Inicio » Administración de Empresas » Reconocimiento del entorno: condicionante, atenuante o desencadenante

Reconocimiento del entorno: condicionante, atenuante o desencadenante

Es evidente que el mundo o el entorno como lo conocíamos hace algunos meses u años ha mudado y es imprescindible afirmar que este cambio o mutación en las empresas no permitirá que volvemos o retornemos a lo cotidiano (normalidad) que antes conocíamos.

Hoy esta nueva temporada ha sido permeada por grandes dosis de certidumbres desde la ciencias exactas y desde las ciencias sociales han surgido grandes cuestiones. Por lo tanto este periodo de incertidumbres se comprende como resultante de una temporada de cambio en el entorno.

Temporada de crisis

Se reconoce como temporada a un periodo espacio tiempo al que subyacen la suma de varios atenuantes de crisis. Ya que en su composición forman parte de un todo mayor denominado crisis global del entorno. Reconociendo nuestra historia sus adelantes y altibajos. A través de los últimos 50 años, el mundo y su devenir se ha estado transformando en cada uno de estos escenarios (sociales – políticos – económicos). La crisis que se aglomera hoy como conjunto se aglomera como conjunto de atenuantes y elementos de desestabilización que demandan variables de ajuste, modificación o de desarrollo.

El entorno mundial hace algunos meses estaba apostándole a la propuesta del mercado globalizado impulsando con ahínco esta propuesta (filosófico económica). Además vislumbrando grandes avances y enfocando todo su potencial de desarrollo,  creativo y adquisitivo, mediado bajo ” la globalización” como propuesta de avance, cambio o vanguardia.

La globalización ayuda a la modernización

La globalización surge entonces como propuesta de desarrollo que promueve la modernización constante. Además de la tecnificación , y la cualificación como motor de avance. Cada una de estas variables o términos no solo se inscribieron en modos de actuación de un pequeño entorno o sociedad. Por el contrario estas prácticas se integraron en los sujetos sociales  permitiendo que se imprimieran en cada proceso del devenir continuo de la socialización. Hasta la sincronización con el lenguaje y su realidad. Por lo tanto se promovieron en nuestra cultura avances significativos. Que hoy nos cuestionan acerca del sentido de desarrollo y de mejoramiento cualitativo.

Cada una de estas practicas de mejoramiento cualitativo generaron nuevas variables de reconocimiento, de construcción y de constitución de identidades individuales y colectivas. Es por ello que en formaciones como la que se obtiene a través de IMF Bussiness School en sus diferentes programas de formación se pueden establecer hilos. Tanto de comprensión, cambio y articulación constante. Con el fin de precisar aquellas modificaciones de articulación cuantitativas y cualitativas en cada uno de sus componentes: sujeto- institución -estado – sociedad – empresa .

¿De qué forma nos ayudan estas prácticas?

Ya que la propuesta que surgió como una respuesta a la modernidad (globalización del dinero y del mercado). Pero nos interpela hoy y nos interpeló desde su constitución. Ya que su horizonte de desarrollo se vislumbraba a través de un movimiento lineal siempre hacia adelante y una producción constante.

Este modelo (la globalización de unas variables *dinero- mercado*  determinadas por el entorno ) nos hace hoy un llamado a la creación de consciencia. Es decir, consistencia y por que no a la resistencia del desarrollo, identificando en su composición orgánica el motor de  grandes atenuantes de destrucción  entre los que se encuentran ( el daño ecológico irreparable – clasificación social “clases sociales” – aumento de desigualdades e inequidades).

Es evidente que en este llamado los requerimientos que se nos demandan social y colectivamente en cada escenario de actuacion se enfocan entonces  a través de un nuevo punto de fuga (Etico – Crítico) en donde subyacen nuevos modos de responsabilidad, comprensiٕón, acción , interacción y co-creación.

El presente y sus condicionantes

El presente que nos aqueja hoy siglo XXI,  se reconoce como un nuevo ciclo de demandas. El cual requiere de determinaciones ecológicas, sociales, económicas, políticas y comerciales. Tanto grupales como individuales. Ya que en su composición se demanda un accionar solidario como fuerza integradora. Que vincule y posibilite nuevas formas de constitución , reconstitución y deconstrucción. Ya que si revisamos de cerca sobre los detalles. Sobre todo los desafíos de las múltiples crisis del siglo XXI ante este escenario se nos reclaman acciones concretas ante una destrucción constante de el bien mas preciado “la vida”:

Ante este escenario un poco desafiante podemos identificar las siguientes crisis:

  • La crisis ambiental. Es entonces un componente categórico que demanda intervención ante el evidente deterioro de ecosistemas, destrucción del habitat,  extinsión de especies y contaminación constante.
  • La crisis sanitaria es entonces el continuo deterioro de los sistemas de salud generando factores de riesgo en la poblacion individual  y las com unidades vivientes (todo el ecosistema).
  • La crisis financiera se nos presenta a través del aumento de inequidades y desigualdades que suplen las necesidades de conjunto presentes en el campo económico y social.
  • La crisis política se identifica entonces como el surgimiento de sujetos radicales quienes ahondan en extremismos en uso del discurso y en el juego de la representacion de determinadas polaridades.

Variables a tener en cuenta

Es preponderante entonces ante esta realidad (realidad de crisis global) reconocer que cada uno de estos panoramas o atenuantes, no surgen como escenarios aislados y  episodios divididos. Por el contrario esta gran crisis global es la suma de varios elementos que condicionan nuestro presente y reclaman desde nuestro pasado intervención.

Cada uno de estas variables han perdurado a través de los tiempos mas por el mal tratamiento de acción y reconocimiento lo que comenzó en un pasado cercano como un pequeño detonante puede. Hoy se nos presenta como una problemática mayor (escenario post pandemia covid 19 siglo XXI ) ante esta realidad de devastación de la vida tanto del planeta como quienes la habitan requiere hoy y demanda una  intervención mediata e inmediata, un accionar consciente en contra de la división como eje articulador. Por el contrario se nos reclama una accionar en conjunto estratégico y racional. Ante este escenario surge entonces:

La crisis como detonante de cambio

Seria contradictorio decir que de las crisis solo surgen negatividades. Sin embargo, como se puede ver o identificar en estos periodos de gran movimiento subyacen en su composición la suma de atenuantes que se convierten en promotores del cambio. Esto debido que en su configuración y conformación se interpelan acciones de correlación y movimiento.

Así pues, si desde su creación o constitución emergen nuevas formas de estructuración seria pertinente indicar entonces que se requieren procesos estructurantes o articuladores que determinen o definan nuevos modos de vida.

Al realizar un análisis general de la “nueva realidad del siglo XXI ” podemos entonces revisar cuales son las fuerzas motores de dirección. Con el objetivo de elevar los criterios preponderantes (la vida). Ya que a ella subyacen todas nuestras determinaciones de interacción y constitución que proponen a su vez aquellos modelos.

Desde modelos (predictivos (“Economía del bienestar” – prescriptivos “Política neoliberal” o incluyentes ”instituciones sociales” ) que se adhieren a nuestra ruta. Como determinantes en el horizonte (entorno). Y en su reconocimiento constante. Como  búsqueda articuladora de respuestas ante necesidades legitimas (por decirlo de otro modo aquellas necesidades finitas vitales) que demandan intervención de soluciones tangibles en un entorno que se prolonga a través de los tiempos sin olvidar lo importante ” la vida” .

¿ ? Cuáles son entonces las necesidades fundantes Vitales ¿ ?

Aunque existen 9 necesidades vitales es preciso entonces reconocer que estas se correlacionan. Por consiguiente se establecen a través de dos niveles categóricos. El primer nivel se compone de 5 necesidades principales y el segundo nivel de 4 necesidades conexas. Por lo tanto, estas son:

Necesidades del entorno

Retomando lo anterior y para cerrar esta breve reflexión, me gustaría que entonces nos preguntáramos y empezáramos la construcción de un modelo a travesado por cuestionamientos creadores. Y no interpelado por certezas de horizonte que se desvanecen en el presente. Por lo que preguntémonos seria bueno cuestionarnos y seguir construyendo teniendo como eje de cambio la pregunta, por ello:

  • ¿ ? Qué tipo de crisis de contexto nos ayudará a re-pensar nuestras prioridades ¿ ?
  • ¿ ? Las respuestas que hoy se estan configurando en nuestros escenarios de participacion (empresa-  institucion – estado) estan priorizando el reconocimiento y la respuesta sobre nuestras necesidades fundantes vitales ¿ ?

Andrés Carvajal Arias, Profesor del Master en Dirección y Administración de empresas en IMF Business School.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
El Blog de IMF Business School
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Reconocimiento del entorno: condicionante, atenuante o desencadenante

El entorno, un conjunto de circunstancias o factores sociales, culturales, morales, económicos, profesionales que pueden afectar o no. ✅