Inicio » PRL » La organización de horarios laborales

La organización de horarios laborales

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las empresas es la organización de horarios laborales. Este tema adquiere gran importancia hoy en día debido a los recortes económicos que deben asumir algunas empresas.
Algunos de los modelos que se pueden adoptar son los que se describen a continuación:

Sistema continuo: el trabajo se lleva a cabo de manera ininterrumpida. El trabajo queda cubierto durante todo el día y durante todos los días de la semana; se requieren tres turnos de trabajo (mañana, tarde, y noche), para cubrir las 24 horas del día, y un turno adicional para cubrir los 7 días de la semana.

Sistema semicontinuo: la interrupción es semanal. Supone tres turnos, mañana, tarde y noche, con descanso los domingos.

Sistema discontinuo: normalmente, se deja de trabajar por la noche y el fin de semana. Supone dos turnos de trabajo: uno de mañana y uno de tarde.

Pero ¿qué sistema es mejor? Según distintos estudios realizados sobre el tema, se ha llegado a la conclusión de que las personas que trabajan a turnos demuestran una menor satisfacción con el horario y con el trabajo en general frente a las personas que prestan sus servicios en jornada laboral diurna. Esto puede suceder por distintos motivos: uno de ellos es la falta de adaptación debida a la alteración de los ritmos circadianos y sociales, así como una deficiente organización de los turnos. Por todo esto, es fundamental tener en consideración las repercusiones que el trabajo nocturno tiene sobre la salud de los trabajadores, a fin de organizar los turnos convenientes y de prever las condiciones de trabajo adecuadas. Los aspectos nocivos del turno nocturno sobre la salud de las personas se pueden observar en distintas facetas:

Perturbaciones en la vida familiar y social: desde el punto de vista ergonómico, es fundamental tener en cuenta estas consecuencias y diseñar el trabajo a turnos, de manera que sea lo menos nocivo posible para la salud de todas aquellas personas que se encuentran en esta situación.

Alteración el equilibrio biológico, por el desfase de los ritmos corporales y por los cambios en los hábitos, por el desfase de los ritmos corporales y por los cambios en los hábitos alimentarios. El organismo humano posee ritmos biológicos, es decir, las funciones fisiológicas siguen repeticiones cíclicas y regulares. Estos ritmos suelen clasificarse en:

1. Ultradianos, si son superiores a 24 horas.

2. Circadianos, si siguen un ritmo de 24 horas.

3. Infradianos, si su ciclo es inferior a las 24 horas.

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
Licenciada en farmacia, Técnico superior en PRL (3 especialidades), Tutora de cursos auditoria de sistema de gestión de la prevención y OSHAS, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Cómo organizar los horarios laborales |

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las empresas es la organización de horarios laborales. ¿Sabes cómo gestionarlos?