Amazon
InicioActualidad laboralLa configuración física del puesto de trabajo

La configuración física del puesto de trabajo

 

Las personas son físicamente diferentes entre si: no todas tienen la misma altura o la misma fuerza. Por eso es importante que todas estas características personales se tengan en cuenta durante el diseño de los puestos de trabajo. La falta de consideración de estas características individuales, provoca una inadaptación de la persona a su puesto de trabajo.

La adaptación de las dimensiones físicas del puesto a las dimensiones de cada trabajador, es la primera necesidad que surge en el diseño ergonómico de un sistema de trabajo. La solución de este problema requiere, en primer lugar, que se puedan regular diversos elementos del puesto; por ejemplo, la altura del asiento, la altura de las superficies de trabajo, etc., aunque no todos los elementos del puesto serán susceptibles de ello.

En el diseño de la configuración física de un puesto es necesario distinguir entre las dimensiones internas y las dimensiones externas:

a. Dimensiones internas: son las que hay que considerar para dar cabida al cuerpo del usuario o a cualquiera de sus segmentos corporales; por ejemplo, las dimensiones de una cabina o las del hueco para las piernas.

b. Dimensiones externas: son los límites de alcance del usuario, que habrá que tener en cuenta para situar los elementos que han de ser accionados o manipulados por él.

Dada la gran diversidad de tallas de los individuos, hay que considerar las dimensiones corporales que engloben a un mayor número de personas, huyendo del tópico de considerar las dimensiones del hombre medio como la solución a las necesidades de diseño, ya que, en el diseño de los puestos de trabajo, los valores medios resultan de poca utilidad.

Por ello, es necesario que el diseñador tenga en cuenta los datos existentes sobre las dimensiones antropométricas del colectivo de usuarios potenciales, a la hora de diseñar la configuración física de un puesto de trabajo que pueda servir para la mayoría de ellos.

En la ergonomía, los datos antropométricos son utilizados para diseñar los espacios de trabajo, herramientas, equipo de seguridad y protección personal, considerando las diferencias entre las características, capacidades y límites físicos del cuerpo humano. Parece claro que no se puede diseñar un puesto de trabajo sin tener en cuenta las dimensiones y capacidades del hombre.

La antropometría

Dentro del contexto del master oficial en prl      tiene gran importancia la antropometría,  se define como el estudio de las medidas del cuerpo humano. Es la disciplina que describe las diferencias cuantitativas de las medidas del cuerpo humano, estudia las dimensiones y sirve de herramienta a la ergonomía con el objeto de adaptar el entorno a las personas. Tiene por objeto la búsqueda de la adaptación física entre el cuerpo humano en actividad y los diversos componentes del espacio que le rodean.

Los datos antropométricos se suelen dar en percentiles, que expresan el porcentaje de personas cuya dimensión corporal es igual o menor a un determinado valor (por ejemplo, si la nota de un alumno es superior a la del 85% de sus compañeros y sólo superada por el 15% de ellos, decimos que este alumno ocupa el percentil 85 [p 85 ]. Por lo tanto el percentil es una medida de posición). Dado que en la mayoría de las ocasiones no es posible realizar diseños que sirvan para la totalidad de los posibles usuarios, se suele adoptar el criterio de considerar las dimensiones comprendidas entre el 5 percentil y el 95 percentil de la población, incluyendo así el 90% de la población trabajadora.

Es por ello que las dimensiones internas de los puestos de trabajo deberían diseñarse para el 95 percentil de la población de posibles usuarios, mientras que las dimensiones externas lo deberían ser para el 5 percentil de dicha población.

De forma análoga, para los elementos del puesto susceptibles de regulación, los rangos de ajuste deberían estar comprendidos, al menos, entre el 5 y el 95 percentil. Resulta más apropiado tener en cuenta a los individuos más altos para decidir el espacio reservado para las piernas debajo de una mesa y a los individuos de menor estatura para fijar las dimensiones de zonas de alcance, considerando para ello a los individuos comprendidos entre los percentiles 5 y 95.

Dicho de otro modo, las dimensiones internas del puesto deben ser suficientes para que se puedan acomodar los operadores de mayor talla, en tanto que las dimensiones externas deben limitarse al alcance de los usuarios de menor talla.

No obstante, en los puestos donde se pueden presentar riesgos importantes de accidentes, el diseño suele realizarse para el intervalo comprendido entre los percentiles 1 y 99. Para las personas situadas fuera de los mencionados límites, habría que realizar una adaptación individualizada del puesto de trabajo.

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
e716cbb0c55a5b97c31deef8850a35e3?s=80&d=mm&r=g La configuración física del puesto de trabajo
Licenciada en farmacia, Técnico superior en prevención de riesgos laborales (3 especialidades), Tutora de cursos ohsas y auditoria de sistema de gestión de la prevención, Experta en obras y Tutora curso de coordinador de seguridad y salud Formadora en PRL en IMF Business School.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

La configuración física del puesto de trabajo

  Las personas son físicamente diferentes entre si: no todas tienen la misma altura o la misma fuerza. Por eso es importante que todas estas características personales se tengan en cuenta durante el diseño de los puestos de trabajo. La falta de consideración de estas