Amazon

Llámanos
+34 913 645 157

Blog de MBA de IMF
Inicioadministracion de empresasCiclo de vida un proyecto empresarial
ciclo-vida-producto Ciclo de vida un proyecto empresarial

Ciclo de vida un proyecto empresarial

El ciclo de vida un proyecto consta de una serie de fases que resultan imprescindibles para convertirlo en un éxito. A continuación procedemos a comentarlas de manera detallada para que te sea más sencillo alcanzar los objetivos previstos en un tiempo determinado.

Las fases de un proyecto empresarial

Las siguientes cinco fases de un proyecto empresarial son los pilares más recomendables para lograr convertirlo en una realidad.

Inicio

A la hora de comenzar un proyecto empresarial hay que tener en cuenta una serie de factores de vital importancia que se convertirán en su estructura. Son los siguientes:

  • Especificar las necesidades y los requisitos para ponerlo en marcha.
  • Documentar la propuesta de manera detallada.
  • Desarrollar el tipo de negocio que se va a poner en marcha.
  • Calcular el impacto del proyecto en su nicho de mercado.
  • Especificar cuál es la línea argumental del proyecto para su posterior desarrollo.
  • Conocer quién puede estar interesado en el proyecto (inversores o clientes potenciales).
  • Establecer los costes, el tiempo, el alcance y los riesgos.

A mayor exhaustividad en esta fase, mayores posibilidades de lograr que el proyecto sea exitoso. Recuerda que la creatividad es siempre tu mejor aliada. No dudes en añadir todo tipo de apartados, de ponerte siempre en el puesto del cliente potencial y de ser tan optimista como pesimista para que te puedas amoldar a cualquier tipo de desarrollo que pueda tener la empresa.

Planificación

Consiste en especificar cuál es el trabajo que debes realizar durante la vigencia del proyecto. Se decide qué, cómo, cuándo y por qué se va a poner en práctica estableciendo los objetivos del mismo. Igualmente, es necesario incidir en la importancia de:

  • La redacción del plan de gestión del alcance de la idea.
  • La redacción del plan de gestión del tiempo.
  • Diseñar un calendario con las diversas etapas del proyecto.
  • Analizar los costes directos e indirectos.
  • Concretar cómo va a ser la salida del proyecto.
  • Estipular cuál será la segmentación para lograr crear una ficha con las características del cliente potencial.
  • Gestionar cómo van a participar los posibles inversores.
  • Tener en cuenta los riesgos de la idea creando un plan de seguimiento y de contingencia.
  • Estipular cuáles serán las adquisiciones relacionadas con el proyecto.
  • Decidir si han de llevarse a cabo contrataciones o subcontrataciones para desarrollar la idea.
  • Crear un plan específico para determinar cómo será la integración del proyecto en el mercado.
  • Decidir cómo será el plan de dirección del proyecto.

Te aconsejamos que lo redactes siempre de forma detallada, que cuentes con todos los pros y los contras de cada apartado y que consideres estos planes como los cimientos de tu proyecto.

Ejecución, seguimiento y análisis

Para poner en marcha el proyecto es esencial que tengas en cuenta lo descrito para convertir tu idea en realidad. Es importante no quedarse solo en la ejecución añadiendo también la monitorización de lo que va a realizarse y el control de las acciones correspondientes. Este apartado debe basarse en los siguientes aspectos:

  • Decidir cuáles son los cambios entre el plan y la realización del proyecto.
  • Llevar a cabo el seguimiento de los resultados del proyecto.
  • Fijar las estrategias que han permitido convertir la idea en un éxito.
  • Preparar informes sobre el rendimiento real y sobre las previsiones de futuro.
  • Corregir los errores cometidos y mejorar, especialmente, la comunicación entre los distintos departamentos y la negociación entre la empresa y la clientela.
  • Comprobar cuáles son las incidencias más habituales para evitarlas.
  • Actualizar el plan de dirección de forma constante para adaptarlo al proyecto.
  • Repasar, de forma periódica, cómo evoluciona la idea y qué se puede hacer para mejorarla continuamente.

Una idea destinada a su desarrollo es una semilla que no solo hay que cuidar, sino también proteger para amoldarla a los posibles agentes externos que pueden alterar su crecimiento. Para que un proyecto sea exitoso hay que trabajarlo a diario hasta lograr que sea perfecto.

Cierre del proyecto

La idea subyacente ha de ser siempre la misma: la satisfacción total del cliente. Cada nuevo proyecto no deja de ser una experiencia profesional que permite mejorar como experto. En esta fase es esencial:

  • Confirmar el servicio o el producto que va a entregarse al cliente.
  • Preparar un informe específico de cierre del proyecto.
  • Cancelar los contratos relacionados con la idea.
  • Dar por terminada la labor del equipo implicado en su realización.

¿Cómo debes valorar la realización de un proyecto?

Principalmente, como una oportunidad única para poner en práctica tus conocimientos adquiridos durante el máster en gestión de proyectos y tu capacidad de adaptación a cualquier tipo de encargo que puedan hacerte como profesional.

El desarrollo y la finalización de un proyecto son siempre la mejor confirmación de que tu trabajo ha sido el esperado y de que cada fase se ha puesto en marcha de la forma que el cliente esperaba.

Además, siempre te queda siempre la satisfacción de haber convertido una idea, una necesidad o una ilusión en una realidad factible que ha podido mejorar los beneficios de esa empresa o profesional que necesitaba tu ayuda para sacar adelante su idea.

Con toda la información anterior, te resultará mucho más sencillo conocer todo lo que se esconde tras el inicio de un proyecto empresarial. El orden de las fases, la exhaustividad en cada una de ellas y la posibilidad de convertirte en un experto en el sector de la gestión de proyectos a medida que vas desarrollando el que se te ha encargado son factores que has de tener en cuenta si quieres marcar la diferencia y sacarle partido a tu talento.

Para lograrlo, nada mejor que prepararte para estudiar todos los detalles del ciclo de vida de un proyecto cursando un máster específico que te permitirá convertirte en un profesional con la capacidad necesaria para afrontar todo tipo de proyectos con total garantía de éxito.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
logo_blogs_avatar-80x80 Ciclo de vida un proyecto empresarial
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Ciclo de vida un proyecto empresarial

El ciclo de vida un proyecto consta de una serie de fases que resultan imprescindibles para convertirlo en un éxito.