Amazon
InicioActualidad laboralNociones de economía de prevención

Nociones de economía de prevención

En lugar de intentar valorar los costes iniciales en los que se incurre al incorporar medidas de prevención de accidentes en el sistema en las fases iniciales, numerosos autores han tratado de estimar los costes de las consecuencias. Entre éstos puede citarse a Heinrich, que propuso la división de los costes en “directos” (en particular, los seguros) e “indirectos” (gastos realizados por el fabricante); a Simonds, que planteó la división entre costes asegurados y no asegurados; a Wallach, que propuso una división de acuerdo con los distintos apartados utilizados para el  análisis de los costes de producción, es decir, mano de obra, maquinaria, mantenimiento y gastos temporales, y Compes, quien clasificó los costes en generales e individuales. En todos estos ejemplos (con la excepción de Wallach), se consideran dos grupos de costes que, aunque diferentes en definición, tienen numerosos puntos en común. Las teorías de estos autores se destacan en el master en prl.

Habida cuenta de la dificultad de estimar los costes generales, se ha intentado calcular un valor adecuado para esta cifra mediante la expresión del coste indirecto (costes no asegurados individuales) como un múltiplo del directo (costes asegurados generales). Heinrich fue el primero en intentar obtener un valor para esta cifra y propuso que la cuantía de los costes indirectos fuese cuatro veces mayor que los costes directos, es decir, que el coste total equivaliese al coste directo multiplicado por cinco.

Aunque la estimación es válida para el grupo de empresas estudiado por Heinrich, no puede aplicarse a otros grupos, y menos aún en el caso de fábricas específicas. En ciertos sectores de diversos países industrializados, se ha observado que este valor oscila entre 1 y 7 (4 ± 75%), pero en algunos estudios se ha puesto de manifiesto que puede ser considerablemente superior (hasta 20 veces) e incluso variar con el tiempo en una misma empresa.

No cabe duda de que las cantidades dedicadas a la incorporación de las medidas de prevención de accidentes en el sistema en las fases iniciales de un proyecto de fabricación, se verán compensadas por la reducción de las pérdidas y los gastos que, de no haber sido así, se habrían registrado. No obstante, este ahorro no se somete a ninguna ley específica o proporción fija, y variará de un caso a otro. Puede ser que un gasto reducido dé lugar a un ahorro sustancial, mientras que, en otros casos, un gasto mucho mayor generará una ganancia aparente muy escasa. Al llevar cabo cálculos de este tipo, debe tenerse en cuenta siempre el factor tiempo, que actúa de dos modos: los gastos actuales pueden reducirse mediante la amortización del coste inicial en varios años, y la probabilidad de que ocurra un accidente, por baja que sea su frecuencia, aumentará con el paso de los años.

En un sector determinado, siempre que lo permitan los factores sociales, puede no existir un incentivo económico para reducir los accidentes, teniendo en cuenta que su coste se añade al de producción y, por tanto, revierte en el consumidor. Sin embargo, la cuestión cambia cuando se considera desde el punto de vista de una empresa concreta. Es posible que existan grandes incentivos para que una empresa adopte medidas con el fin de evitar los efectos económicos graves de los accidentes que afectan al personal clave y a los equipos esenciales. Así ocurre especialmente en el caso de las pequeñas fábricas que carecen de una reserva de personal cualificado o que se dedican a ciertas actividades especializadas, así como en el de las grandes instalaciones complejas, como las de la industria de transformación, en las que el coste de sustitución puede exceder la capacidad de obtener capital.

Asimismo, pueden darse casos en los que una gran empresa pueda mejorar su competitividad y aumentar con ello sus beneficios mediante la adopción de medidas destinadas reducir accidentes. Además, ninguna empresa puede permitirse pasar por alto las ventajas económicas que se derivan del mantenimiento de unas buenas relaciones con los trabajadores y sus sindicatos.

Por último, al pasar del concepto abstracto de una empresa la realidad concreta de los que ocupan puestos de mando en la actividad empresarial (es decir, los empresarios y la alta Dirección), hay que considerar un incentivo personal que no es sólo económico y que alude al deseo o la necesidad de estas personas de impulsar su carrera profesional y evitar las sanciones, legales y de otro tipo que pueden imponérseles en el caso de cierto tipo de accidentes. Por tanto, el coste de los accidentes en el trabajo repercute en la economía nacional y en la de cada componente de la población, por lo que existe un incentivo general e individual para que todos intervengamos en la reducción de este coste.

Según Frank Bird, que realizó estudios sobre el control total o pérdidas, con un análisis profundo estableció que: por cada euro de coste directo (cubierto por el seguro) el accidente supone entre 5 y 50 euros de coste indirecto (no cubierto por el seguro), que debe ser asumido por la empresa.

Otro estudio realizado por el citado autor reveló que por cada accidente con consecuencias graves o mortales, se produjeron 10 lesiones leves que sólo requirieron primeros auxilios, 30 accidentes que sólo produjeron daños materiales y 600 incidentes sin lesión ni daños materiales.

Las relaciones señalada demuestran con toda claridad el error que se comete si se orienta todo el esfuerzo sobre el pequeño número de sucesos que producen daños graves y se dejan a un lado todas la oportunidades de poder aplicar un control sobre cualquier suceso no deseado.

Si conseguimos reducir la base, disminuirá la proporción establecida, con los que se evitarían muertes o accidentes graves. Para ello, debe tenderse a investigar también los accidentes materiales y los incidentes.

 

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
e716cbb0c55a5b97c31deef8850a35e3?s=80&d=mm&r=g Nociones de economía de prevención
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Nociones de economía de prevención

En lugar de intentar valorar los costes iniciales en los que se incurre al incorporar medidas de prevención de accidentes en el sistema en las fases iniciales, numerosos autores han tratado de estimar los costes de las consecuencias. Entre éstos puede citarse a Heinrich, que