Inicio » Actualidad » Principales conclusiones tras la COP21

Principales conclusiones tras la COP21

Principales conclusiones en la Cumbre de París cop21

A la hora de valorar el resultado de la COP21 de París, uno tiene que dar dos pasos atrás y tratar de dejar fuera de la reflexión lo que a uno le habría gustado que saliera de la cumbre así como los peores augurios de fracaso que también se barajaron. Sólo así se puede analizar de forma fría la amplitud del acuerdo y hasta que punto el mismo es o no suficiente al menos para este momento del partido.

Los firmantes lo han llamado “histórico” y los grupos ecologistas “decepcionante”. El problema es que independientemente de lo que piensen unos y otros la clave es si será “suficiente”. Suficiente para evitar que en las próximas décadas los peores efectos del Cambio Climático acaben con las islas de la Polinesia. Suficiente para evitar que la mitad de África se vea obligada a emigrar por haberse convertido sus hogares en tórridos desiertos. Suficiente para evitar que Bilbao tenga el clima de Sevilla y Sevilla el de Mali. Suficiente para que el Polo Norte y los glaciares no desaparezcan…

Principales conclusiones tras la Cumbre de París

  • Se ha llegado a un acuerdo global con la participación de 195 países algo único hasta el momento.
  • Estados Unidos y China, hasta ahora los eternos ausentes de los compromisos, han aceptado el acuerdo.
  • El acuerdo desarrolla una serie de medidas para no superar los 2°C a finales de siglo pero hace constar que se intentará que no se supere 1,5°
  • Se ha cerrado un acuerdo de 31 páginas.
  • El acuerdo no incluye reducciones de gases de efecto invernadero legalmente vinculantes puesto que cuando se intentó (Protocolo de Kioto en 1997) no funcionó y muchos países se acabaron “bajando del carro”.
  • Cada país ha de decidir unilateralmente cuán importantes serán sus reducciones de emisiones. Y si no cumple con su compromiso no se podrán tomar medidas contra ese país. A cambio el Senado de Estados Unidos no tendrá que ratificar el Acuerdo de París. Recordemos que eso fue lo que tiró por la borda el Protocolo de Kioto.
  • Se ha renunciado a la ambición de eliminar los combustibles fósiles y se ha cambiado el objetivo por el de compensar las emisiones a partir de 2050.
  • Se dotará a partir de 2020 de un fondo de 100.000 millones de dólares para ayudar a los países pobres a luchar contra el Cambio Climático.

Los compromisos de los grandes emisores contra el cambio climático

Desde 2014 cada gran emisor ha enviado a la ONU unos compromisos de reducción de emisiones. Veamos algunos ejemplos:

  • Estados Unidos ha dicho que va a reducir en 2025 un 26% sus emisiones con respecto a 2005.
  • La Unión Europea ha dicho que reducirá sus emisiones un 40% en 2030 respecto a los niveles de 1990.
  • China por su parte ha comunicado que sus emisiones dejarán de crecer en 2030 y que para ese momento al menos el 20% de su electricidad vendrá de fuentes limpias.
  • Brasil en la línea de Estados Unidos reducirá un 37% sus emisiones en 2025 tomando como referencia 2005.
  • India aplicará un sistema particular de reducción de emisiones a base de limitar su dependencia de los combustibles fósiles en proporción a la evolución de su Producto Nacional Bruto.

Sin duda estos países (o grupo en el caso de la UE) representan la parte más importante de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo y está claro que aquí estará el éxito o el fracaso de la Cumbre de París.

El problema es que, según los científicos, si estos compromisos autoimpuestos se cumplieran la subida de temperatura al final del siglo estaría en el entorno de los 3°C lo que está muy por encima de los 2°C marcados como límite y sería el doble del objetivo deseable del 1,5°C.

Como quiera que sea, el Acuerdo de París al menos ha encarrilado la máquina del tren en las vías. Y debemos confiar en que en los próximos años los objetivos planteados se vean superados ampliamente por la realidad. Lo cierto es que la Tierra ya se ha calentado 1°C desde el nivel preindustrial. Si esperamos hasta 2030 para marcar el máximo de las emisiones será tarde para evitar superar los 2°C.

El acuerdo de París entrará en vigor automáticamente cuando al menos 55 países que representen al 55% de las emisiones lo suscriban.

Veremos cómo evoluciona… nos va el futuro en ello.

 

 

Álvaro Rodrígez, Director de Energías Renovables de IMF

 

Álvaro Rodríguez, Director del Área de Medio Ambiente de IMF Business School y  Director General de The Climate Reality Project y portavoz de Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER).

 

 

 

 

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de colaboradores del Blog de Actualidad y Energías Renovables, compuesto por el equipo de tutores, profesores y expertos del Máster Oficial de Energías Renovables de IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Principales conclusiones tras la COP21

Conoce las principales conclusiones a las que se llegó en la Cumbre de París COP21 y los primeros compromisos por parte de los principales emisores.