Inicio » Sin categoría » Así es una jornada de un MBA

Así es una jornada de un MBA

Una jornada de MBA

El día que me di cuenta que más que buscar el puesto perfecto para mí (buscar fuera de mí), debía ser el mejor yo mismo, personal y profesionalmente (buscar en mí), las cosas comenzaron a suceder como por arte de magia, era yo el que atraía las cosas hacia mí. Y esas cosas que me sucedían me llenaban como antes no había sido capaz de sentir. Los conocimientos de tantas horas de lectura empezaron a fluir y todo en mi trabajo encajaba sin esfuerzo apenas en un mecano sincronizado que funcionaba con eficacia. Solo me faltaba mejorar mi eficiencia. Un nuevo MBA me ayudó – y de qué manera – a cubrir esa laguna.” –  Ex Yuppie de los 90 –

Lo primero que hago nada más levantarme es no hojear la prensa ni escuchar noticia alguna hasta que me he hecho una composición de lugar por mis propios medios: cuanta gente desayuna fuera, el qué, de qué hablan, cuantos comercios permanecen abiertos, cuantos cambian de dueño… No tiene por qué ser un análisis diario sino sostenido. Al menos una vez a la semana también me paso personalmente a hablar con nuestro Banco de cabecera y comentamos sin mayor trascendencia lo más interesante que cada uno lleva en la cabeza. Hablar con los dependientes de las tiendas, guardas jurado, escuchar las conversaciones de las cafeterías de padres hablando de sus hijos y el trabajo… y sobre todo la peluquería: todo ello me da más información de lo que pueda darme cualquier periódico de la línea editorial que sea.

Seguidamente tengo por costumbre atender a mis rutinas: así que atiendo llamadas en un determinado horario, y solo atiendo visitas cuando son programadas con antelación –salvo las de mi Jefe -. De igual manera intento no robar el tiempo a mis colegas (internos y externos, si bien me preocupo por la situaciones personales del mi equipo: así que nunca he tenido que pedir a nadie que se quede para rematar un proyecto. Todos nos quedamos.): así que realizo mis llamadas y visitas en un horario determinado. En todas ellas: llamadas, correos, visitas sigo un método para conseguir mejorar mi eficiencia. Consulto el correo 2 veces al día. Ello me permite centrarme en lo verdaderamente importante destinándole un tiempo de calidad. ¿Dónde está escrito que debamos pensar las cosas varias (demasiadas veces).? En mi opinión la multitarea está sobrevalorada.

Y en esos momentos (tampoco tengo complejo en cerrarme la puerta de mi despacho) me dedico con la máxima intensidad a lo que llevo entre manos. A saber:

  • Reviso los KPIs del negocio: Finanzas, Comercial y Marketing . Los recibo semanalmente, pero los releo todos los días. No falla: todas las semanas surge la solución y la mayoría de las veces: no es mía. Somos un equipo y manejamos la misma información. Trato a mis compañeros con respeto e inteligencia, sobre todo a los administrativos. Soy el directivo que más administrativos ha promovido a mandos intermedios. Los éxitos son del equipo, los errores míos: para eso me pagan. Eso da tranquilidad. No se puede trabajar con miedo. Yo no lo tengo. Es justo que mi equipo esté tranquilo. Esa es una buena definición de liderazgo.
  • Reviso el impacto de las propuestas de las decisiones que el equipo plantea en el resto de la compañía. Solo podemos elaborar propuestas siguiendo un curso de acción lógico. No trabajamos con ocurrencias sino con datos: con información. Por ello tampoco se propone ninguna acción sin calcular el impacto en el resto de la empresa. Creo que es el logro del que me siento más satisfecho: la herramienta de análisis de tomas de decisiones.
  • Me reúno solo si está programado. O ha ocurrido una disrupción. El resto lo soluciono por teléfono (un aparato con el que la gente se comunica) o mejor por Skype o videoconferencia.
  • Solo realizo visitas y viajes que tengo programados.
  • Y finalmente tomo decisiones si están en mi ámbito de responsabilidad y autoridad. Así de simple.

En mi equipo no se grita, ninguno de sus miembros  permiten los chismes y nos sentimos de buen humor. Es responsabilidad de todos animar al resto del equipo que pasen por momentos delicados (todos tenemos nuestra mochila…) y el trabajo no debe hundirles más aún.

En mi equipo se trabajan las horas que se tienen contratadas y conocen su posición y responsabilidades. A la hora de cierre, salvo contraorden (somos una empresa de proyectos y un 15% de las semanas nos quedamos sin dormir algún día,) se apaga el sistema y el guarda jurado cierra las instalaciones. En mi equipo solo trabajan profesionales que pueden realizar su trabajo en las horas que tienen contratadas. Es preciso que descansen y tengan vida familiar y/o de ocio, porque ellos tienen una cosa en común: son mejores que yo.

En mi equipo nos tomamos muy en serio la Comunicación Interna

De camino a casa me fijo en el paisaje e intento ir a pie (ando 2 horas al día “manu miliatari”) o en transporte público: me gusta observar a la gente y el paisaje, los anuncios, las tendencias de la juventud. Toda esa información está presente en mi cerebro durante la noche y mejora mi creatividad.

Ya en la cama, reviso Twitter y allí reviso la actualidad filtrado por cabeceras internacionales, reviso los tweets de mis Totems del management y por último los de easygoing. Alimento mi parte espiritual que se complementa perfectamente con la analítica. No entiendo por qué unos y otros renuncian a la otra parte.

Creo haber resumido en este post el secreto del éxito de la gestión de empresas: respeto, creatividad y precisión. Y todo ello, de momento, lo realizan todavía las personas. Creo que les llaman malabaristas. Es la mejor definición que encuentro para un MBA.

¿Te animas?

 

Ángel Cordero Rico, coordinador del Máster MBA de IMF Business School

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Así es una jornada de un MBA

Creo que les llaman malabaristas. Es la mejor definición que encuentro para un MBA.