Inicio » Actualidad laboral » Disfunciones, conflictos y negociación en la empresa

Disfunciones, conflictos y negociación en la empresa

1

La necesidad de establecer negociaciones resulta imprescindible a partir de la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. El empresario, los representantes de los trabajadores y los propios trabajadores están obligados a negociar.

Negociar es establecer un proceso comunicativo cuyo objetivo es la adopción de conclusiones operativas y éstas deben ser compartidas y asumidas por todos los elementos que negocian. Los participantes en un proceso de negociación, llegan al mismo con unas propuestas que en un principio difieren entre sí. Estas propuestas se exponen al grupo y son agrupadas, modificadas, etc., por la totalidad de los participantes hasta llegar a una propuesta final consensuada por todos.

Para facilitar este consenso, existen determinadas técnicas que van desde la elección del lugar donde vamos a negociar, hasta la forma que debe adquirir el mensaje para lograr la repercusión del mismo.

 Negociar tiene ventajas:

1. La participación en la obtención de los resultados, potencia al participante a defenderlos.

2. Esa participación integra a las partes en un proceso del que se busca su calidad (hay que hacerlo bien puesto que lo he hecho yo).

3. Los participantes se sienten valorados, aceptados en sus posibilidades personales.

4. De un proceso de negociación surgen las responsabilidades compartidas (aunque no lo sean legalmente).

5. La imagen de la persona o grupo negociador aumenta en credibilidad.

6. Desaparece la tensión de conflicto (esto es fundamental para la mejora de las condiciones de trabajo).

7. Negociar es poner en marcha la creatividad individual o de grupo.

A la hora de negociar intervienen el mensaje y los mensajeros. El mensaje debe ser claro, expresarse con claridad y naturalidad, ser breve, sintético y expresado con frases gramaticalmente correctas. Y ser sincero.

Por otra parte, los mensajeros: debe intentarse que el ambiente sea amable y distendido,   mantener contacto visual con la personas  que hablan, escuchar, debe estar claro que las decisiones o conclusiones saldrán de esta negociación, las partes deben tener margen de concesión, capacidad de modificación y de aceptar ideas nuevas y valorar positivamente el simple hecho de negociar.

En la negociación, se debe tener muy presente la fórmula «todos ganan, nadie pierde«, dado que ella encierra la verdadera eficacia del proceso. Si algún participante queda al margen de las conclusiones finales, se deberá poner en duda la continuidad en el tiempo y la propia operatividad de las conclusiones obtenidas. La situación negociadora debe potenciar la sensación gratificante de los participantes si se desea que la eficacia de la negociación sea alta y no se produzca en el futuro situaciones que nieguen la validez de lo negociado.

El espacio donde se produce la negociación es también importante. Todos deseamos espacios cómodos, confortables, bien diseñados, sin ruidos, en los que los mensajes puedan transmitirse sin interferencias y en los que cada negociador ocupe un sitio que no le perjudique en sus intervenciones.

Existen determinados aspectos que pueden, sobre todo, empeorar más las situaciones difíciles o que pueden entorpecer situaciones que inicialmente eran positivas y tendían a un buen fin.

– Existe cierta relación entre tema y espacio. Se negocia hablando y se habla en espacios acordes con un estado de tranquilidad y de escucha. Los espacios que sugieren intimidad son mejores para intercambiar ideas y negociarlas.

– Es frecuente la utilización de grandes mesas para establecer un proceso de negociación. El mobiliario solemne suele impresionar a quienes están poco acostumbrados a él. Al propietario le da la impresión de estar jugando en casa, mientras que a los demás les ofrece la sensación inicial de que «aquí no vamos a poder decir muchas cosas». Este cúmulo de sensaciones puede ser muy malo, especialmente por los temores, interpretaciones de prepotencia, etc.

– En una negociación nadie debe ostentar una situación que le separe del resto. Si alguna persona puede quedar identificada por el sitio físico que ocupa, esta debe ser el moderador del encuentro. Cuando existan mesas en el encuentro, es mejor que éstas sean redondas.

– Tampoco conviene que los miembros de una misma posición se sienten juntos. Esto da una sensación de enfrentamiento. Una negociación es el sitio de todos los que deben decir y opinar.

 

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Disfunciones, conflictos y negociación en la empresa