Inicio » Dirección » La dirección financiera como creadora de valor

La dirección financiera como creadora de valor

la direccion financiera como portadora de valor

Mucho se ha hablado y se habla sobre la dirección financiera, sobre su necesidad o no de mantenimiento en las organizaciones como un departamento estanco o, más bien, como un departamento integrador.

El origen de la dirección financiera

La dirección financiera surge del concepto economía financiera, un término teórico muy desarrollado en los 80 que tenía como fin la creación de modelos.

Estos planteamientos ya no eran modelizaciones sencillas de la realidad, si no que las nuevas tecnologías y el avance de ingenierías y matemáticas permitían nuevos desarrollos e introducir conceptos como la inflación o los impuestos.

Estas dos ideas tan sencillas e importantes dentro de la economía causaron tradicionalmente numerosos problemas aunque se conocían, tanto es así que se eliminaban de los ejemplos y se hablaba de “mundo perfecto”.

Ahora ya se puede incorporar a los planteamientos matemáticos para intentar valorar. Y es que ese verbo tan sencillo, supone uno de los principales quebraderos de cabeza de la economía.

Esta rama económica debe centrar sus esfuerzos en saber si las cosas que la contabilidad valora “de manera objetiva” por precio de adquisición (modificando su valor por correcciones valorativas), están bien cuantificadas.

Esto depende en gran medida de su valor futuro, cuyo cálculo, nacido de la especulación y del desconocimiento de hechos próximos, lo hace complejo. De esta manera se han ido creando modelizaciones de la realidad para conocer el valor real de proyectos (inversiones económicas) y de títulos (inversores financieras).

Objetivos de la valoración de las empresas

Una correcta valoración de las empresas, de sus inversiones actuales, de cómo van a evolucionar los proyectos futuros, permitirá establecer una serie de parámetros básicos:

  • Conocer la verdadera dimensión de la empresa, su tamaño en cuanto a activos.
  • Conocer la más perfecta distribución de las fuentes de financiación, con el objetivo de maximizarlas. Es decir, que porcentaje debe tener de pasivo y cuando de fondos propios.

Decidir qué invertir y de donde sacar los recursos para realizar esas inversiones es la idea principal de la Dirección Financiera.

Un departamento que muchas veces se considera independiente pero que por su mero funcionamiento debería siempre actuar en consonancia con el resto de la organización ya que destinar recursos a un determinado proyecto suele llevar el sacarlos de otro, además del hecho de la siempre necesidad de ajuste entre recursos propios y ajenos.

Y es que este departamento al final integra a todos los demás o, al menos, involucra a todos los demás.

Debe conocer las necesidades de cada rama de actuación para abordar sus necesidades desde el punto de vista más racional posible, por tanto creando valor al resto tanto de la propia organización como del conjunto de “stakeholders” de la economía.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Manuel López Millán

Manuel López Millán

Tutor de las áreas de Finanzas y Administración de Empresas de IMF Business School. Doctorando en Administración y Dirección de Empresas, Administración y gestión de empresas, por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Dirección Financiera, Contabilidad y finanzas por IMF Business School. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Especialidad intracurricular de Contabilidad. por la Universidad Complutense de Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


La dirección financiera como creadora de valor en las empresas

Mucho se ha hablado y se habla sobre la dirección financiera, sobre su necesidad o no de mantenimiento en las organizaciones como un departamento.