Amazon
InicioComercio InternacionalConsejos para la internacionalización de un negocio
consejos-internacionalizacion-empresa Consejos para la internacionalización de un negocio

Consejos para la internacionalización de un negocio

La internacionalización de una empresa es un proceso que puede dar alas a un negocio. Este proceso debe ser valorado y de sobra conocido por todos los estudiantes de MBA y por todos los que se dediquen a gestionar empresas.

Aunque hay que tener en cuenta diferentes factores para poder realizarla con éxito. A continuación, vamos a analizar la mejor manera de conseguirlo.

¿Qué es la Internacionalización de un negocio?

Antes de meternos de lleno en desgranar cómo internacionalizar una empresa, vamos a explicar brevemente en qué consiste.

Este proceso se realiza para preparar a la compañía para salir al mercado internacional. Es decir, se trata de globalizar el negocio. Que tenga presencia en otros países. Que una parte de la empresa se asiente en otro lugar, aprovechando las ventajas que aporta el nuevo emplazamiento.

Cada día más, las empresas optan por la deslocalización. Este es un proceso global que implica conocer a fondo la economía, la cultura y los requisitos técnicos del país.

Consejos para la Internacionalización de una empresa

Este procedimiento no es fácil. Además de hacer unas previsiones económicas, se necesitan conocer a fondo ciertas formalidades.

Antes de comenzar el proceso, debemos estudiar a fondo el mercado en el que vamos a empezar a trabajar. Se trata de hacer un estudio de mercado en el país al que nos queremos dirigir. Conocer la competencia. Tener claro el sector donde se desarrollará la actividad. Saber los márgenes con los que se puede operar. Comprender bien el entorno donde nos desarrollaremos. Todo esto, requiere un gran estudio previo, sin el cual, no es posible empezar la tarea de internacionalizar.

Diseñar un Plan de Internacionalización

Teniendo en cuenta todo lo anterior, ahora debemos diseñar un plan para llevarlo a cabo. Para realizarlo, podemos apoyarnos en un gestor experto en este tipo de procesos. Nos ayudará a evaluar la rentabilidad del producto en el mercado extranjero. Así mismo, también podremos establecer las acciones necesarias para su desarrollo.

Un plan bien diseñado, que tenga en cuenta todos los factores, es fundamental para la culminación exitosa del proyecto. Evitará imprevistos y ayudará a resolver inconvenientes que puedan surgir.  Es la mejor manera para que no suframos sorpresas desagradables que nos lleven al traste con el proyecto.

¿Cómo vamos a entrar en el nuevo mercado?

Necesitaremos establecer la manera en la que vamos a introducirnos en el mercado local. Una buena opción es contar con un socio oriundo que ya conozca las vicisitudes del lugar y que cuente con una red de contactos o distribución.

Hay que tomar algunas precauciones antes de asociarse con una empresa local. Los beneficios, a priori, son evidentes, pero hay que asegurarse de que se trata de un partner que realmente aporte valor. Para empezar, es recomendable establecer una relación mercantil y no accionarial. Es una manera de protegerse en caso de que el socio no resulte tan adecuado como pensábamos.

Nuestro nuevo colaborador, puede encargarse del proceso de selección del nuevo personal. Aunque, siempre es conveniente, contar con algún representante de la empresa para que supervise este proceso.

El éxito de nuestro proceso tiene muchas variantes. Para conseguir completar ventas y que el producto se introduzca de manera orgánica en el mercado, nuestro colaborador tendrá una importancia vital. Hay que saber combinar su red de contacto y clientes, con el tirón que aportan los datos exitosos en España.

Además de nuestro socio local, debemos asignar un responsable de la empresa en el país. Esta persona debe conocer nuestra compañía perfectamente y debe ser capaz de liderar el nuevo equipo. Antes de dar el paso definitivo, puede realizar viajes al país y a la empresa colaboradora para ir estudiando bien el contexto.

Durante el primer año, el responsable debe contar con todo el apoyo necesario de la empresa en España. Sobre todo, hasta que el nuevo equipo se asiente y funcione de manera fluida.

Marcar objetivos realistas para la internacionalización

Debemos tener claro desde el principio que este es un proceso a largo plazo. Aunque nuestro producto esté muy asentado en nuestro país, no significa que vaya a funcionar en los primeros meses en el nuevo emplazamiento.

Dentro de nuestro Plan de Internacionalización, debemos marcarnos unos objetivos realistas. Es importante tener claras unas metas a corto, medio y largo plazo. La austeridad es una buena opción para las primeras etapas de desarrollo del plan.

Es importante conocer los recursos de los que disponemos antes de dar el gran salto. Se debe destinar una partida de la empresa a conseguir el asentamiento en el extranjero, pero no ir desviando recursos si los objetivos no se van cumpliendo. En este sentido, toda planificación es poca. Cuanto más detallado sea nuestro plan, menos posibilidades de desviarnos de él tendremos.

Aspectos administrativos y burocráticos de la Internacionalización

En cada país, las normas y los requisitos cambian. Es de vital importancia conocer todos los aspectos técnicos que operan en la nueva ubicación. Se necesitan conocer los aspectos de política medioambiental, los permisos necesarios, la legislación fiscal, laboral, etc…

Sin conocer esta burocracia local, nuestro proyecto puede llegar a fracasar. Antes de elegir un país donde asentar nuestra nueva filial, debemos estudiar los convenios internacionales. Conocer todos los requisitos que impone cada país nos dará una idea de si el proyecto es viable.

Puede que el estudio de mercado haya sido muy positivo, pero después de conocer las normativas, veamos que no es factible asentarnos en ese país. O tal vez, por tema de impuestos no nos resulte rentable. Sea como sea, es imprescindible conocer todos los requisitos antes de empezar el proceso.

El proceso de internacionalización de una empresa es una tarea laboriosa. El éxito o el fracaso del proyecto, dependerán de múltiples factores. Lo más importante para que se consiga ampliar la compañía dentro del mercado internacional, es no dejar ningún cabo suelto.

Con un buen Plan de Internacionalización, se evitarán la mayoría de imprevistos y de sorpresas desagradables. Es preferible retrasar el proceso durante un tiempo hasta tener todo controlado, antes que lanzarnos al vacío sin haber estudiado todas las variables.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
970x90-Guia-Linkedin Consejos para la internacionalización de un negocio
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Consejos para la Internacionalización de un negocio

Muchas empresas se acogen a la internacionalización para escalar sus ingresos. Estos son algunos consejos valiosos para optimizar este proceso.