Inicio » PRL » La prevención de incendios forestales

La prevención de incendios forestales

Por estas fechas, donde el extremo calor constituye un riesgo añadido, los incendios son una amenaza constante para nuestros bosques. No obstante, en buena parte de los casos sus efectos podrían haberse evitado a través de una buena actuación preventiva, única arma útil para evitar este peligro. Además, la precaria situación económica ha hecho que gobierno y autonomías realicen recortes en seguridad que incrementan el riesgo de situaciones peligrosas al que nos exponemos. Por otra parte, el despoblamiento rural, el retroceso de la agricultura, o el aumento de los bosques son factores que contribuyen al empeoramiento de la situación.

Existe una serie de medidas que todos podemos tener en cuenta para evitar provocar un incendio:

  • No dejar cristales en zonas expuestas a los rayos del sol.
  • Evitar la eliminación descuidada de cerillas o cigarros encendidos en las zonas donde se permita fumar.
  • No encender hogueras al aire libre (salvo en los lugares especialmente autorizados y señalizados, a cubierto del viento y limpiando el suelo de toda vegetación en un diámetro de 5 metros, rodeando el mismo con piedras). Si no estás cerca de un curso de agua, mantén siempre un recipiente con agua cerca para casos de emergencia. Al terminar, hemos de apagar el fuego cubriéndolo además con arena, agua o tierra, verificando que no queden brasas encendidas.
  • No tirar colillas o cerillas encendidas cuando paseemos por el campo o viajemos en coche. Usa los ceniceros del vehículo.
  • No tirar nunca vidrios, plásticos o papeles salvo en los lugares habilitados al efecto. Es conveniente llevar siempre una bolsa donde recoger los residuos.
  • Evitar abandonar cualquier desperdicio o basura, pues además de estar contaminando la zona, algunos de estos residuos podrían actuar como desencadenantes del fuego.

Es totalmente necesario, por tanto, concienciar a los vecinos de zonas en riesgo en la lucha contra el fuego, de forma que se cuente con la colaboración de todos los sectores afectados (ganaderos, propietarios, cazadores, empresas forestales, etc.) y que se adopten medidas disuasorias y de vigilancia, creando cortafuegos y limpiando pistas y caminos.

Deben generalizarse los planes prevención de incendios que actualmente se llevan a cabo en 11 municipios, incluyendo estudios técnicos que elaboren mapas de riesgo de cada comunidad, y contarse con un plan de ayudas excepcionales para paliar los daños inmediatos en regiones afectadas por el fuego.

Sabemos que a menudo las condiciones meteorológicas no favorecen en absoluto la extinción de estos incendios, por lo que la prevención es el factor determinante para evitar que se produzcan.

Formación Relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


La prevención de incendios forestales