Inicio » Entrevistas » Entrevista a David del Barrio, experto en Calidad Alimentaria

Entrevista a David del Barrio, experto en Calidad Alimentaria

Seguimos acercando la experiencia de profesionales, en este caso volvemos a contar con David Del Barro, experto en calidad alimentaria. Experto que ya entrevistamos y donde pudimos descubrir a través de sus grandes conocimientos más sobre la Seguridad Alimentaria. Actualmente es Director de Calidad de ARC Eurobanan. Se formó como Ingeniero Técnico Agrícola por la Universidad Politécnica de Madrid para después cursar un Máster en Dirección de Industrias Alimentarias por EOI. Es Especialista en Calidad post cosecha de productos tropicales.

¡No te pierdas la entrevista!

En el último Informe Anual de la Unión Europea sobre Fraude Alimentario (año 2018) se indica que entre 2016 y 2018 se ha producido un incremento de más del 60% de los casos notificados sobre fraudes, siendo los productos de la pesca los que encabezan la lista por sectores. ¿Cómo influyen estos datos sobre la confianza que tiene el consumidor en la industria agroalimentaria? 

En la actualidad, la confianza del consumidor en un producto o en una marca es fundamental para el avance de una empresa ya que el consumidor, y más en la situación en la que nos encontramos, está buscando productos seguros y de calidad. La confianza del consumidor se gana con calidad y profesionalidad de las empresas productoras, independientemente del sector en el que se encuentre, dando máxima transparencia a sus productos y teniendo una atención al cliente veraz y eficaz. 

¿Qué herramientas tiene la administración y, porque no, la propia industria para controlar el fraude?  

La administración está haciendo un trabajo muy eficaz con sus controles tanto en origen como en la industria, así como en los productos e ingredientes que vienen de países de la UE, como de terceros países cuya legislación puede ser más laxa que la nuestra. El cuerpo de inspectores de la administración ha dado un avance muy importante tanto en el control como en el número de inspecciones que realizan para garantizar que los productos que llegan a los puntos de venta y hogares sean totalmente seguros. 

La administración tiene las inspecciones físicas y las auditorías de trazabilidad (cada vez más potentes y complejas ya que las cruza con datos económicos y balances) para garantizar los productos y evitar fraudes. Así, se controla el origen de los productos, el pago real a los eslabones más débiles de la cadena, … 

Importante destacar la aparición y fortaleza con la que se están implantando las IGP´s y DOP´s, que en muchos casos están verificados por organismos oficiales, los cuales luchan contra fraudes e imitaciones. 

Por otro lado, las empresas han elevado el nivel de autoexigencia con los sistemas de autocontrol, motivados por las necesidades de sus clientes y por la especialización de los departamentos de calidad, que cada vez están tomando más peso dentro de las organizaciones. 

Dentro de la empresa, las auditorías de tercera parte, de marca distribuidor, … hacen que la posibilidad de fraude y pérdida de seguridad alimentaria se reduzca casi a cero. 

Uno de los requerimientos específicos incorporados en distintos esquemas de certificación, como IFS o BRC, es el denominado Food Defense; es decir, normas y medidas que la industria debe establecer para la protección de los alimentos y productos para consumo humano, contra la contaminación deliberada. Actualmente, cualquier industria agroalimentaria de la UE que exporte alimentos a Estados Unidos debe cumplir la normativa de dicho gobierno en materia de Food Defense. A parte de estas empresas exportadoras, ¿cuál es el nivel de implantación que tiene en el resto de las industrias agroalimentarias? 

En la actualidad, la implantación de estos esquemas de certificación es imposible sin hacer un buen Food Defense dentro de la industria. Lo que empezó siendo un punto residual dentro de la norma ha pasado a ser un punto tan estricto, que si no se cumple al 100% no te dan la certificación en estos esquemas. 

Pero debemos ir más allá. Por un lado, la administración ya exige este tipo de planes de Food Defense (que no dejan de ser mecanismos propios de controlar antifraudes, tanto alimentarios como posibles sabotajes), independientemente de que esté la empresa certificada en una de las normas de calidad y seguridad alimentaria, Y por otro lado, las empresas aseguradoras, que también han tenido que poner personal especializado en la materia, exigen estos planes de autocontrol, así como planes de contingencia, planes alternativos ante situaciones potencialmente peligrosas detectadas e incluso procedimientos de denuncia ante las autoridades competentes, tanto sanitarias como policiales y fiscales. 

Por tanto, el Food defense ha pasado de una situación exclusiva para empresas que tenían relaciones comerciales con Estados Unidos a ser un punto imprescindible para poder operar con rigor dentro de España y la UE. 

¿Cómo se están implantando los procesos de optimización de los recursos y el desarrollo de la economía circular en el sector agroalimentario? Por ejemplo, los subproductos alimentarios, envases de embalaje. 

La industria alimentaria, es la primera que ha tenido que pensar e implantar programas de I+D+i en la búsqueda de nuevos envases y procesos, ya que se trabaja con márgenes muy cortos (céntimos en muchos casos) y las soluciones que existían en el mercado no valían para ellos por ser alternativas excesivamente caras que no podían ser repercutidos en este sector. Por ejemplo, un envase sostenible para una 1 Kg de fruta no puede tener un precio tal que si se repercutiera subiría el precio del producto final un 75%. Esto ocurría hace unos años, cuando las alternativas al Polipropileno era la celulosa transparente que se empelaba en envases de perfumes. A un perfume le puedes subir unos 40 – 50 céntimos la unidad de venta que no se altera el precio final, pero a 1 Kg de plátanos no se le podía subir 50 céntimos porque le estabas aplicando una subida del 50% y el consumidor no lo entendería.  

Por esto, las industrias agroalimentarias tuvieron que montar equipos de I+D+i junto con empresas especializadas para poder desarrollar sus propios productos y modelos, dando al final con soluciones específicas y económicas para el sector 

En cuanto a subproductos, existen empresas que se han creado al lado de las existentes para poder utilizar los subproductos de estas. De esta manera, se ahorran costes de transporte, impactos ambientales no deseados y da valor a la zona con mayor movimiento económico. 

Las tendencias actuales apuntan hacia el consumo de productos cada vez menos transformados, con un menor número de aditivos alimentarios. ¿La legislación europea protege suficientemente al consumidor con relación al número y cantidad de aditivos que se utilizan en la elaboración de los alimentos? 

La UE tiene una legislación muy buena y completa al respecto. Sin embargo, se debe seguir trabajando y buscar especialistas en la administración que sean imparciales y que puedan decidir por ellos mismos a las exigencias de la sociedad, sin tener que depender de profesionales fuera de la administración para buscar evidencias científicas, ya que estos pueden estar influenciados por los lobbies de presión de las grandes empresas de aditivos, productos químicos. 

La tendencia del mercado de la UE es ir a un producto con menos tratamientos, desde el campo, hasta el envasado final. Esto puede implicar más mano de obra, menos rendimientos, pero el resultado es un producto más seguro y respetuoso con el medio ambiente. Con esto no quiero decir que sea todo BIO, sino que el trabajo de especialistas en todos los campos da lugar a productos más seguros y respetuosos con el medio ambiente y saludables al consumidor. 

Una industria agroalimentaria más cercana a las zonas de producción contribuiría a mejorar el equilibrio territorial evitando la despoblación de las zonas rurales. ¿Qué papel juega la Calidad Diferenciada (DOP, ETG, IGP) y cómo se podría potenciar? 

Como he comentado en párrafos anteriores, la calidad diferenciada es una de las herramientas para evitar el fraude por un lado y dar un valor a un producto, y por tanto a una zona que trabaja de una manera específica, da valor añadido al trabajador y al consumidor le transmite una calidad y seguridad garantizada. 

Estas “etiquetas” de calidad y origen son controladas tanto por entidades públicas como privadas que velan por su cumplimiento evitando fraudes y problemas de seguridad alimentaria, ya que son auditadas de manera periódica. 

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Entrevista a David del Barrio, experto en Calidad Alimentaria

Seguimos acercando la experiencia de profesionales, en este caso contamos con David Del Barro, experto en calidad alimentaria.