Amazon
InicioFormaciónSaber delegar es un ejemplo de buen liderazgo
self-confidence-440227_640 Saber delegar es un ejemplo de buen liderazgo

Saber delegar es un ejemplo de buen liderazgo

self-confidence-440227_640 Saber delegar es un ejemplo de buen liderazgo  Muy fácil de decir pero ¿cuántos habéis podido delegar en todas las ocasiones que requería esa confianza en las personas?. El corazón del liderazgo es la formación de los trabajadores o colaboradores.

Saber delegar es confiar

Esa es la palabra mágica, confianza. No en nuestros colaboradores sino en nosotros mismos, que nadie hará las cosas como nosotros ya lo sabemos… ¿o no…?

Fallamos cuando queremos estar en todos lados sin ser Dios, porque el exceso de “necesidad emocional” o de control nos bloquea y paraliza, nada es tan necesario, tan trascendental, ni nosotros tan perfectos, tan extraordinarios, tan fuera de lo normal , para que otra persona no pueda hacer lo mismo que nosotros. Nadie es imprescindible ¿ nos acordamos?

Y que no se nos olvide porque de lo contrario seremos esclavos de nuestros miedos y seremos incompetentes en cualquier tarea de dirección o liderazgo, ¿de verdad no sabes dirigir? Esta faceta es la que mejor se puede aprender y más herramientas tenemos ya en el mundo de business coaching para desarrollar, y las formaciones y Máster de IMF Business School en concreto especializadas en este perfil ejecutivo, nos enseñan las claves para una correcta dirección estratégica de recursos humanos.

Depender de esa sensación de que los demás siempre necesitan supervisión es como el estrés en el trabajo, hay un punto necesario, pero siempre controlando el equilibrio para no desviarnos del foco y objetivos principales.

No debemos dar por sentado que la gente sabe lo que tiene que hacer, y las tareas de seguimiento serán el fundamento del rol de supervisor, pero una cosa es supervisar y otra “acogotar”, es decir, estar en el cogote del empleado, que por poco le quitamos el bolígrafo de la mano o le movemos nosotros el brazo….o cualquier tarea que tengamos esa tendencia a hacerla nosotros. Se llaman “mandos papelera”, todo lo limpian ellos.

La formación de los empleados

No es fácil formar , la enseñanza necesita grandes dosis de paciencia, autoestima, seguridad y confianza, y debe ser uno de los pilares de los departamentos de Recursos Humanos.

¡Que más condena para un superior que tener que hacer su trabajo y el de todos sus empleados! solo porque no confía en haberles enseñado bien, no confía en ser un buen instructor cuando eso solo depende de tener las cosas claras.

Es decir, cuando dudas de si el otro ha aprendido bien, es porque tú no sabes bien esa tarea y no confías en tus propias explicaciones y monitorización. Si tú sabes que eres excelente en una tarea y la conoces al dedillo, tendrás la confianza en formar a alguien que sabrás que lo hará bien, porque tú sabes hacerlo y por ende la persona sabrá seguir el ejemplo. Y por si acaso estarás siempre , no solo al principio…., siempre haciendo seguimiento porque ya tenemos claro que la perfección no existe, ¿qué quiere decir esto? Que se puede mejorar absolutamente todo.

No quiere decir que algo que no es perfecto, no esta bien.

Sería una desgracia conseguir que algo sea perfecto y no tenga nada que mejorar, que triste… y que pena de negocio ese que ya no puede crecer. ¿ Es posible esto, una empresa que llegue al tope de su techo?

Para medir están las reglas. Y para comprobar el nivel de eficacia y productividad necesaria, están tus standar de calidad etc, tu sabes cual es tu meta y cual el camino, cuales las herramientas, plazos, dead line, y sobre todo sabes como quieres las cosas. Dilo, pero no lo hagas. Saber delegar es = calidad de vida laboral

Como todo en la vida, hay que arriesgar. Si no dejas sueltos a los empleados no sabras hasta donde pueden llegar, debes dar oportunidades a las personas de equivocarse, y por experiencia se que te sorprenderán las personas en sus capacidades cuando las dejas caminar.

Quien no comete errores no aprende. Si nos educan en lo contrario por hiperprotección nos están relegando a la mediocridad, nos cortaran el desarrollo personal y profesional, hay que ser fuertes para enseñar a caminar y tropezar para hacer que los demás seres sean libres y que lleguen a lo mejor de si mismos. No todos los jefes son fuertes.

El jefe que no delega es débil.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
monica2-211x300-150x150 Saber delegar es un ejemplo de buen liderazgo
Mónica Fernández es experta en Liderazgo y Coaching por Otto Walter Business Management; licenciada en Psicología, con especialidad en redireccionamiento de conductas con adultos y entornos laborales y entrenadora profesional de tenis de campeones internacionales y campeonatos paraolímpicos. Actualmente ejerce como profesional de las principales empresas del sector financiero y banca en España, especialista en planes de motivación, formación y calidad de equipos de gestores y asesores. “Busco siempre estar a la altura de la velocidad del mundo, ¡tanto, que a veces me adelanto! Enamorada de las nuevas tecnologías y sobre todo de las innovaciones profesionales en cuanto a dirección de equipos y redes humanas. Comenzando en el entorno de redes sociales y networking”.
monica2-211x300-150x150 Saber delegar es un ejemplo de buen liderazgo

Últimos posts de Mónica Fernández (ver todo)

Tags
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Saber delegar es un ejemplo de buen liderazgo

¿Cuántos habéis podido delegar en todas las ocasiones que requería esa confianza en las personas?.