Amazon
InicioActualidad laboralEfectos psicológicos del color

Efectos psicológicos del color

Los colores fríos son sedantes, suaves, estáticos, sombríos, tristes, húmedos. Además, dentro de este grupo de colores, los claros dan la sensación de frescura, soledad y descanso, mientras que los oscuros sugieren tristeza y melancolía.

Al contrario de lo que sucede con los colores cálidos, los colores fríos dan la impresión de amplitud, es decir, hacen que un lugar parezca más grande.

Los colores cálidos dan la sensación de adelantarse en el plano, como si fuesen más cercanos o más próximos (se denominan también colores próximos), ya que producen la sensación de sobresalir entre los otros y situarse en el primer plano. Pueden utilizarse, asimismo, para llamar la atención hacia un determinado elemento, aunque si esto se realiza en exceso puede resultar agobiante. En un espacio reducido es importante utilizar tintes pálidos de estos colores, si lo que se desea es darle calidez sin hacerlo demasiado cerrado.

Si se desea agrandar un espacio pequeño o colocar en un segundo plano algún elemento que no queramos hacer muy visible, conviene emplear tonalidades pálidas. Como se trata de colores fríos pueden dar un aspecto gélido a un lugar y lo mejor es reservarlos para habitaciones muy soleadas. Los colores neutros (gris y beige) transmiten una refinada sobriedad, clásica y elegante.

La calidez y la frialdad atienden a sensaciones térmicas. Los colores, de alguna manera, nos pueden llegar a transmitir estas sensaciones. Dos colores “calientes” mezclados entre sí producirán una sensación cálida. Lo mismo ocurrirá con los colores fríos.

Pero también podemos “calentar” o “enfriar” un color combinándolo con uno del tipo contrario. El color azul puede ser “calentado” añadiendo tonos rojizos y ocres para hacer las sombras y las luces. Podemos “enfriar” el rojo añadiendo azules y grises. La mejor forma de observar esto es con la práctica.

Cada color produce una sensación diferente y cada persona tiene sus propias preferencias, pero de manera general, todos percibimos una reacción física ante la sensación que produce un color, como la de frío en una habitación pintada de azul o la de calor en otra pintada de rojo.

Distintas investigaciones han demostrado que para la mayoría de las personas, son reacciones comunes, inconscientes y que tienen alguna asociación con la naturaleza. Así, los colores cálidos se consideran estimulantes, alegres y hasta excitantes mientras que los colores fríos son tranquilizantes, sedantes y en algunos casos deprimentes.

– Los colores más tranquilizantes: azul y azul verdoso o violáceo.

– Los colores más sedantes y confortables en decoración: verde, azul claro y violeta claro. Los matices crema, marfil, beige, gamuza, y otros de cualidad cálida, son alegres y tienen cierta acción estimulante, pero tanto unos como otros, deben ser usados en áreas amplias y de forma adecuada.

– Los colores con mayor poder de excitación, son rojo, rojo anaranjado y naranja.

Recomendaciones generales

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) da unas determinadas reglas que hay que considerar:

a. Un local parecerá más alto si las paredes son de color oscuro y el techo es de color claro.

b. Un local parecerá más bajo de techo si sus paredes son de color claro y su techo y suelo de color oscuro.

c. Los locales alargados parecen más cortos si la pared del fondo es oscura; de la misma manera que parecerá más alargada si se pinta la pared del fondo de color claro.

d. Los colores cálidos y oscuros producen en los techos sensación de seriedad; en los lados de limitación y en los suelos aparecen como seguros y resistentes.

e. Los colores fríos y claros en los techos resultan luminosos y originan distensión; en los lados producen sensación de curvatura y en los suelos se perciben como lisos y deslizantes.

f. Los colores cálidos y claros actúan en los techos como estimulantes; en las paredes laterales como acogedores o íntimos y en los suelos como ligeros e ingrávidos.

g. Los colores fríos y oscuros en los techos son amenazadores; en los lados provocan sensaciones de frialdad y tristeza, y en los suelos resultan pesados y monótonos.

h. Los ambientes físicamente fríos o calientes pueden ser contrarrestados mediante luz cálida o fría respectivamente.

i. Los objetos de colores cálidos son más agradables a la vista con una luz de color cálido que con una luz de color frío.

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
e716cbb0c55a5b97c31deef8850a35e3?s=80&d=mm&r=g Efectos psicológicos del color
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.
Comentarios
  • Avatar

    Muy bueno el artículo. Precisamente el consejo de paredes oscuros y techos claros lo voy a poner en práctica pronto, ya que mi local es un poco bajito y quiero que parezca más alto. Gracias!

    06/03/2018
  • Avatar

    Hola, me han parecido excelentes todos los consejos que habéis dado.

    Muchas gracias, los voy a poner en practica

    15/11/2018

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Efectos psicológicos del color

Los colores fríos son sedantes, suaves, estáticos, sombríos, tristes, húmedos. Además, dentro de este grupo de colores, los claros dan la sensación de frescura, soledad y descanso, mientras que los oscuros sugieren tristeza y melancolía. Al contrario de lo que sucede con los colores cálidos,