Inicio » Marketing » Claves para que la Industria 4.0 incremente su peso en el PIB

Claves para que la Industria 4.0 incremente su peso en el PIB

Industria Digital 4.0

El sector industrial tiene la oportunidad de incrementar su peso o contribución en el Producto Interior Bruto en relación a otros sectores productivos. La forma de conseguir este objetivo es mediante la incorporación plena de la Industria 4.0 en la economía digital.

Lo dicen las cifras: un incremento de un 10% en el índice de digitalización de un país se traduce en una mejora del 0,75% en el PIB per cápita y en un descenso de algo más de un punto en la tasa de paro, según datos del World Economic Forum (WEF).

Industria 4.0 o IV Revolución Industrial

La digitalización de las fábricas recibe otros nombres: Industria 4.0 o IV Revolución Industrial. Repasemos brevemente las anteriores para entender en toda su magnitud el entorno de disrupción que nos rodea en la actualidad:

  • La Primera Revolución Industrial vino con la máquina de vapor. La introducción de equipos de producción mecánicos basados en agua y vapor entre los siglos XVIII y XIX y la mecanización de los procesos de producción transformaron la economía agraria y artesanal en industrial
  • En el siglo XX se produjo una segunda transformación, cuando la división de tareas y el uso de la energía eléctrica dieron lugar a la producción en serie. Las fábricas como tales y sus línea de montaje permitieron fabricar productos para el gran consumo, pudiendo atender una cada vez mayor demanda
  • A finales de ese siglo, la electrónica y la informática dan lugar a una nueva transición o Tercera Revolución Industrial. Es en ese momento cuando la automatización de las líneas de producción trae consigo la aparición de máquinas reemplazando a personas en tareas repetitivas

El aprovechamiento actual de la informática en la industria ha dado lugar a lo que se ha denominado Cuarta Revolución Industrial o digitalización de las fábricas. En esta ocasión, las nuevas oportunidades de mejora radical surgen de la confluencia de las tecnologías de la información con la sensórica y la robótica, y sus capacidades para soportar nuevos modelos de organización y control de la cadena de valor.

Todo ello ha llevado a la transformación de Internet en Internet de las cosas (IoT), dotando de inteligencia añadida a la nueva fábrica. Empezamos a plantearnos soluciones basadas en autómatas colaborativos que se comunican entre sí para optimizar los procesos.

Nuevos modelos de negocio digitales

Sin embargo, la radicalidad del contexto actual tiene como piedra angular el surgimiento de nuevos modelos de negocio digitales. Con ello queremos decir que no se trata “solo” de digitalizar la fábrica e introducir nuevos procesos organizativos. Hay que considerar estas nuevas tecnologías y recursos como facilitadores, claro que sí. Pero también hay que plantear nuevos negocios digitales sobre la base de que las necesidades del cliente han cambiado. Los clientes están más informados, son menos fieles y más exigentes. Y esperan no solo un producto innovador sino una experiencia de uso personalizada y una calidad de servicio excelentes.

La industria inteligente

Según el informe publicado a raíz de la última Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CDDII) sobre la Industria 4.0, los pilares de inteligencia con la que ésta está dotada son cuatro:

  1. Los propios productos y servicios inteligentes, gracias fundamentalmente a la comunicación e intercambio de información y eventos entre los objetos (M2M – machine to machine)
  2. La innovación inteligente gracias a redes y comunidades colaborativa que incluyen todos los agentes del sistema. Empleados y clientes se convierten en socios de negocio generadores de propuestas de mejora a lo largo de todo el ciclo de vida del producto
  3. La cadena de suministro inteligente, que implica ampliar lo anterior a la cadena de proveedores, generando cadenas de suministro conectadas basadas en la gestión de la información en tiempo real y en la automatización de procesos. Los procesos de producción en ámbitos industriales son un entorno natural ideal para la implantación de la gestión por procesos
  4. Finalmente, la denominada en sí misma fábrica inteligente que engloba la organización y control de la producción bajo esas mismas premisas de información en tiempo real y eficiencia en el equilibrio de oferta y demanda.

Cómo afecta la digitalización al empleo: tecnología, trabajo y capacidades

Debemos prepararnos para que los robots sustituyan al humano en aquellas tareas repetitivas que no aporten valor añadido… y que jueguen un importante papel en la mejora de eficiencia en algunas otras. Pero en contra de lo que dicen muchos titulares sensacionalistas, expertos economistas afirman que la automatización de tareas y la creación de puestos de trabajo son directamente proporcionales. Sugiero leer el reciente “paper” del economista James E. Bessen, donde demuestra que las ocupaciones que emplean más ordenadores crecen significativamente más rápido que las que no están informatizadas, sin bien desplazan el empleo y exigen nuevas habilidades.

Esto precisamente es lo que se está viviendo en entornos productivos industriales, donde la robótica o el Internet de las Cosas exigen un nivel de cualificación mayor a la vez que elevan también el rendimiento y fiabilidad de las cadenas de producción, reduciendo los riesgos.

La digitalización no será plena si no hay un esfuerzo impulsado por el equipo directivo para hacer un uso eficiente de la tecnología en todos los ámbitos del negocio, desde el área comercial y de marketing hasta el propio desarrollo de nuevos modelos de negocio digitales.

Si pretendemos un crecimiento industrial sostenible es necesario trabajar. No olvidemos que la revolución digital, más allá de repercutir en la economía, lo está haciendo en nuestras vidas, en nuestro día a día. Las últimas décadas los avances de internet han sido vertiginosos, y su impacto en la sociedad, radical. Y la industria, que tradicionalmente ha sido puntera en modernización y automatización, no puede mantenerse al margen de esta necesaria digitalización de las fábricas. Por lo que, sin un horizonte ambicioso en el que nos marquemos como objetivo situar a España en puestos mucho más avanzados, no será posible que exista crecimiento próspero y que la Industria 4.0 sea una realidad.

 

Aurora López

 

Aurora López García, Directora de Red Comercial, Marketing y Comunicación en Nettit – Grupo Everis y alumna del MBA Especialidad en Dirección Financiera de IMF Business School.

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Claves para que la Industria 4.0 incremente su peso en el P.I.B

El sector industrial tiene la oportunidad de incrementar su contribución en el PIB. La forma de conseguir este objetivo es mediante la Industria 4.0