El baile y la danza como enseñanza escolar

del mass j 2126-8140 al vuelo del colibrí

Me sorprende en estos últimos días la noticia del descubrimiento de un nuevo planeta que gira alrededor de una cercana estrella y que tarda en orbitarla casi un millón de años. El planeta en cuestión es conocido como  MASS J 2126-8140 y tarda el equivalente a 900 años terrestres en describir su “anualidad orbital” alrededor de una enana roja: la TYC 9486-927-1 que se encuentra a la relativamente corta distancia astronómica de 104 años luz.

El colibrí es un diminuto pájaro que sin embargo es capaz, no solo de quedar quieto suspendido en el aire, sino de volar hacia atrás. Ello se debe, no solamente a la disposición de sus alas, sino a que puede batirlas más de 50 veces por segundo.

No perder la capacidad de asombro es quizá una característica que comparten los niños con los científicos. Los datos en si nos sorprenden, pero hay que tratar de ir un poco más allá de la pura anécdota. Lo que realmente maravilla es la forma en que los ritmos están presentes en el universo. Podemos hablar de periodos de un millón de años o de la quincuagésima parte de un segundo pero, sea como sea, los ritmos forman parte esencial de nuestro mundo.

Hemos puesto dos ejemplos extremos, pero los ciclos, de mayor o menor duración están omnipresentes en la naturaleza, como el ciclo de las estaciones, o el ciclo noche y día, con su luz y su oscuridad.

Hay ritmos que se pueden oír como el tic-tac de un reloj o el tecleo de una máquina de escribir. Hay ritmos que se pueden ver como las olas rompiendo contra las rocas. También hay ritmos que puedes sentir dentro de tu cuerpo como la respiración, los latidos del corazón o la cadencia del paso.

Por supuesto el ritmo forma una parte esencial de la música, desde la pura percusión de una batucada hasta la más compleja sinfonía de Mozart.

Parece ser que los hombres estamos especialmente dotados para percibir los ritmos, pero compartimos solamente con algunas especies de papagayos la capacidad de movernos al ritmo de la música. Parecería lógico que tuviéramos en común estas habilidades con nuestros antepasados más cercanos, como los simios, sin embargo no es así, y es que parece ser que esta posibilidad requiere una especial conexión cerebral entre las capacidades auditivas y motoras que solamente compartimos con las mencionadas aves (Que, por otra parte, son también animales capaces de imitar sonidos).

Esta íntima conexión entre los circuitos encargados de controlar el movimiento y el sistema auditivo posibilita la aparición del fenómeno del baile y la danza en la especie humana. Una posibilidad que a través de las distintas culturas y con el paso de los siglos ha ido alcanzando grandes niveles de sofisticación, hasta llegar a la complejidad de obras clásicas como puedan ser El Lago de los Cisnes o la sensualidad del Tango.

Pero ahora que empezamos a conocer donde reside nuestra capacidad de bailar se abren nuevas preguntas ¿Cuál es el origen del baile? ¿Su existencia en todas las culturas es porque supuso – o supone – una mejora evolutiva para la supervivencia de la especie? ¿Qué ventajas o satisfacciones puede tener a nivel personal? ¿Puede incluso tener cualidades terapéuticas?

Y como colofón a todas estas preguntas ¿Debería potenciarse más el baile y la danza como  enseñanza escolar desde edades tempranas? Y de ser así ¿Desde qué premisas? ¿Con qué metodologías? ¿Hacia qué objetivos?

De momento dejo abiertos estos interrogantes, como elemento de reflexión y participación de los lectores, de los que me gustaría conocer su opinión y sus vivencias como actores o como espectadores en el mundo de la danza y las conclusiones derivadas de sus experiencias.

 

Sonsoles Garrido, tutora de NeuropsicologíaSonsoles Garrido, tutora del Master en Neuropsicología de IMF Business School

 

The following two tabs change content below.

Sonsoles Garrido Porras

Tutora del Master en Neuropsicología de IMF Business School y responsable Long Life Learning (Educación para toda la vida) del Club Unesco para la Protección del Patrimonio Inmaterial.

Latest posts by Sonsoles Garrido Porras (see all)

2 Responses

  • Hola Sónsoles
    Me he dedicado toda mi vida a la danza pero no ha sido hasta hace poco, al hacer un postgrado de Danza Movimiento Terapia en la UAB, que se ha abierto un mundo infinito de posibilidades.
    Doy clases de Danza Libre, Meditación en movimiento y es un placer ver la capacidad que tenemos de conectar con nosotros mismos a través de la música, la danza o el movernos simplemente con consciencia. Debería ser asignatura obligada en todos los colegios.
    Y si te fijas nuestra cultura hace lo contrario. Nos falta escuchar, observar y sentir.
    Cuando entrenamos nuestra consciencia corporal, un mundo nuevo y libre se abre ante nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *