Inicio » Moda » La Economía Circular en el mundo de la Moda

La Economía Circular en el mundo de la Moda

La Economía Circular es a la década de los 2020 lo que “Cambio Climático” y “Calentamiento Global” a principios de los 2000: un “nuevo” concepto en el ámbito del medio ambiente que ha entrado en nuestras vidas sigilosamente y ha pasado a formar parte de nuestro día a día de tal manera que con solo mencionarlo, genera en el consumidor un mundo utópico y mágico lleno de nuevas soluciones y tomas de acción que ayudan a satisfacer su deseo de superación moral mediante el compromiso con la sociedad y el medioambiente.

En el caso de la industria de la moda, la ecuación suele ser la misma:

Ropa vieja + Economía Circular = Beneficio económico, segunda vida, caridad y trapos para la limpieza.

Pero, si de entre sus aspectos más generales se listasen términos como: Aspecto e Impacto Ambiental, Análisis del Ciclo de Vida y Huella Ambiental, ¿seríamos capaces de definirlos?

Para ello, a continuación, vamos a realizar una pequeña masterclass que os harán los reyes y reinas de la ecología en la siguiente conversación de sobremesa que tengáis con vuestros familiares acerca de cómo el cambio climático va a cambiar nuestras vidas en los próximos años.

Empecemos por los modelos económicos: Dependiendo de la situación geográfica, actualmente estamos (o deberíamos estar) en transición de la lineal, a la circular.

Fuente: https://hi-cone.com/ 

Antes de comenzar, debemos tener en cuenta las siguientes diferenciaciones:

  • Aspecto Ambiental: Es el elemento que origina el cambio en el medio ambiente, la causa.
    • Consumo de materiales, energía y otros recursos; emisiones al aire, agua y suelo; ruido, vibraciones, radiación…
  • Impacto Ambiental: Es la alteración en sí misma, el efecto.
    • Contaminación de las aguas y suelos, disminución de la biodiversidad y los recursos naturales, cambio climático, agotamiento de la capa de ozono, lluvia ácida…
  • Es por ello que:

+ Crecimiento económico = + Producción y Consumo + Impacto

ECONOMÍA CIRCULAR (EC)

El concepto de EC va más allá del reciclaje y las “3R” (Reducir, Reutilizar y Reciclar), más allá incluso que la problemática de los residuos: Implica la gestión “en bucle” de todos los recursos materiales y energéticos, reduciendo el consumo de los mismos, y utilizándolos de manera óptima, así como su reutilización. Pudiéndose: compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido.

Es un modelo de producción y consumo cuyo diseño lo hace sostenible en el tiempo.

No puede entenderse solamente como reciclaje, ya que no es posible reincorporar el 100% de la materia prima secundaria en el ciclo de los recursos y los productos. Hace hincapié en cubrir todo el ciclo de vida de un producto.

Las caracerísticas diferenciales de la EC frente a la Economía lineal serían las siguientes:

  • Creación de bucles secundarios en el bucle principal con el fin de minimizar el consumo de recursos y reintroducir subproductos.
  • Los residuos pueden ser utilizados como recursos para reingresar al sistema productivo dado el diseño del mismo.
  • Se añade una fase de revalorización después del desechado.
  • Se alarga la vida útil del producto y el aprovechamiento del recurso.

ANÁLISIS DEL CICLO DE VIDA

Tenemos que tener en cuenta una cosa: la gestión ambiental es necesaria pero no del todo efectiva ya que, pueden darse aspectos ambientales asociados al producto que pueden no ocurrir en la fábrica. Por ello hay que adaptar un enfoque más ampliado: Responsabilidad ampliada al fabricante, o el conocido: “Quien contamina, paga”.

Algunas de las herramientas de gestión ambientales que tienen las empresas para poder llevar a cabo una evaluación continua de su desempeño ambiental y poder así llevar a cabo una mejora continua de sus procesos son: el Sistema de Gestión Ambiental mediante la aplicación de la norma ISO 14001 (internacional), la certificación EMAS (europea), las declaraciones ambientales (EDP) de cara a las partes interesadas, la Ley de Información No Financiera, y la Directiva de Informes de Sostenibilidad Corporativa (DISC).

“El mayor peligro no es la inacción; el peligro real es cuando los políticos y los CEO hacen que parezca que está ocurriendo una acción real cuando en realidad no se está haciendo casi nada, aparte de una contabilidad inteligente y unas relaciones públicas creativas”

Greta Thunberg

El ACV (LCA: Life Cycle Assessment) es una herramienta de diseño que calcula y evalúa los impactos ambientales de un producto o servicio durante todas las etapas de su ciclo de vida: desde que se obtienen las materias primas hasta su fin de vida y su gestión posterior.

Esto quiere decir que, el hecho de llevar a cabo este análisis, no crea ningún tipo de mejora en la propia empresa, pero sí que ayuda a la hora de concluir mejoras en el sistema analizado para reducir el impacto ambiental (la reducción del uso de materias primas, ahorro energético, minimización de la contaminación y residuos, y reducción de costes), influyendo así en posteriores tomas de decisión e inversiones.

Se estima que el 80% de los impactos ambientales de los productos se determinan durante su fase de diseño.

Diagrama de ACV de textiles:

Fuente: Synthetic Textile LCA Diagram

Relación ACV con la huella ambiental

  • Huella Ambiental: Es la medida que calcula los impactos que surgen a lo largo del ciclo de vida de un producto o servicio. Podemos hablar de Huella ambiental de Producto (HAP) y Huella ambiental de Organización (HAO).
  • Evalúa el comportamiento ambiental de un total de 16 categorías de impacto:
Fuente: http://www.grunver.com/2022/02/16/

Los principales indicadores de los efectos de una actividad sobre el medio ambiente son:

  • Huella de Carbono: Mide la totalidad de GEI (Gases Efecto Invernadero) emitidos a la atmósfera. Determina, evalúa y comunica el efecto sobre el Cambio Climático.
  • Huella Hídrica: Mide el volumen de agua empleada para producir productos y servicios. Aunque el 72% de la superficie del planeta esté cubierta por agua, menos del 3% es agua dulce.
  • Huella Ecológica: Mide la superficie necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano, ciudad, país…, así como la requerida para absorber los residuos que genera.

El impacto medioambiental del sector textil, el segundo más contaminante del mundo según las Naciones Unidas, se puede apreciar en las siguientes cifras:

  • Consumo de agua: 93 millones de m3 anuales. El consumo de 5 millones de personas.
  • Contaminación del agua: 500.000 Toneladas de microfibras vertidas al mar, que pueden acabar en la cadena alimenticia.
  • Gases efecto invernadero: 10% de las emisiones de CO2 globales. Mayor que los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos.
  • Residuos generados: Cada segundo se entierra o se quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura.

Y llegados aquí, ¿ahora qué?

Antes de comprar algo, preguntémonos: ¿es necesario que adquiera esta prenda para mi día a día?

Fijémonos en los materiales de los que está hecho el producto.

Investiguemos si en dicha producción se eliminaron elementos tóxicos, o cuántos litros de agua se utilizaron para su fabricación.

Lavemos la ropa solo cuando sea realmente necesario: Prendas como vaqueros, en la página de Levi’s, sugieren lavar los pantalones vaqueros cada 10 usos; es decir, con muy poca frecuencia. No solo no gastaremos agua en vano, sino que la vida útil de nuestras prendas se verá alargada.

  • ¿Puedo extrapolar esta visión a todos los ámbitos de mi vida?
  • ¿Puedo apostar por artículos de segunda mano, y marcas slow fashion?
  • Antes de deshacernos de una prenda, agotemos el resto de posibilidades: ¿puedo regalarla, donarla, reutilizarla o buscar un lugar donde reciclen textiles?
  • Tengamos un enfoque “de la cuna a la tumba”: La tienda no es el origen, los impactos van más allá.
  • Trabajemos la mirada crítica y el inconformismo para que las empresas sigan mejorando continuamente, y seamos críticos también con nosotros mismos y nuestro modelo de consumo personal.
    • Informémonos de cuáles son reconocimientos ambientales oficiales que nos proporcionen información veraz.
    • Brindemos a los demás las herramientas para concienciarse.

Si te animas a seguir investigando sobre el tema y a hacer una revisión integral de tu armario para calcular tu impacto ambiental, consulta la siguiente web.

Recuerda que puedes acceder al artículo completo para aprender más sobre economía circular en el mundo de la moda a través de este enlace.

Autor: Josu San Juan. Alumni de IMF Smart Education.

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Smart Education pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


La Economía Circular en el mundo de la Moda.

La moda sostenible es uno de los retos más importantes para el sector, siendo de los más contaminantes. La economía circular es la solución.