suprarreciclaje cautiva a cada vez más artistas de todo el mundo. En Internet se pueden encontrar los trabajos de todo tipo de diseñadores y colectivos, como “Upcycle Art”, “The Future Craft Collective”, o “UpCycleIt”. El hacer arte con deshechos no es nada nuevo, pero sigue teniendo un significado importante dentro de una sociedad altamente consumista. No es el reciclar solamente, sino el darle un sentido completamente contrario a los objetos cotidianos al elevarlos a la dimensión de arte. El recuperar una porción de alma humana dentro del ritmo frenético que marca la sociedad actual donde todo es rápido e impera la ley de usar y tirar. Por eso el Upcycling también es el arte de cambiar, en este caso, nuestro sentido de la percepción.

Enlaces de interés:

http://www.instructables.com/

http://readymade.com/

http://greenupgrader.com/

http://www.craftstylish.com/

http://craftingagreenworld.com/

http://www.supernaturale.com/

The following two tabs change content below.
Sin comentarios

Deja un comentario

14 − 6 =

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Upcycling: cambiando el sentido de la percepción

Una sociedad de alto consumo es también una sociedad de alto desperdicio. Se tira, se compra, se cambia, se usa, se vuelve a tirar una serie de objetos que usualmente quedan en buenas condiciones, pero se convierten en basura cuando decidimos desecharlos, aunque siempre hay